Archivo de la etiqueta: aprender idiomas en Noia

New Resolutions for 2015?

20 Resolutions Everyone Should Make

t’s time for New Year’s resolutions. Most of us have a love-hate relationship with this once-a-year list. Maybe the same few goals keep popping up year after year, or maybe you throw it all out the window and say screw the list. But no matter how you feel about them, setting intentions as the New Year approaches is a smart idea for a balanced life.

There’s a reason traditional resolutions don’t stick. Things like losing weight, ending a nail-biting habit, or paying off debt are all good goals. But it can be hard to put your heart into them.

If you really want to reach new heights, consider writing your goals with more heart and intention. Focus on the feelings you want to feel in the New Year and the big picture.

Instead of writing down “lose weight” or “hit my goal weight,” make a resolution to feel good in your skin and fall in love with your body. This empowers you from within, and you’ll create goals with your heart. When your heart is your compass, you’re more enthusiastic and focused.

If you want to feel more alive and present in your life, consider revising your New Year’s resolution list. Here are 20 things to consider:

1. Release what no longer serves you.

2. Live less out of habit and focus on intent.

3. Raise your standards.

4. Look for the good in others instead of focusing on the bad.

5. Be OK with not being OK.

6. Look in the mirror and like what you see.

7. Be kind to yourself when you’re learning something new.

8. Be OK with not knowing. Learn to love the journey.

9. Stop apologizing.

10. Let love guide you.

11. Stop rushing things that need time to grow.

12. Know the difference between giving up and knowing when you’ve had enough. Let enough be enough.

13. Travel to that place you keep thinking about. It’s in your heart for a reason.

14. Trust yourself more.

15. Let go of who you think you are so you become who you want to be.

16. Be thankful for today.

17. Don’t worry about how your life looks. Instead, focus on how it feels.

18. Invite your inner child out to play daily.

19. Let yourself be you.

20. Stop trying so hard to get to where you think you should be and see you are exactly where you need to be.

Source:

http://www.mindbodygreen.com/0-16705/20-resolutions-everyone-should-make.html

7 Ways to Make 2015 Your Year to Shine!

With the new year upon us, it’s hard not to pick up on the contagious positive energy of making powerful life-changing intentions. New year, new you, right? Perhaps that means: losing weight, getting organized, spending less, saving more, feeling healthy, learning something new, or maybe even helping others, all of which top the list of the most common goals going into the start of a new calendar year. Unfortunately, New Year’s resolutions are notorious for their short-lived journey here on earth. In fact, a study by Stanton University showed that just 8 percent of New Year’s goals ever see themselves into fruition. Moreso, this same study shows that only 25 percent of these goals set will even make it past the first week of the year. Ouch! Now, those are depressing statistic.

Goal-setting can actually be immensely powerful as our beautiful intentions become expressed letting our desires be known to the Universe. But, as the saying goes, “A goal without a plan is just a dream.” Those who succeed in turning their vision into reality go much further. While intention is a powerful first step, it demands additional action steps to actually bring the vision to life.

As an entrepreneur who has spent many new years at the goal-setting table, and who has more recently been the facilitator of helping others bring their own dreams to fruition as a coach and mentor, I’ve seen and experienced first-hand what works and what doesn’t in the world of making dreams happen. And, hence, here are my top seven ways to beat the statistics and make 2015 your year to shine!

  1. Set goals with soul. My own personal belief is that the reason so many New Year’s resolutions become failures is because a lot of people are just making them because they’re “supposed” to. It’s like saying, “Okay, another new year is upon us, I guess I should throw some goals out there.” But, you’re not going to get very far with that mindset. Instead, dive in a little deeper and get into the “why” behind the “what.” So, instead of saying “I want to lose weight,” which is kind of lacking in the soul department, how about really digging in and saying, “I want to lose weight because I’m tired of feeling like crap. And, I want to be alive and healthy to see my children graduate high school and to see my grandchildren be born, etc.” Or, maybe your goals in financial in nature. Making more money is just scratching the surface of things, but dig in deeper and consider what that financial freedom would feel like for you? Maybe you want to provide a certain life for your children or start a foundation that gives back to a cause that is super important to you. Now, that has some grit to it as it digs deeper into the heart and touches on emotion which equals staying power.
  2. Hash out the details. Beyond writing the goal down, it’s important to get into the actual strategy of achieving them. Imagine finally reaching the finish line and consider all of the steps that would have needed to be taken to get there. If we were to use the weight loss goal again as an example (it is one of the most popular new year’s goal, after all), we could agree that eating well and exercising are necessary to achieve that particular goal. However, the fine details of what that actually looks like can vary greatly from person to person. An individual strategy would need to get into the specific dates and times workouts would take place and what other commitments might need to be juggled to make it happen. The strategy would also address everything else from what types of food to incorporate into the meal planning, to when to do the shopping, and what days to actually do the cooking. Hashing out these details and then syncing them into your daily life by actually scheduling them on your calendar will make a night and day difference between goals that are soon forgotten and your wildest dreams actually coming true. This same line of thinking can be used for business, relationship, spiritual, and any other type of goals your heart desires.
  3. Tell the world (or at least anybody that will listen). The more we talk about our goals and dreams, they more real they feel and the better the chances of them coming to life. Express them not only in your own dream journals, but to friends and family, on social media, and within your networking groups, this is both the power of intention and law of attraction in action. What we focus on, grows. So, don’t keep your dreams in the dark. Bring them into the light and keep them there instead of letting them fade away back into the shadows. Water and nurture them like the beautiful little seeds that they are and help give them every chance to grow. And, while you’re shouting from the rooftops, don’t be afraid to also ask for help, guidance and support along the way. The more two way conversations you have around your desires, the more supported you will feel and the more they will manifest.
  4. Build in some accountability. Human beings are wired for connection. Therefore, having some sort of built-in accountability works so much better than trying to go at it alone. When we partner up, hire a coach, or join a group of like-minded folks, we substantially increase our chances of making things happen. Having a network in place to share ideas with, be supported by, and be held accountable to gives us the courage and inspiration to carry on and the motivation to actually get done what we said we would. (Nobody wants to report to their accountability partners that they haven’t gotten anything done, right?) Whether you get friends and family to help keep tabs on your progress or join a professional group of some sort, having a team to be accountable to is an invaluable gift to help you keep up with your goals.
  5. Be flexible and easy, like a tree that bends and sways with the wind. A mentor of mine once gave a beautiful analogy that I will never forget She said to hold on to your vision ever so gently, like a baby chick. Imagine holding this soft, fuzzy, sweet and delicate little creature in your hand. You want to do so gently and with love. What would happen to that adorable little chick if you squeezed too tightly? Not a pretty picture. So, why is it that we often squeeze the life right out of our own dreams? We tend to hold on to our vision too tightly. In our own minds, we want things to play out in an exact and precise way, but reality is this rarely happens. Instead, we must remember that we are powerful co-creators in the Universe (emphasis on the “co”). Sometimes life has other plans in mind. We need to learn to go with the flow and be willing to re-write the vision as life and circumstances change for us. Being open to the synchronicity in your life and taking subtle guidance from the Universe plays a powerful part in bringing your dreams to life.
  6. De-Clutter. Energy is a powerful thing that exists everywhere and in everything. Did you know the flow of energy can be blocked when our lives are cluttered? This could be in the form of a literal state (e.g., a messy house or desk), or perhaps in a more abstract form such as messy financials or relationships. Or, maybe we are just holding on to some past junk that is making it difficult to move forward. No matter how much vision-writing, goal-setting, and accountability we have in place, if our lives are in messy shambles, we must do some spring cleaning before we can truly tap into our infinite potential. Think about some ways you can clean up your own energy space. In what areas of your life can you de-clutter and organize? What are some loose ends that can be tied up? Where are you feeling “messy” and/or incomplete. Clean up, organize, let go, feel light, and allow energy to flow positively and freely.
  7. Listen to your soul. Deep in our hearts and soul, there is a seed planted. It’s our passion and life purpose gently trying to manifest itself in all that we do. It is up to each of us to in tune to this divine truth. Connecting with our soul is a mission all in of itself. It takes a combination of going within, experiencing stillness, cultivating mindfulness, and connecting with the signs from the Universe as they play out around us. Once we get a glimpse of this, we must tune out anyone or anything that tries to sway us away. Being true to ourselves in a world that is constantly trying to change us is one of the most difficult challenges any of us will face in our lifetime. So, once we start to get those glimpses into what lights us up, what we’re here for, how we want to feel and to BE in this world, we must guard them carefully and not let the rest of the world take these truths away.

Source:

http://www.huffingtonpost.com/dawn-gluskin/7-ways-to-make-2015-your-_b_6388202.html

The psychology behind New Year’s resolutions that actually stick

According to a Marist Poll, 44% of us will make a resolution for 2015. Like previous years, we will once again resolve to lose weight, get organized, save more money, and enjoy life to the fullest.

For real, this time.

But have you ever wondered why new year’s resolutions fail despite your best intentions?

The pattern is dismally familiar. You promise yourself that “I am going to lose weight next year.” You eat nutritiously for a few days and start going to the gym. Then, in a moment of weakness, you binge on leftover cake and chocolate-chip cookies, feel bad about your lack of willpower, slip back into old habits and give up.

Now, thanks to advances in brain science and behavioral research on motivation and habits, experts understand these frustrating patterns of our behavior better than ever before. By putting their insights to work, you can build more willpower and achieve more of your goals over time.

So what does science tell us about goals, motivation and how to stay on track?

First, writing down your goals is critical if you want to accomplish them. Then comes the harder parts:

Tip #1: Connect your goals to something personally meaningful to you.

You are more likely to stay on track with goals when they’re important, interesting or enjoyable for you. This happens when you connect your goals to your deepest values and aspirations.

Why is it really important for you to lose weight? Is it because it improves your feelings of self-worth and gives you energy to do other things; or is it because it allows you to be more active and makes you feel more attractive? Whatever it is, connecting your goals to these personal and emotional benefits are important in achieving them.

Tip #2: Break your goals into smaller milestones

Longer-term goals are never achieved in one go. You need to break longer term goals into smaller tasks or milestones. Accomplishing these milestones will give you a clear sense of progress, let you celebrate small wins and keep you motivated.

Tip #3: Make your milestones immediate and specific

Remember the motivation you have just before a deadline? Milestones should aim to create a similar sense of urgency in you by making them as immediate and specific as possible. Getting started is one of the hardest things in accomplishing a goal. Therefore, the most important task to make immediate is the first. “Lose on pound this week” is good but “Consume 2,000 calories or less today” may be even better.

Goal example: “Lose 15 pounds by June”

Milestone example: “Lose one pound this week”

Tip #4: Let others know about your specific goals

Letting your friends, family or co-workers know about your goals make it more likely that you will succeed. Research shows that this works only when your goals are verifiable. “Write more” is vague but “Write 500 words every week” is verifiable. No one likes to be seen as weak-willed so committing to goals in front of others increases your motivation to achieve them.

Tip #5: Make a “Fresh Start” in case of setbacks

Wharton business school professor Katherine Milkman and her colleagues have done research on the role timing of resolutions plays in building up motivation and overcoming inertia. They have labeled it the “fresh start effect.”

According to the University of Scranton Journal of Clinical Psychology, people who explicitly make resolutions are 10 times more likely to attain their goals than people who don’t explicitly make them.

So go ahead. Make a fresh start and commit to a new year resolution. Make allowances in your mind that failure and setbacks can occur but that you can always start over—and resolve to succeed.

Source:

http://qz.com/318967/the-science-behind-new-years-resolutions-that-actually-stick/

How to Set Intentions on New Year’s Eve to Guarantee a Phenomenal Year Ahead

Preparation is key to every victory in life.

Psychological, emotional and energetic preparing is what separates those that succeed from those that want.

When I began intentionally closing the year, my life felt more deliberate and I achieved so many goals I’ve had for years!

I got pregnant effortlessly, had an amazing twin home birth, traveled to places I’ve always wanted to see, my business soared and abundance flowed in, felt more passionately in love with my husband, and so much more!

So I invite you to set yourself up to thrive in 2015 by doing a short yet potent New Year’s Eve Release & Intend Ceremony that will help you achieve what you desire.

The eve of the last day of the year has long been recognized as an auspicious and sacred time to:

  • reflect and celebrate the year that has passed
  • release thoughts and beliefs that are no longer serving you
  • set clear intentions for the year ahead
  • invite the powerful energy of attraction to manifest your desires

In years past, I have held NY Eve Ceremonies at my home and all of the participants raved about how incredible it was to step into the new year with so much clarity, hope and inspiration!

This year I’m hosting a free virtual Release & Intend ceremony on 12/28, but if you’d rather create your own end-of-the-year ritual (alone or with friends), here are some ideas to guide you.

Set aside at least 30 minutes and choose the elements out of the suggestions below that resonate with you. Most importantly, remember to make this ceremony fun and exciting!

1. CREATE A SACRED SPACE.

You don’t have to do the NY Eve ceremony on the 31st of December. Select a day and time when you (and whoever you invite) will enjoy focusing on setting intentions without interruptions.

When deciding on location, begin with connecting with what a ceremony means to you and what kind of an environment is conducive for feeling united in your heart, mind and soul.

For me, it could mean any of the following:

  • lighting a candle with the intention of illuminating the vision for your next year
  • burning some incense or sage to clear the space
  • creating an altar with things that hold personal meaning such as photographs, art, and sacred objects
  • having a journal and pen ready and maybe even getting a whole collection of art supplies
  • gathering tarot cards or any other tools for connecting with inner wisdom
  • putting on inspiring music
  • dressing up on clothing that makes me feel beautiful, empowered and comfortable

2. CENTER YOURSELF.

Meditate or just do some deep breathing for a 5-10 minutes. Slow down your heart rate. Feel your body and all the present sensations. Drop-in to Presence.

If you are gathering with friends, I recommend someone guiding everyone in a centering meditation.

3. REFLECT ON INTENTIONS FROM THIS YEAR.

If you can read last year’s notes or remember you intentions for this year, it will be useful to reflect and journal your thoughts about them:

  • Have you achieved what you set out to accomplish in the last 12 months?
  • Did you live in alignment with your true intentions and priorities? If not, why?
  • What valuable personal and professional lessons have you learned?

Maybe you feel proud and powerful for making courageous choices. Or maybe you feel angry and frustrated for continuing outdated patterns. All of it is perfectly okay, and I highly suggest removing any internal censoring and having a real heart-to-heart with your journal.

Rest in Napoleon Hill’s wisdom that “Every adversity, every failure, every heartache carries with it the seed on an equal or greater benefit.”

(If you can’t remember any intentions for this year, that’s okay, just think about the general things that are important to you and whether you are living in alignment with them.)

If you want to share this with other people who are doing the ceremony with you, share 2-3 lessons you learned from the year.

And if you love fire, then write down 2-3 habits or beliefs that you know you are ready to release and burn them.

As they go up in flames, know that the consciousness that created this world heard your readiness to shift and will now fully support you in your desire!

4. WRITE DOWN 10 HIGHLIGHTS FROM THIS YEAR.

They can be big achievements or more subtle magic moments. Remember how they felt and what made them so special.

If you are present with others, share some of your highlights in all their juicy glory!

Focusing and reliving the most exciting and exhilarating times of your life is one of the most powerful ways of reprogramming your mindset to keep a success score card, instead of a failure tab!

5. DECLARE WHAT YOU WANT NEXT YEAR.

I recommend writing down one intention for each area of your life. I find these wishes to feel more powerful when I state them in present tense so that I feel like I’m already living my desires. Here are four main areas to focus on:

1. Your Health. The health goal can do with fitness or dietary habits or it can be very general, such as: “I tune into my body wisdom and make choices that nourish and support every cell in radiant health.”

2. Your Wealth. The wealth intention can be a specific desire in your career or finances or it can be something like: “I recognize my innate ability to experience an abundance of money, time and love.”

3. Your Relationships. A relationship goal will be more powerful if you can focus on how YOU want to feel instead of how you would like someone else to change. For example: “I love being in satisfying, loving and nurturing relationships” or “I am attracting the perfect companion for me by being the kind of mate I want to attract.”

4. Your Personal Enrichment. Probably the most important goal out of all 3 because it is what feeds your soul, heart and mind. A great way to explore this topic is to free-write all the things that you would be doing if you had all the money, time and freedom you could want.

Look over what you wrote and think of one goal for the year ahead that lights you up. For instance, you could explore meditation programs or new classes: “I love investing in myself by signing up for {blank} program.”

You can also make it as simple as mine for 2015: “I dance every chance I get and remember my freedom, power and beauty.”

6. CHOOSE A THEME FOR NEXT YEAR.

After you have reflected on where you’ve been and where you want to go, it is also useful to pick a theme word or phrase for the year. This focus can be your North Star when making decisions in the coming months.

For example, my focus of 2014 was “I’m Ready.” Anytime I had to make a big decision, I would remind myself that I’m ready and that helped me launch new courses and build a new website, all before I felt I was truly prepared (truthfully, I was never going to feel 100 percent prepared).

The theme can also be a way to recognize when you’ve gotten off balance and help course correct.

My theme for 2015 is the KISS principle — “Keep it simple, silly.”

I have a big sign with those words above my desk and it’s already guiding me to take the path of least resistance and keep things in perspective instead of efforting and trying too hard.

It’s amazing how just a simple phrase can help us remember what our priorities are!

7. SHARE, AMPLIFY, MULTIPLY.

If you are with others, share your intentions and your theme one by one and after each person finished speaking, reflect aloud together: “And so it is!”

And if you did the ceremony on your own, I recommend writing an email to a couple of friends summarizing your desires for 2015 and asking them to help you stay focused in the coming year.

When two or more minds connect with an idea at the same time, the power of the idea becomes greater than the sum of the individual parts.

So share with (supportive) others what you want to develop in your life and you will be amazed how much more fun and easy it will be to journey to your goals.

Source:

http://www.huffingtonpost.com/lana-shlafer/how-to-set-intentions-on-_b_6378940.html

Video:

Video:

Video:

Video:

Video:

New Year’s Resolution – Graham Colton:

Video:

Anuncios

Mejor aprender idiomas en el 2015 y no esperar al 2016

Ventajas aprender idiomas: 7 razones científicas para hacerlo

1. Mejor “flexibilidad cognitiva”

Según un estudio de The Journal of Neuroscience, los adultos que han hablado dos lenguas desde su infancia tienen mejor flexibilidad cognitiva, es decir, tienen más facilidad para adaptarse a una circunstancia nueva o inesperada que los adultos que sólo hablan una lengua. En el estudio, los participantes tenían que completar una tarea de flexibilidad cognitiva; aunque tanto los adultos monolingües como los bilingües fueron capaces de completarla, los bilingües lo hicieron con más rapidez y además determinadas partes de su cerebro necesitaron menos energía para llevarla a cabo.

2. Agilidad mental durante más tiempo

Esto también se cumple en las personas que aprenden una segunda lengua siendo ya mayores, de acuerdo con un reciente estudio publicado en Annals of Neurology. En la investigación, se realizaron tests de inteligencia a los participantes, hablantes nativos de inglés, cuando tenían 11 años y unas décadas después, cuando cumplieron los 70. La gente que hablaba dos o más lenguas mostró mejores capacidades cognitivas (especialmente en los tests de inteligencia general y de lectura) con respecto a su nivel de base en comparación con las personas que sólo hablaban una lengua.

3. Las palabras se ven de forma diferente a como lo hacen los monolingües

La gente que habla dos lenguas puede procesar ciertas palabras más rápido, sobre todo si dicha palabra tiene el mismo significado en ambas lenguas, según un estudio de Psychological Science. Gracias a la tecnología de movimiento ocular, los investigadores descubrieron que las personas bilingües pasan menos tiempo observando los llamados “cognados” (palabras de distintos idiomas que comparten la misma raíz morfológica, como por ejemplo, “lune” en francés y “luna” en español), lo que sugiere que su cerebro necesita menos tiempo para procesar la palabra, explicaba Scientific American.

4. No hay inmunidad al Alzheimer, pero sí se desarrolla de forma más tardía

Cualquiera puede padecer Alzheimer, pero las personas bilingües desarrollan esta enfermedad cuatro o cinco años más tarde que las monolingües, de acuerdo con los descubrimientos presentados en el encuentro de 2011 de la American Association for the Advancement of Science. En el estudio participaron 450 pacientes con Alzheimer, la mitad de los cuales habían hablado dos lenguas la mayor parte de sus vidas.

5. Los niños resuelven mejor los problemas

Parece que los niños bilingües realizan mejor las tareas que implican creatividad y capacidad de resolución de problemas, según una investigación publicada en el International Journal of Bilingualism. En el estudio participaron 121 niños, la mitad bilingües, y se les pidió que completaran tareas relacionadas con la repetición de series de números, la resolución mental de problemas matemáticos y la reproducción de patrones con bloques de color, explicaba HealthDay.

6. Su cerebro cambia de tarea con más facilidad

Los niños bilingües pueden ser más rápidos al cambiar de tarea, de acuerdo con un estudio de Child Development. En el estudio, tanto niños bilingües como monolingües tenían que observar imágenes de animales o figuras de colores en una pantalla de ordenador. Cuando a los niños se les pidió que pulsaran un botón para cambiar de las imágenes de animales a las imágenes de colores, los niños bilingües lo hacían más rápido.

7. La capacidad de pensar en otra lengua ayuda a tomar decisiones más razonadas

Cuando la gente piensa en otra lengua tiene más probabilidades de tomar una decisión racional en una situación problemática, según una investigación de 2012 de la revista Psychological Studies. Debido a que las personas, por naturaleza, son reacias a la pérdida, tienden a tomar decisiones que la minimicen, aunque la balanza esté inclinada a su favor. No obstante, investigadores de la Universidad de Chicago descubrieron que cuando la gente piensa en una lengua extranjera, esto les da distancia, lo cual les ayuda a tomar decisiones más deliberadas y menos dependientes de las emociones. “Quizás el factor más importante es que una lengua extranjera tiene menos resonancia emocional que la lengua materna”, comentaba Sayuri Hayakawa, investigadora del estudio. “Una reacción emocional puede conllevar decisiones motivadas por el miedo más que por la esperanza, aunque las probabilidades nos sean muy favorables”.

Fuente:

http://www.huffingtonpost.es/2014/07/01/beneficios-de-aprender-idiomas_n_5514494.html

6 de cada 10 españoles estudian inglés por motivos laborales

El inglés está cada vez más presente entre los españoles, que se preocupan día tras día en hablarlo con la mayor fluidez posible. Ante la actual crisis económica, tener un buen currículum vitae y un nivel alto de inglés se considera esencial para poder conseguir trabajo en un mercado cada vez más competitivo y exigente.

Así lo refleja un amplio estudio realizado por ABA English, academia online especializada en una metodología de aprendizaje única basada en los principios del método natural.

Según datos de la reciente investigación elaborada entre más de dos millones de alumnos, el 59% de los españoles estudia inglés por razones laborales, un porcentaje mayor a la media mundial, situada en un 54%. Cada vez hay más estudiantes que consideran que hablar una lengua extranjera es clave para lograr una carrera profesional más fructífera en un mundo cada vez más globalizado. No obstante, el 17% de los españoles reconoce que cursa inglés por sus inquietudes culturales de aprender un nuevo idioma, mientras que un 14% lo hacen para hablar con mayor fluidez en sus viajes al extranjero y el 10% restante por motivos varios.

Los españoles, muy interesados en aprender inglés

Está a la orden del día el bajo nivel de inglés de los españoles en comparación con muchos otros países de la Unión Europea. Hasta un 18% de las personas que acude a aprender la lengua no cuenta con ningún tipo de formación previa al respecto, mientras que un 40% lo hacen tras haber dado sus primeros pinitos en la escuela. Un 27% asegura haber estudiado ya algún curso en academia o en clases particulares. El 15% restante tiene como experiencia previa búsquedas por Internet, entre otras.

Ante la evidente falta de nivel, los españoles se están poniendo manos a la obra para ser cada vez más competitivos en el mundo laboral. Tanto es así que ABA English ya cuenta con cerca de 350.000 de alumnos (17% en cuanto a porcentaje del estudio se refiere) en este país. Lo mismo ocurre con los italianos (17,2), los brasileños (11,8%) y franceses (10,6%). Otros de los países que lideran este ranking son México (8,2%), Colombia (4,2%) y Canadá (2,9%).

El inglés, un valor añadido para trabajar

Tener un buen nivel de inglés es algo deseado por millones de españoles, conscientes de que se pueden quedar aislados laboralmente si no son capaces de hablar la lengua con fluidez. Las empresas valoran que sus empleados estén tratando de perfeccionar su dominio del inglés. Tanto es así que el 57% de los españoles que estudian inglés se encuentran además trabajando. Un dato que refleja la estrecha relación existente entre trabajar y hablar inglés. El resto de los encuestados están buscando trabajo (23%) o aún estudiando (20%).

¿Cuestión de hombres o de mujeres?

A diferencia que en el pasado, son ya muchas las mujeres que ocupan cargos directivos y de alto nivel. Sus inquietudes por aprender son mayores, incluso para mejorar su formación con el dominio de una lengua extranjera. Según el reciente estudio de ABA English, el 54% de los españoles que cursan inglés son mujeres, mientras que el 46% restante son hombres.

Los más mayores, los nuevos estudiantes

Tenemos la tendencia a pensar que el estudio de inglés está hecho para los más jóvenes. Sin embargo, es cada vez más frecuente ver cómo la gente mayor se interesa por aprender una nueva lengua, ya sea por motivos familiares -como puede ser el caso de querer entender un nuevo idioma para viajar a ver a un hijo que vive en el extranjero- o por la simple razón de enriquecerse culturalmente.

Sea como fuere, lo cierto es que el 15% de los españoles que cursa inglés tienen 55 años o más, mientras que el 23% iguala o supera la barrera de los 45 años. El 27% de los estudiantes de esta lengua extranjera tienen entre 35 y 44 años, un 22% entre 25 y 34 años, mientras que, sorprendentemente, los menores de 25 años sólo representan el 14% del total.

Fuente:

http://ecoaula.eleconomista.es/interstitial/volver/216172702/campus/noticias/6261491/11/14/6-de-cada-10-espanoles-estudian-ingles-por-motivos-laborales.html

Una de cada tres ofertas de trabajo pide saber idiomas y el inglés es el más demandado.

Una de cada tres ofertas de empleo en España requiere conocimientos de, al menos, un idioma, según se recoge en el último informe Infoempleo Adecco del mes de noviembre. Esta tendencia sigue al alza y viene determinada por la actividad laboral que se desarrolla en el puesto de trabajo, los referentes de conocimiento especializado para ese puesto y la nacionalidad de la empresa.

El inglés sigue siendo la lengua más demandada, con el 88,9% de las ofertas. Le sigue (de lejos) el alemán, que se convierte por primera vez en la segunda lengua con el 7,2% de las ofertas, desbancando al francés, que desciende a la tercera posición con el 7,1% de los puestos de trabajo.

Pero, a pesar de que la mayoría de las empresas lo requiere, ¿por qué todavía en España el inglés no se domina correctamente? ¿aprender inglés es realmente complicado para los españoles? ¿cuáles son los motivos de que cause tanta confusión?

1- Familias lingüísticas distintas

El inglés no es una lengua romance, sino que es de origen germánico, por lo que cuenta con sonidos vocálicos que no tenemos. El sistema del español está compuesto por 5 vocales, mientras que en inglés hay más del doble de sonidos vocálicos. Este hecho deja a los españoles más vulnerables que, por ejemplo, los portugueses, ante el inglés. Nuestros vecinos parten con ventaja al contar con un sistema vocálico todavía más complejo que el anglosajón.

2- Traducciones al pie de la letra

El apasionante mundo de las malas traducciones del español al inglés, y viceversa, parece inagotable. Es importante saber que once a day no se traduce como “once veces al día”, o que cuando queremos destacar en inglés que algo “es la leche”, no hay que soltar It’s the milk.

3- Despiste de género

Los ingleses sufren aprendiendo que “moto” es una palabra femenina, o que “planeta” es masculina, a pesar de sus terminaciones. Pero nosotros también nos encontramos con dificultades cuando tratamos de usar en inglés nuestro pronombre “su”, que se acaba desdoblando en his, her o its. Un apunte vital de acordarse si no queremos dar a entender que nuestra novia es un hombre, o que nuestro padre es en realidad una mujer.

4- La ortografía y la pronunciación

El inglés parece carecer de reglas de ortografía y de pronunciación. En castellano, por ejemplo, la “a” siempre se pronuncia “a”, sin complicarnos la vida. En cambio, en el inglés la “a” puede sonar “a”, como en el caso de Apple, o “ey”, como en “ape”. Y si la vocal se combina con otra, la pronunciación se enreda todavía más.

5- Sílaba tónica

Algunas palabras que terminan con el sonido “el” se escriben “-el”, tales como “novel” o “cancel”, pero otras van con “-le” como cable o little. ¿A qué se debía todo esto? Muy sencillo. Las palabras que terminaban en “-el” tenían sílaba tónica aguda, es decir, al final. Pero el idioma ha ido evolucionando y su forma de escribir ya no refleja su pronunciación.

6- Arbitrariedad histórica

Muchos esfuerzos se hicieron en el pasado para estandarizar la forma de escribir el inglés. No obstante, en muchas ocasiones los académicos encargados de ello acabaron creando más caos del necesario.

Por ejemplo, en el siglo XVI decidieron insertar una “b” en las palabras dette (deuda) y doute (duda) para así recordar mejor su raíz latina. Ahora las vemos escritas como debt y doubt, claro que ambas “b” son mudas.

7- Dos son compañía

En castellano los verbos cambian con el sujeto, por lo que no necesitamos mencionarlo. Así, podemos decir tranquilamente “jugó” y entender que se está hablando de la tercera persona del singular. Pero en el inglés es otra historia. Si decimos play podemos estar hablando de él, pero también de nosotros, de ellos… ¡Imposible tenerlo claro! Por ello, en inglés es vital indicar siempre el sujeto si queremos que nos entiendan.

Fuente:

http://www.libremercado.com/2014-12-02/por-que-a-los-espanoles-nos-cuesta-aprender-ingles-1276534972/

9 razones por las que la gente no alcanza la fluidez en inglés

1. “No soy bueno con los idiomas”

Es cierto que algunas personas son mejores aprendiendo idiomas que otras, pero tienes que aceptar que hay gente que simplemente, con o sin un don, lo anhelan más.

En este sentido, el mejor don que puedes tener es REALMENTE QUERER APRENDER. Al menos que tengas algunas deficiencias de aprendizaje serias, estás en perfectas condiciones para aprender inglés. Puede que requiera de más dedicación y paciencia, mejores estrategias, hábitos de estudio y conciencia de tu estilo de aprendizaje; pero decir que lo que te detiene es el hecho de que no eres muy bueno con los idiomas, no es una buena excusa.

La gran mayoría de la gente que ha aprendido a hablar inglés como una segunda lengua no tiene un don., sino que han aprendido a través del trabajo duro y persistente, evitando excusas y superando los obstáculos que todo el mundo afronta.

2. “Me da mucha vergüenza hablar”

Si no lo usas, lo pierdes. La vergüenza o la pereza que impide que hables hará que olvides todo lo que has aprendido hasta ese momento en tu proceso de aprendizaje. Éste es el gran problema que muchos institutos tienen: no crean suficientes oportunidades para hablar en situaciones auténticas.

Si no usas las cosas básicas que aprendes, ningún tipo de gramática avanzada te ayudará a recordar las cosas que has aprendido superficialmente y olvidado por falta de ponerlas en práctica.

Sumado a esto, el hecho de no hablar contribuye a un bloqueo psicológico de todo el proceso de aprendizaje. Así que ¿cuál es el mejor consejo? Abre tu boca. Ya sea en el aula, en la ducha, con amigos que hablan poco o mucho, o con extranjeros en la vida real o por Skype, deja de sentir vergüenza y ABRE TU BOCA.

3. “Los adultos no aprenden idiomas muy bien”

A pesar de que es cierto que un adulto no tiene la misma habilidad que un niño para aprender un idioma extranjero, creo que muchos no nos estamos dando el crédito suficiente. Ser un estudiante adulto tiene muchas ventajas, como por ejemplo: mayor consciencia de nuestro proceso de aprendizaje, el hecho que sabemos lo que queremos, y el hecho que podemos planificar nuestro proceso.

Mientras que es cierto que la mayoría de los estudiantes de idioma adultos nunca perderán completamente su acento, es posible reducirlo usando métodos inteligentes. Sin embargo, si te estás comunicando bien, ¿cuál es el problema con tener un acento? Es quienes somos, de dónde venimos, y una parte importante de nuestra identidad. A veces incluso nos hace sonar sexy y exóticos.

El mundo está lleno de estudiantes de idioma adultos que hacen un excelente trabajo comunicándose y no hay razón por la que no puedes ser uno de ellos.

4. “No tengo tiempo”

No necesitas inscribirte en un instituto de inglés, pagar mucho dinero, o  disponer de varias horas libres por día.

Con tan solo inscribirte y asistir al programa adecuado tendrás mucha ayuda y recibirás una estructura adecuada. Si realmente no tienes tiempo, usa tu imaginación y aprende de la mano de la tecnología en los momentos que más te convenga.

Inglés para la vida es un excelente sitio para comenzar. Allí encontrarás muchos podcasts gratuitos que puedes descargar para aprender mientras, por ejempli, manejas tu auto. Además puedes hacer uso de blogs, videos de Youtube, y muchos otros recursos gratuitos. Si te esfuerzas lo suficiente buscando, encontrarás toneladas de recursos que te ayudarán a aprender inglés sin necesidad de que gastes un centavo.

5.“Necesito ir a un país de habla inglesa”

No necesitas viajar al otro lado del océano para entrar en contacto con el idioma. Hay personas que hablan inglés en todos lados si realmente te tomas el tiempo para buscarlos, y cuando estés en un punto de tu aprendizaje en el que la “inmersión” es algo que te daría un gran impulso, hay otras opciones también.

Puedes encontrar extranjeros en tu ciudad. En Belo Horizonte conozco tres comunidades internacionales: Real Life English, Minas Internacional, y Couch Surfing. Aparte de esto puedes organizar tu vida de forma tal que recibas un constante flujo de inglés nativo, con recursos como podcasts, radios online, programas de televisión, películas, y música.

Lo más importante es hagas del inglés una parte de tu vida. Encuentra la forma para hacerlo divertido.

6. Falta de un propósito claro

Mucha gente no tiene un verdadero PORQUÉ por el cual aprender un idioma. Aun si es cierto que tienes que estudiar inglés por tu profesión, si ésta es la primera cosa que se te viene a la cabeza cuando piensas en el idioma, el proceso de aprendizaje será largo, lento y tedioso. Esto conlleva a la falta de amor por lo que haces y a tener un enfoque mecánico.

Aquellos que aprenden el idioma por motivación externa, generalmente no lo disfrutan. Se aburren y cansan fácilmente y no muy a menudo se dedican a ello.

Entonces, ¿cuál es la solución? Busca un propósito más profundo y cultívalo. Piensa en lo que estás aprendiendo y usa esto como una fuente de inspiración. Aquí encontrarás una inspiradora historia de propósito y perseverancia aplicada al aprendizaje de un idioma.

7. Falta de responsabilidad

Mucha gente pretende pagar para que alguien aprenda inglés por ellos, o adquirir el idioma como si fuera un chip que se inserta en el cerebro. No entienden que para aprender un idioma, uno necesita asumir la responsabilidad que ello implica, y no dejar el aprendizaje en las manos de un profesor, instituto o circunstancias de la vida.

Por supuesto, un instituto o un profesor también tienen sus propias responsabilidades a cumplir, pero el profesor en si es más un facilitador que debe mostrarle al estudiante la puerta al aprendizaje. TÚ eres el que tiene que caminar a través de ella con tu propia fuerza de voluntad.

El inglés no es un chip en tu cerebro, sino un proceso personal en el que debes trabajar todos los días. Sí, TODOS LOS DÍAS. La excelencia (=fluidez) no es algo fácil o rápida. No se obtiene con esfuerzos al azar de dos veces a la semana.

8. Falta de un buen plan/método

Si quieres aprender inglés, necesitas decidirte, clarificar los motivos, investigar bien el camino hacia el éxito, y recién entonces ordenar tu vida y ejecutar. A menudo mucha gente no organiza su vida en torno a un aprendizaje exitoso del inglés porque no tienen un buen plan, no se hacen un tiempo para aprender día a día (afuera del aula), y no investigan qué es lo que hace que un instituto y/o método sea bueno.

La gente busca soluciones rápidas y sencillas a los problemas que tienen que afrontar. Si no tienes éxito aprendiendo inglés, detente y pregúntate a ti mismo “¿por qué quiero aprender?” y asume la responsabilidad de tu propio aprendizaje. Y RECIÉN ENTONCES  puedes comenzar a buscar gente que te pueda ayudar.

Reflexiona acerca de las cosas que he mencionado aquí y luego conversa con tus amigos que han tenido éxito aprendiendo inglés. Pídeles consejos, investiga en internet, visita varias instituciones, observa algunas clases, y aprende a diferenciar lo que es un uso astuto del marketing y lo que es verdadera calidad.

9. Falta de imaginación

La vida y el inglés no son dos cosas separadas cuando usas tu imaginación para aprender. El problema es que la mayoría de la gente trata al inglés como si fuera una materia de la escuela, lo cual es el peor modo para aprender un idioma. A pesar de que estas estrategias pueden (en cierta medida) ayudar, la fluidez en el inglés no se consigue a través de la memorización, gramática o libros de ejercicios.

La fluidez es una danza, un arte, una práctica y una pasión. El estudiante debe relacionar su experiencia de vida con el idioma, para así poder hacer que su imaginación y estilo de estudio fluyan, y para poder dar significado al proceso de aprendizaje. Esto va de la mano con tener un sentido de propósito (#6) porque la imaginación generalmente proviene de un propósito.

Éstos son algunos signos que pueden indicarte que no estás usando tu imaginación: no te diviertes, no tienes ansias por aprender, inventas excusas, y no utilizas tus habilidades naturales.

Entonces, ¿cómo incentivar tu imaginación? Clarifica cuál es el propósito que te lleva a querer aprender y conéctalo con lo que haces y disfrutas, incluyendo tus habilidades naturales, tus intereses, y tu vida. Eso es imaginación.

Qué puedes hacer hoy

Un desafío para ti: tómate 20 minutos para pensar qué es lo que te detiene. Realiza un lluvia de ideas. Anota en un papel un millón de ideas sin filtro alguno. ¿Por qué quieres aprender inglés? ¿En qué eres bueno y cómo puedes aplicar eso al inglés? ¿Cómo puedes cultivar placer por aprender inglés?

No dejes que ninguna excusa te distraiga. Asume la responsabilidad y acepta las respuestas. Piensa acerca de algo que amas hacer e imagina cómo sería si tuvieras la misma pasión por el inglés. Recuerda: “la vida es un viaje, no un destino”. Exactamente lo mismo es tu aprendizaje del inglés. La pregunta del millón es: ¿cómo podrías disfrutar cada paso y al mismo tiempo estar seguro que estás en el buen camino hacia la fluidez? La respuesta solo la sabes tú.

Fuente:

http://reallifeglobal.com/la-fluidez-en-ingles/

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

2015: Nuevos Propósitos?

Viajar, pasar tiempo con la familia y trabajo, los propósitos para 2015

El 39 por ciento de los españoles tiene como propósito principal para 2015 hacer un viaje por Europa; seguido de un 29 por ciento que desea pasar más tiempo con la familia y los amigos; y un 23 por ciento, que espera conseguir un trabajo en el año que entra, según recoge el ‘III Barómetro Cofidis de la ilusión‘.

El estudio, elaborado por la firma de investigación Gfk y por Cofidis con una base muestral de 2.200 entrevistas, revela también que los españoles añadirán a su lista de propósitos proyectos relacionados con la salud y el bienestar. Así, el 23 por ciento espera cuidar la alimentación; un 20 por ciento se propone hacer más deporte; y el 15 por ciento quiere dejar de fumar en 2015.

La sociabilidad es otro de los proyectos que los españoles esperan conseguir con el nuevo año. En este sentido, el informe señala que un 18 por ciento de se plantea conocer gente nueva o ampliar el círculo de amistades.

Por otro lado, aumenta el interés por la formación, pues un 16 por ciento tiene el propósito de estudiar o formarse y el 14 por ciento se plantea mejorar o aprender un idioma en 2015.

Entre los proyectos que los españoles consideran “más probables de conseguir” en 2015 figuran comprarse una casa (88 por ciento), hacer un viaje (79 por ciento) y comprarse un coche (74 por ciento). Sin embargo, en cuanto al índice de probabilidad, comprarse una casa es uno de los proyectos que los encuestados consideran menos factibles, pues sólo el 45 por ciento afirma que sea viable. Por su parte, un 85 por ciento de los jóvenes confía en terminar sus estudios universitarios el próximo año.

En el ámbito laboral, el 23 por ciento de los españoles encuestados espera conseguir un trabajo, seguido por aquellos que confían en lograr un aumento de sueldo y un ascenso. Asimismo, se muestran optimistas en lo que a las mejoras laborales se refiere, pues el 40 por ciento cree que conseguirá un aumento de sueldo los próximos meses.

Las posibilidades de cumplir los propósitos se reducen en el área personal, pues este año disminuye la probabilidad de ejecución en casi todos los proyectos. Los españoles se plantean hacer más deporte (76 por ciento), cuidar la alimentación (83 por ciento) o tener más tiempo para uno mismo (81 por ciento), no obstante un 68 por ciento no cree que consiga mejorar sus metas deportivas; el 74 por ciento duda de comer de forma más sana; y un 59 por ciento sospecha que tendrá poco tiempo para el mismo.

Fuente:

http://www.diariodenavarra.es/noticias/mas_actualidad/sociedad/2014/12/31/viajar_pasar_tiempo_con_familia_trabajo_los_propositos_para_2015_189554_1035.html

Propósitos de 2015, metas realizables

Los más comunes

Hacer propósitos cuando se celebra el Año Nuevo es una costumbre tan antigua como la celebración misma, pues ya los babilonios hacían propósitos, el más popular era devolver las herramientas agrícolas que les habían prestado sus vecinos y los antiguos romanos establecieron el propósito de pedir perdón a los enemigos.

En el comienzo del año, asociado en algunos casos con la tradición de comer doce uvas se plantean nuevas metas, nuevos proyectos, nuevos amores y sueños. Los buenos propósitos de año nuevo podrían llenar en algunos casos  miles de páginas de algún libro  pero lamentablemente, pocos serían los ejemplos de los que se lograron cumplir al final.

Adelgazar, ahorrar, dejar de fumar, hacer ejercicio, comer más sano, cambiar de empleo, cambiar de carro, aprender un idioma, estudiar, viajar, son algunos de los propósitos más comunes que se incluyen en los planes de Año Nuevo. Desafortunadamente muchos de ellos se quedan a mitad de camino y se convierten nuevamente en actividades que se aplazan periódicamente cada que las manecillas del reloj anuncian un nuevo primero de enero.

¿Por qué no se cumplen los propósitos?

De acuerdo con el doctor Jairo Quiceno, sicólogo clínico y coach en programación neurolingüística, las razones por las que  estos propósitos no se cumplen están asociadas a la falta de compromiso, “visto como la responsabilidad que una persona asume consigo misma para poder materializar su propósito no a través de la intención sino a través de la acción”, explica Quiceno.

En segundo lugar, a la gran mayoría de los seres humanos, y estamos hablando de casi el 95 % de las personas, les falta autodisciplina, que es la decisión que se toma de hacer algo, para poder encaminarnos hacia los propósitos que nos hemos puesto. Por ejemplo, revisar lo que se está comiendo cuando se propone bajar de peso y evitar comer ciertos alimentos que contribuyan al sobrepeso.

Consuelo Moreno bordea los cuarenta y los tres últimos años se ha hecho el mismo propósito: hacer ejercicio por su salud y para mantenerse más delgada.   Sin embargo, ha perdido el foco y se la ha pasado aplazando este objetivo por lo que llama múltiples ocupaciones y algunas excusas como “sólo tengo tiempo a partir de las 9:00 a.m y a esa hora  ya sale un sol muy fuerte”.  Cada año busca una nueva alternativa: “Mi esposo me acaba de regalar un aparato para hacer gimnasia en la casa, esta vez sí lo usaré”, dice.  Sin embargo, ya cuenta con otros elementos para el mismo fin  que nunca ha usado como pensaba.

Precisamente, Quiceno señala que el tercer factor por el cual no se cumplen los propósitos de final de año y tal vez el más importante, es que no se toman como una rutina, “¿cuántas veces termina enero y todavía no se ha empezado a hacer nada para que se cumpla el objetivo trazado?  Eso tiene que ver con la mente subconsciente, porque el consciente sólo plantea escribir los deseos, que es una muy buena idea, pero el subconsciente necesita de la acción”.

https://i0.wp.com/www.enjoyspanishonskype.com/wp-content/uploads/2014/12/prop%C3%B3sitos-de-a%C3%B1o-nuevo.jpgTrascender lo material

Jorge Garcés, profesional y estudioso de la planeación, considera que muchos de los propósitos no se cumplen por las siguientes razones:

1. Parten de la insatisfacción, pues el ser humano se ha preocupado más por añorar lo que le hace falta que por disfrutar lo que tiene, por tanto la insatisfacción es permanente en la medida que no aprendamos a valorar lo que tenemos.

2.No medimos los alcances de lo que queremos obtener. Dejamos al azar del destino que logremos lo que queremos cuando es a partir nuestro que se alcanzan las metas y objetivos.

3. La religiosidad obstaculiza el esfuerzo personal pensando en que Dios todo no lo concede. Cuando es Él quien nos da la fortaleza para que con nuestras capacidades logremos nuestros propósitos.

4. Siempre lo que pedimos normalmente es de carácter material. Nunca nos preocupamos por pedir que espiritual y mentalmente tengamos una actitud y aptitud propositivos frente a nuestros deseos para un nuevo año.

Recomendaciones

Estas son algunas de las recomendaciones que hace el doctor Jairo Quiceno para elaborar y cumplir exitosamente los propósitos de fin de año.

Ir despacio: Los propósitos muchas veces fallan porque son imprecisos o difíciles de cumplir, por ejemplo, si tiene el propósito de ser más amable, un mejor propósito sería hacerle un cumplido a una persona una vez por semana. Para crear confianza es indispensable dar lo que se denomina “el pequeño primer paso”, que irá aumentando paulatinamente.

Establecer un plan: si bien una meta es específica y alcanzable, sólo con establecerla no se convertirá en realidad. ¿Cuáles son los pasos necesarios para lograr la meta? En el caso de decir un cumplido a una persona por semana, un plan detallado podría no ser muy necesario. Sin embargo, pueden incluirse otros tipos de detalles como comenzar con amigos, luego con compañeros de clase, pero nunca con desconocidos.

Ser flexibles: Aún los mejores planes no siempre funcionan tal como se espera así que es importante ser flexibles. A veces se tiene que cambiar un plan y entender que no todas las cosas son perfectas.

Contar con una agenda: puede ser útil para aquellas personas que quieren centrarse en un objetivo determinado. Una vez que el Año Nuevo ha pasado, es fácil olvidarse de los objetivos fijados, pero anotarlos en una agenda puede recordar lo que se quería hacer.

Escribir en presente afirmativo: La gran mayoría de la gente dice: quiero bajar de peso el año entrante, pero lo recomendable es hacerlo en presente. Tampoco decir “el próximo año no voy a comer grasa”, porque la mente subconsciente no captura la palabra “NO”.

Tiempo: desafortunadamente los propósitos se plantean cuando no se está en el mejor estado de lucidez y sin tiempo. Es importante dedicarles concentración y buen tiempo.

Finalmente, Quiceno recomienda contar con una persona que recuerde los propósitos y haga las veces de vigilante para que le ayude a recordarlos.

Fuente:

http://www.elmundo.com/portal/vida/entretenimiento/propositos_de_2015_metas_realizables.php#.VKWAWb-ksvc

Ocho claves para conseguir tus propósitios en 2015 sin venirte abajo

El uno de enero siempre es una fecha de ilusiones renovadas, de nuevos planteamientos, de buscar nuevos proyectos, de proponerse nuevas metas… Y eso les ocurre a millones de españoles que de alguna manera quieren aprovechar el nuevo año para cambiar lo que no les gusta en sus vidas, o sencillamente perseguir objetivos diferentes. Viajar más, buscar trabajo e ir al gimnasio son los tres propósitos que más se plantean los ciudadanos, según una encuesta que ha realizado abc.es.

Pero hay muchos más, como recoge el «III Barómetro Cofidis de la ilusión»: un 29% de españoles desea pasar más tiempo con la familia y los amigos; el 23% espera cuidar la alimentación; un 20% se propone hacer más deporte; el 18% se plantea conocer gente nueva o ampliar el círculo de amistades; un 16% tiene el propósito de estudiar o formarse; el 15% quiere dejar de fumar y el 14% se plantea mejorar o aprender un idioma.

Desde luego, ahora es buen momento para iniciar todos esos proyectos. Pero año tras año las fuerzas del principio se deshinchan con el paso de los días y las semanas. Y lo que se cogió con mucha ilusión se deja pocos meses después.

Mikah de Waart, coach y experto en motivación personal y laboral, comenta que la inmensa mayoría de los intentos para conseguir algo fallan. El 77% de personas mantienen sus propósitos una semana, el 55% un mes, el 40% los mantiene durante seis meses y solamente el 19% aguanta sus conductas nuevas más de dos años, según investigaciones sobre propósitos (Norcross y Vangarelli, 1989). Casi todos han tenido algunas recaídas en la conducta anterior.

Este coach ofrece los siguientes pasos para cumplir de verdad los propósitos y no venirse abajo:

«1. Apunta tus objetivos: Si no tienes la disciplina de escribir tu objetivo, ¿cómo quieres tener la constancia para ejecutarlo?

2. Escribe por qué esta conducta es importante para ti. Determina qué ventajas conllevan tus propósitos para ti y piensa en el impacto positivo que van a tener cuando los consigas. Imagina la cara de tus amigos, de tus familiares, cómo te vas a sentir tú cuando lo tengas, cuánto se van a alegrar tus allegados… Según el investigador americano Icek Ajzen existen tres factores importantes para realizar propósitos:

—Los beneficios del propósito: nos cuestionamos si empezar a hacer, por ejemplo, footing es beneficioso o no, si dejar de fumar es sano o no, etc. Es decir, lo más importante es lo que pensamos sobre la conducta: si la conducta en sí es beneficiosa no importa tanto. Por ello, busca datos que confirmen que tu propósito es beneficioso.

—Pensamos en la opinión de nuestros amigos y familiares. Nos importa lo que van a pensar, sus opiniones: «Mis amigas me van a apreciar, mi pareja se va a pensar que la idea es tonta, etc».

—Cuestionamos si realmente somos capaces de cambiar nuestra conducta. Aquí todo tipo de creencias son importantes. Sencillamente no soy deportista, no puedo decir «no», soy bueno en…

3. Convierte tus propósitos en imágenes, dibujos y frases muy atractivas. Haz un collage con lo que te has propuesto. Solamente escribir un propósito no es suficiente atractivo para empezar todo el trabajo que supone tener que cambiar conductas. Necesitas algo más emocional, algo así como si fuera una foto de tu futuro ideal y «ver» aquél estado que te está esperando. Cuando lo tengas hecho, lee tus propósitos y mira tu collage cada día.

4. Determina tu conducta deseada: qué tienes que hacer. Este es un paso esencial, sin cambios en tu conducta no vas a conseguir nada. Esta es la parte difícil, la prueba de si vas a convertir tus propósitos en realidad. Determina de qué forma vas a actuar para iniciar el camino. ¿Qué es lo que tienes que hacer? ¿Cuántas veces? ¿Cómo vas a planificar tus semanas? ¿Qué días a la semana y que horas al día vas a dedicarle a la conducta nueva? Se lo más concreto y específico posible.

5. Preparación de momentos difíciles. Determina con antelación qué situaciones van a dificultar mantener tu conducta deseada. La mayoría de las personas que empiezan una dieta la dejan en un momento difícil. Puede ser un momento en el que te sientes solo, cansando o has tenido un problema en el trabajo, en casa, etc. Y te convences que ahora no es el momento de seguir con el propósito. Es decir, ya sabes o puedes imaginar con antelación situaciones que te van a poner a prueba. Establece previamente cómo quieres actuar en momentos difíciles y cómo vas a actuar. Por ejemplo, quizás debes comer algo antes de ir a esa cena copiosa, o puedes beber un refresco light en vez de algo que lleve alcohol, avisar a tus amigos con antelación que no quieres fumar, etc. En realidad, ya sabes las situaciones que te han dificultado en anteriores ocasiones mantener tu propósito, así que determina una conducta alternativa por si te vuelve a pasar.

6. Tener un plan B. Si un día recaes y no cumples con tu propósito, no pasa nada. La inmensa mayoría es demasiado exigente consigo mismo. Nos sentimos tan mal si pecamos o caemos una vez, que pensamos que hemos fracasado totalmente: «Ves, ya sabía que lo de dieta no era nada para mí…es que no tengo fuerza de voluntad». Y entonces automáticamente decides que, como has recaído, ya no puedes volver a levantarte y te instalas en tu conducta anterior. Las pocas personas (19%) que consiguen cambios duraderos, es decir, más de dos años, en su mayoría han tenido una o varias recaídas en su conducta anterior y además forma parte del proceso.

7. Pregunta a tus amigos si te quieren ayudar. Asegúrate de que puedes llamarles si pasas un momento difícil en ese proceso para que te puedan apoyar. El hecho de sentir la responsabilidad de no defraudar a tus amigos suele ser un pilar grande de apoyo. Si quieres ir un paso más allá, a lo mejor puedes proponerles realizar los propósitos juntos y animaros a cumplirlos.

8. Date recompensas durante el camino. Por cada pequeño paso positivo que has dado, date una pequeña recompensa. Muchos de los cambios importantes que queremos conseguir son trayectos a medio o largo plazo. Casi todos los propósitos que son importantes requieren un esfuerzo durante mucho tiempo y es importante celebrar los pequeños logros durante el camino. Si por ejemplo quieres perder peso, puedes comprar ya alguna prenda de tu talla deseada, para que sientas que te está esperando al final del camino. Si llevas una semana sin fumar, regálate algo, date algún premio. Así, tu cerebro vincula placer y positividad con los cambios que estás iniciando en lugar de solamente sufrimiento por lo que has tenido que dejar atrás».

Fuente:

http://www.abc.es/familia-vida-sana/20150101/abci-ocho-consejos-cumplirmetas-201412221243.html

Vídeo:

http://www.diariovasco.com/videos/politica/201501/01/nuevos-propositos-para-2015-3968062148001-mm.html

Vídeo:

http://www.antena3.com/canarias/noticias/sociedad/dejar-fumar-aprender-idioma-propositos-mas-habituales_2014123000204.html

Vídeo:

Vídeo:

http://www.aztecanoticias.com.mx/capitulos/sociedad-y-medio-ambiente/173749/video-propositos-pendientes-para-2015

La Europa de las Lenguas

La condición humana

Nuestro planeta está habitado por más de siete mil millones de habitantes que a su vez hablan entre 6000 y 7000 lenguas distintas. Algunas de estas lenguas, como el inglés o el chino, son habladas por millones de personas, mientras que otras solo son utilizadas por unos miles o tan solo unos pocos hablantes. De hecho, el 96% de las lenguas en el mundo son habladas por solo el 4% de la población. Los europeos a menudo creen que su continente cuenta con un número excepcional de lenguas, especialmente comparado con Norteamérica o Australia. Sin embargo, únicamente el 3% del total – 225 lenguas – son indígenas europeas. La mayor parte de las lenguas del mundo se hablan en una zona amplia a ambos lados del Ecuador – en el sureste de Asia, India, África y Sudamérica.
Aunque muchos europeos creen que ser monolingüe es la norma, la realidad es que entre la mitad y dos tercios de la población mundial son de algún modo bilingües, mientras que un número significativo es plurilingüe. El plurilingüismo podría considerarse como una condición más natural que el monolingüismo para el ser humano.
La diversidad de lenguas y culturas, como la biodiversidad, es considerada cada vez más como algo positivo y hermoso. Cada idioma tiene su propia manera de ver el mundo y es producto de su propia historia, todas las lenguas tienen su identidad individual y su valor y todas son igualmente adecuadas como modos de expresión para las personas que las utilizan.  Los datos relativos a la velocidad a la que los niños aprenden a hablar muestran que no hay una lengua que sea intrínsecamente más difícil que otra.

La estructura del lenguaje

El lenguaje es un sistema arbitrario de sonidos y símbolos utilizado con fines diferentes por un grupo de personas con la intención de comunicarse, expresar una identidad cultural, crear relaciones sociales y ofrecer una fuente de disfrute (por ejemplo, en literatura). Las lenguas se diferencian entre ellas por sus sonidos, su gramática, vocabulario y forma del discurso. Sin embargo, las lenguas son entes complejos y sus sonidos vocales y consonantes pueden variar de menos de una docena a más de cien. Las lenguas europeas tienden a rondar entre los 25 sonidos (como el español) a más de 60 (por ejemplo, el irlandés). Los alfabetos reflejan los sonidos con diferente exactitud: algunos alfabetos (p. ej. el galés) son muy regulares a la hora de simbolizar los sonidos. Otros (p.ej. el inglés) son muy irregulares.  En lo que se refiere a la gramática, cada idioma incluye miles de reglas de formación de palabras y construcción de oraciones. Cada lengua tiene un enorme vocabulario para cubrir las necesidades de sus usuarios – en el caso de las lenguas europeas, donde el vocabulario científico y técnico es muy amplio,  el número de palabras y frases supera las 50.000. Las palabras que conocen pero no utilizan – su vocabulario pasivo – es mayor. Las lenguas vivas y las culturas cambian constantemente y las personas se influyen mutuamente en cuanto a su manera de hablar y escribir. Los nuevos medios de comunicación tales como Internet ofrecen nuevas oportunidades de crecimiento. Las lenguas están en contacto constante y se afectan de diversas maneras, especialmente mediante la adopción de extranjerismos. El inglés, por ejemplo, ha adoptado palabras de más de 350 lenguas y todas las lenguas europeas en la actualidad emplean palabras procedentes del inglés.

Adquisición del lenguaje

La tarea de aprender una lengua materna se lleva a cabo durante los primeros cinco años de vida, aunque ciertas características del lenguaje (tal y como la adquisición de vocabulario) se aprenden durante toda la vida. El lenguaje se desarrolla en diferentes etapas. Durante su primer año de vida, el bebé comienza a producir una serie de sonidos de los cuales emergen el ritmo, la entonación y por último las vocales y las consonantes. Las primeras palabras compresibles llegan aproximadamente en el primer año de vida; durante el segundo año aparecen las combinaciones de dos palabras, y poco a poco el niño empieza a enunciar frases de tres o cuatro palabras. Los niños de tres y cuatro años utilizan frases cada vez más complejas y largas. De hecho, el vocabulario crece de las 50 palabras activas a los 18 meses a varios miles de palabras a la edad de cinco años. La lengua materna se describe normalmente como la primera lengua que un individuo aprende o su lengua primaria y se trata de la lengua que mejor conocemos, la que más utilizamos o la lengua con la que más nos sentimos identificados. Algunas personas bilingües han aprendido dos lenguas de manera tan cercana que les resulta imposible elegir entre ellas en términos de “primera” o “segunda” lengua. Sin embargo, para la mayoría de las personas bilingües la distinción es más clara ya que el aprendizaje de la segunda y de la tercera lengua tiene lugar en el colegio o más adelante. No existe un límite de edad más allá del cual sea imposible aprender otra lengua. El bilingüismo es un fenómeno complejo. Un mito común es la creencia de que las habilidades lingüísticas de una persona bilingüe están igualmente desarrolladas en ambas lenguas. Otra creencia es que todas las personas bilingües cuentan con las mismas habilidades. Lo cierto es que las personas bilingües presentan muchos tipos de bilingüismo. Por ejemplo, algunos suenan como hablantes nativos en ambas lenguas; otros tienen un marcado acento extranjero en una de ellas. Algunos pueden leer bien en ambas lenguas; otros pueden hacerlo solo en una. Algunos prefieren escribir en una lengua pero solo son capaces de hablar en la otra. El bilingüismo puede aumentar la posibilidad de aprender otras lenguas con éxito; aprender un tercer idioma es más fácil cuando ya se ha aprendido un segundo. Según los estudios, la capacidad de progreso de las personas bilingües podría ser más rápida que la de las personas monolingües en ciertas áreas de desarrollo cognitivo temprano y sus habilidades lingüísticas son más creativas en muchos aspectos. Los bilingües cuentan con la gran ventaja de ser capaces de comunicarse con una gran variedad de personas. Debido a que están expuestos a dos o más culturas de manera muy cercana, su habilidad puede ayudarles a ser más sensibles a la hora de comunicarse y a desear superar las barreras culturales, así como a construir puentes entre personas de diferentes orígenes.  Pero también existen motivos prácticos: las personas bilingües cuentan con una potencial ventaja económica ya que tendrán acceso a un mayor número de empleos. Además las compañías  multilingües tienen cada vez más ventaja competitiva con respecto a las monolingües en el mercado.

Leer más:

http://edl.ecml.at/Home/Thecelebrationoflinguisticdiversity/tabid/2972/language/es-ES/Default.aspx

Hacia la era políglota

Si alguien te dijera “flisni me mua”, ¿sabrías decir lo que significa o de qué lengua se trata? Cerca de 225 lenguas componen la rica herencia lingüística de Europa, algo que deberíamos celebrar. Sin embargo, cabe preguntarse hasta qué punto los europeos somos capaces de aprender las lenguas de nuestros países vecinos (y no tan vecinos). Aunque muchos europeos creen que ser monolingüe es la norma, la realidad es que entre la mitad y dos tercios de la población mundial son de algún modo bilingüe, mientras que un número significativo es “plurilingüe”, es decir, competentes en varias lenguas (las entienden y /o escriben y/o hablan…)

El plurilingüismo podría considerarse como una condición más natural que el monolingüismo para el ser humano. Hay millones de personas que creen que no saben ningún otro idioma a parte de su lengua materna y sin embargo, muchos cuentan con cierto nivel de comprensión en otro idioma. No obstante, las oportunidades de aprender otro idioma son hoy mayores que nunca. Para destacar la importancia del aprendizaje de lenguas, el Consejo de Europa declaró el Día Europeo de las Lenguas (DEL), celebrado el 26 de Septiembre de cada año. La idea tras el DEL es la de promover el “plurilingüismo”, un concepto que no nos es nuevo ni tampoco desconocido.  De hecho, se trata de una realidad diaria para africanos y asiáticos y es la norma en algunas partes de Europa, concretamente en Benelux, Escandinavia y en los países mediterráneos. Lo cual no significa que debamos forzosamente aspirar a un “nivel nativo” en otra lengua. El objetivo es ser capaces de comunicarnos y ser entendidos dependiendo de nuestras necesidades. La expansión internacional del inglés parece irresistible y las encuestas muestran que adquirir cierto nivel de competencia en inglés podría ser una prioridad para la mayor parte de los estudiantes de idiomas (uno de cada tres declara que puede mantener una conversación, según el Eurobarómetro).

Sin embargo, una vez logrado el objetivo del inglés, no hay razón para dejar de aprender otras lenguas. Existen muchos otros idiomas que constituyen valiosas herramientas para aprovechar al máximo cada experiencia de la vida, ya sea un empleo o un viaje. Una de las ironías del mundo globalizado es que, con cada vez más personas alcanzando un buen nivel de competencia en la “lingua franca”, el valor del inglés podría declinar. Pronto, lo que marcará la diferencia será la habilidad para hablar idiomas adicionales. En el mundo laboral y en el entorno académico, los nativos de lengua inglesa tendrán que competir con candidatos que además de hablar su lengua materna, también hablarán inglés y, cada vez más, contarán con un nivel significativo de un tercer o cuarto idioma. La competencia lingüística no supone solo beneficios económicos sino que además nos impulsa a ser más abiertos a otros, a sus culturas y actitudes, nos permite operar diferentes sistemas de representación estimulando así nuestra flexibilidad mental y desarrollar una perspectiva distinta.
No hay que subestimar la oportunidad que nos brinda aprender una lengua en lo que se refiere a comprender mejor a las personas, la cultura y la tradición de otros países. Aquellos que son capaces de comunicarse con personas de otras culturas son, con frecuencia, más tolerantes. No hay que olvidar además que ser monolingüe significa depender de la competencia lingüística y de la buena voluntad de otros. Aprender otra lengua es mucho más que adquirir una destreza; refleja una actitud de respeto por la identidad y la cultura de los demás, así como tolerancia hacia la diversidad.

El Consejo de Europa ideó un programa que nos permite evaluar nuestro nivel de competencia en una lengua extranjera. El Portfolio Europeo de las Lenguas busca motivar a los estudiantes de lenguas mediante el reconocimiento de sus esfuerzos a la hora de ampliar y diversificar sus conocimientos lingüísticos a todos los niveles. El Portfolio es un registro de las destrezas adquiridas que puede ser consultado, por ejemplo, para acceder a un nivel más alto de aprendizaje o al buscar trabajo en el propio país o en el extranjero.  Por medio de un cuadro de autoevaluación, los estudiantes pueden evaluar sus habilidades – comprender, leer, hablar y escribir – y calificarlas según los seis niveles europeos. Estos estándares han sido adoptados por los organismos de certificación más importantes de Europa, por muchos Estados miembros y por la Unión Europea, en concreto como parte de su esquema Europass, un sistema diseñado para hacer que las habilidades sean más transparentes y comparables entre los Estados miembros. Uno de los objetivos primordiales del Día Europeo de las Lenguas es reafirmar la idea de que el aprendizaje de lenguas es un proceso de formación permanente. Muchos adultos creen que, habiendo perdido (o desaprovechado) la oportunidad de adquirir una nueva lengua durante sus años de educación formal, es demasiado tarde para  reanudar el proceso. Pero no lo es. En toda Europa existen clases, programas y técnicas (desde libros a CD-ROMs) para mejorar las destrezas / competencias lingüísticas.  Lo que a menudo falta es la motivación para superar el “factor miedo a las lenguas”. Muchas personas desarrollan sus competencias lingüísticas tras dejar la escuela o la universidad, lo que no es sorprendente si tenemos en cuenta que el aprendizaje de lenguas en la escuela con frecuencia se convierte en una obligación en lugar de una oportunidad. Es solo cuando comenzamos a explorar el mundo exterior, ya sea por motivos laborales o lúdicos, que nos damos cuenta del valor de otros idiomas.
Y recuerda que cada lengua que se aprende resulta progresivamente más fácil. Por tanto,  una vez superada la dificultad inicial, no lo dudes, si te apetece probar el húngaro o el cantonés, ¡ponte manos a la obra!

Leer más:

http://edl.ecml.at/Home/Movingintothepolyglotage/tabid/2970/language/es-ES/Default.aspx

Las lenguas de Europa

Es difícil decir cuántas lenguas se hablan en el mundo. Aunque esta afirmación es cierta, no deja de sorprender a aquellos que no se dedican a la Lingüística.  En Europa esta situación no es ajena.

En el continente europeo hay lenguas que casi se habían dejado de hablar y que en los últimos tiempos han vuelto a utilizarse (por ejemplo el tártaro de Crimea, hablado por un pueblo que sufrió la deportación). Lenguas que llegan con las personas que las utilizan (como actualmente el chino). Lenguas que, por voluntad de las sociedades que las convierten en un elemento de identificación y cohesión social, nacen a partir de otras que ya existían (por ejemplo el luxemburgués, que originariamente era una variante local del alemán), y lenguas que parecen resucitar (por ejemplo el córnico). También existen, lamentablemente, lenguas que lentamente desaparecen, como el aragonés. Si se consideran todos estos elementos, se concluye que es difícil decir cuantas lenguas se hablan en Europa.

De todas formas, se puede considerar que el número de lenguas habladas en el continente europeo, desde el océano Atlántico a la cordillera de los Urales (sin tener en cuenta el Cáucaso), llega a setenta, sin contar las distintas lenguas de signos de las diversas comunidades de personas sordas ni de todas las lenguas que utilizan cotidianamente los nuevos europeos llegados de todas partes del mundo.

La mayoría de estas setenta lenguas pertenece a la familia indoeuropea, lo que significa que tienen un origen común y que, por lo tanto, se asemejan, aunque estas similitudes – por ejemplo, entre el italiano y el sueco – con frecuencia pueden ser detectadas solamente por los especialistas y no son nada evidentes a simple vista. También hay en Europa lenguas de las familias urálica (por ejemplo el finlandés, el estonio, el saami  o el húngaro) y altaica (por ejemplo el turco o el tártaro), una lengua de la familia afroasiática, el maltés, emparentado con el árabe y una lengua sin familia conocida, el vasco.

En Europa son indoeuropeas las lenguas bálticas (el letón o el lituano), las célticas (el gaélico irlandés, el galés o el bretón), las eslavas (el ruso, el polaco o el macedónico), las germánicas (el inglés, el alemán, el frisón o el islandés) y las románicas (el catalán, el rumano, el castellano o el occitano), y también el griego, el albanés y el romaní, la lengua indo-irania que hablan tantos gitanos europeos.

A lo largo de la historia, las lenguas europeas han prestado palabras las unas a las otras – y también de lenguas de otros continentes – en una interrelación fecunda.  Por ejemplo, el turco ha dado a un gran número de lenguas europeas palabras como haviar (caviar) y yoghurt (yogurt).  La palabra sauna, existente en muchas lenguas, proviene del finlandés.

El desafío principal que las sociedades europeas han de afrontar hoy en día es el de continuar manteniendo la diversidad lingüística que, sin contradicción con una notable unidad cultural, siempre han desarrollado, junto con las lenguas de la inmigración de tanta importancia actual. Esto significa encontrar fórmulas de comunicación supranacional que no favorezcan la hegemonía de ninguna lengua y también dar vida a todas las lenguas del continente que, por razones económicas o políticas, se encuentran en una situación de debilidad que amenaza su supervivencia.

Fuente:

http://www10.gencat.cat/casa_llengues/AppJava/es/diversitat/diversitat/llengues_europa.jsp

Mapa interactivo:

http://recursos.cnice.mec.es/latingriego/Palladium/cclasica/esc421dt01.htm

Las lenguas y sus dialectos

En el tema lingüístico, como en otros tantos ámbitos, no todos los puntos de vista coinciden. Uno de los mayores problemas surge al tener que dictaminar si un determinado idioma es lengua propia o dialecto. Es posible que la pregunta que se deba realizar no sea el cómo, sino a quién corresponde tomar una decisión al respecto. En tal caso, hagámonos la pregunta: ¿a quién compete decidir cuáles son las lenguas propias de Europa?

En nuestra opinión, la comunidad lingüística está perfectamente legitimada para reivindicar una lengua como propia, por lo que, en la medida de lo posible, será el criterio comunitario el que determine este aspecto. Una vez aclarado dicho punto, habrá que ver si se dispone de la capacidad suficiente para llegar a todos los rincones y si se satisfacen los deseos de todas las comunidades. En tal sentido, es posible que la información que facilitamos esté incompleta.

En cualquier caso, y tal como anteriormente hemos señalado, no todas las posturas se muestran de acuerdo respecto a este tema; muchas veces, lo que para unos es dialecto, otros consideran lengua propia, y viceversa. Por tal motivo, es posible que la clasificación realizada por los expertos Kloss y McConnell (1984), en la que dividen las lenguas en dos grupos (lenguas aceptadas y lenguas discutidas), nos resulte esclarecedora. Dentro del primer grupo podríamos incluir, por ejemplo (lo indicado entre paréntesis es la segunda opción), el alsaciano (variante del alemán), el asturiano (variante del castellano), el friulano (variante del romanche), el gallego (variante del portugués), el careliano (variante del finlandés), el corso (variante del italiano), el occitano (variante del francés), el sardo (variante del italiano), el cimbrio (variante del alemán), el gagauzo (variante del turco), el istro-rumano (variante del rumano) y el kashubo (variante de polaco).

Mención especial merece, por otra parte, el caso del occitano, ya que para algunos autores el francoprovenzal, el occitano y el gascón -éste último considerado dialecto del aranés- son lenguas propias (Price 2000), y en opinión de otros, en cambio, variables del occitano (Comrie, Matthews, Polinsky 2003).

Las lenguas minoritarias

¿Cuáles son las lenguas minoritarias? En términos generales, podríamos decir que son lenguas minoritarias aquéllas que no reciben ninguna protección por parte de los Estados, o que, de recibirla, lo hacen en condiciones de auténtica precariedad. En otras palabras, se trata de las lenguas que no tienen la consideración de oficiales porque el Estado atribuye dicho título a otro idioma.

En ocasiones, aun cuando el Estado haya otorgado a una lengua el status oficial, es posible que en la práctica se encuentre totalmente desatendida como consecuencia de haber condicionado su uso y desarrollo en exceso con respecto a otra lengua. También las incluiremos entre las minoritarias.

En otros casos, es posible que un idioma declarado oficial y cuya práctica se encuentre protegida tenga todavía la condición de lengua minoritaria, bien por ser reciente la adquisición de tal status, bien porque previamente haya estado discriminada, bien porque todavía no ha llegado a alcanzar la situación propia de una lengua normalizada.

Existe, además, otro tipo de lengua minoritaria: es el supuesto de aquellas lenguas cuya oficialidad se extiende sólo a una parte del Estado. En tales casos, es posible que el idioma en cuestión se encuentre marginado en las zonas en las que se emplea otra lengua y donde tendría la condición de lengua minorizada. Este hecho se repite en múltiples países de Europa: por ejemplo, con el alemán en Dinamarca e Italia, con el danés en Alemania, con el eslovaco en Italia y Austria, con el estonio en Finlandia, con el griego y el francés en Italia, con el húngaro en Austria y con el sueco en Finlandia. En el presente trabajo dejaremos estas circunstancias lingüísticas de lado.

Leer más:

http://www.euskonews.com/0243zbk/gaia24303es.html

Sesenta lenguas minoritarias europeas luchan por sobrevivir

Más allá de las 23 lenguas que la UE reconoce como oficiales, hay 46 millones de europeos, cerca del 10 por ciento, que hablan 60 lenguas consideradas «minoritarias o regionales». Algunas de estas lenguas gozan de un nulo reconocimiento por los propios Estados-nación. Sólo 9 Estados de la Unión consideran cooficial una o más lenguas distintas a la nacional: Italia, España, Finlandia, Bélgica, Reino Unido, Irlanda, Luxemburgo o Malta. Si bien es cierto, en Bélgica más que cooficialidad lo que existe es una división político-lingüística que puede acabar con la división real de Bélgica en dos países.

Francia, Bulgaria, Grecia y Polonia son los Estados más restrictivos con el multilingüismo y no aceptan la oficialidad de ninguna de las lenguas minoritarias que se hablan en sus territorios estatales. La Unesco cifra en 30 las lenguas minoritarias europeas que corren serio peligro de quedar extinguidas en no muchos años. Algunas de ellas ya están en estado vegetativo. Como el romaní, lengua del pueblo gitano que sufre la misma estigmatización que la etnia gitana. Sólo en Finlandia es oficial el habla del pueblo gitano.

Esta misma situación de agonía vive el yidis que hablan las comunidades judías de Centroeuropa. El extermino de los nazis contra los judíos acabó también con la lengua de los judíos centroeuropeos. El lombardo, lengua minoritaria de la región italiana de Lombardía, también agoniza ante la total desprotección del Estado italiano. Además de España, en otros tres Estados de la UE está reconocido el multilingüismo. El inglés comparte oficialidad con el gaélico en Irlanda y con el maltés en Malta; Luxemburgo reconoce tres idiomas oficiales, luxemburgués, francés y alemán; y en Finlandia los finlandeses se pueden dirigir a sus instituciones nacionales en finés, finlandés o sueco.

Sólo 6 lenguas minoritarias superan el millón de hablantes, siendo la más hablada el catalán. Más de 7 millones de personas se comunican en catalán en España, Francia o en la pequeña ciudad de Alghero situada en la isla italiana de Cerdeña. La UE considera al catalán como «lengua de comunicación» y cualquier ciudadano puede dirigirse y ser respondido en catalán por las instituciones comunitarias, pero no todas las lenguas regionales gozan de la misma fortuna. Cataluña es la única región de la UE que cuenta con una Oficina de Información del Parlamento Europeo que difunde contenidos informativos europarlamentarios exclusivamente en catalán.

El gallego es usado por casi 2,5 millones de europeos. El occitano, lengua de los trovadores medievales, lo practican a diario más de dos millones de personas entre España, Italia o Francia. El gaélico, herramienta de entendimiento de 500.000 europeos es la lengua oficial de Irlanda y Escocia aunque no son lenguas mayoritarias en sus territorios. El sardo, lengua romance autóctona de la región italiana de Cerdeña, lo utilizan más de 1.300.000 de europeos. En Italia también se habla el siciliano, lengua de la isla de Sicilia descendiente del latín vulgar y con influencias del griego, árabe, francés, provenzal, catalán y español. El siciliano no es oficial ni está protegido y su cada vez más reducido uso se concentra en los sicilianos de mayor edad.

Existen lenguas minoritarias con más hablantes que algunas lenguas nacionales y oficiales de la UE. El caso maltés, una de las 23 lenguas oficiales en la UE, es paradigmático al ser sólo hablado por 400.000 personas. El euskera, en España; el galés, en Reino Unido; el bretón, franco-provenzal o el corso, en Francia; el frisón, en Países Bajos; el mirandés, en Portugal; o el albanés, armenio, macedonio, tártaro o ruteno, en Rumanía, son también lenguas europeas que perviven en Europa con mayor o menor protección.

España es un Estado ejemplar para los defensores del multilingüismo, aunque existen lenguas o dialectos en España que no disfrutan de ninguna protección oficial y están en riesgo de desaparición. Como le ocurre al asturiano, aragonés o la fala extremeña, lengua galaico-portuguesa hablada en los pueblos de San Martín de Trevejo, Eljas y Valverde del Fresno, en el extremo noroeste de Extremadura.

Leer más:

http://www.euroxpress.es/index.php/noticias/2012/10/1/sesenta-lenguas-minoritarias-europeas-luchan-por-sobrevivir/

El multilingüismo, seña de identidad de la Unión Europea

A cualquier persona que haya conocido el continente europeo en los últimos veinte años no le cabrá duda de que la realidad lingüística de Europa está cambiando. En 1987, un tercio de los ciudadanos encuestados pertenecientes a la CEE declaraba poder comunicarse en una lengua extranjera; en 2000 afirmaba poder hacerlo el 53%, cifra que en 2005 había ascendido al 56% y que con toda probabilidad continuará haciéndolo en años venideros.16

Frente a lo que vivieron las generaciones anteriores, la práctica totalidad de los jóvenes de la UE tiene acceso al aprendizaje de lenguas en la escuela sin necesidad de pertenecer a la élite socioeconómica de sus países. La mayoría de ellos no solo está estudiando idiomas en mucha mayor proporción que sus padres, sino que tiene acceso a un mayor número de lenguas, lo está haciendo desde una edad mucho más temprana y además de manera más efectiva.

Este cambio no solo en las habilidades lingüísticas de los europeos sino en la concienciación por parte de los gobiernos de la importancia de las lenguas en la preparación de sus ciudadanos no podría haberse llevado a cabo sin la profunda convicción, presente desde la fundación misma de la UE, de las ventajas del multilingüismo. Es necesario precisar que se habla de multilingüismo, en el contexto europeo, con dos significados: por un lado, en referencia a la coexistencia de varias comunidades lingüísticas en un mismo territorio y, por otro, a la capacidad de las personas para utilizar varios idiomas. Este último es al que nos referiremos en adelante.

El multilingüismo, reflejo del lema europeo de la «Unidad en la diversidad», se ha convertido en una verdadera seña de identidad de la Unión Europea y aspira a serlo también de sus ciudadanos. Como afirmaba Leonard Orban, primer comisario en incorporar el multilingüismo a su cartera, «es un fenómeno que se encuentra en el código genético de la UE»17. La opción multilingüe ha supuesto un reto para los responsables europeos, quienes han sabido ver más allá de su dificultad y complejidad las considerables ventajas que conlleva para el proyecto europeo y para sus habitantes en aspectos tales como la preservación de la diversidad cultural, el enriquecimiento personal, la integración y la tolerancia, la proyección internacional, el acceso a la información, las relaciones paneuropeas, el aprovechamiento de las oportunidades del mercado único o la competitividad laboral.

La promoción del aprendizaje de lenguas entre los habitantes de los países miembros ha revestido particular dificultad debido a que la competencia tanto en la organización de los sistemas educativos como en el diseño de los planes de estudio recae en los estados. Por este motivo, tal y como ha expuesto Jean Monnet (2010), la labor de la UE ha debido reducirse a «contribuir, fomentar la cooperación, apoyar y completar lo que hagan los Estados miembros»18. Regidos por el principio de subsidiariedad, ha sido cada país quien ha emprendido los cambios necesarios según sus circunstancias para adaptarse a las políticas europeas. Hasta llegar a este punto, la UE ha debido recorrer un largo camino en el que ha ido definiendo los puntos principales de su política lingüística, persuadiendo a los países miembros de la importancia de las lenguas y creando un marco legal alrededor del cual articular las reformas. Solo después de una andadura de décadas ha conseguido, en los últimos diez años, el compromiso formal por parte de los gobiernos de los 27 países de la UE de adecuar sus estructuras educativas a sus recomendaciones e iniciar las reformas que tienen lugar hoy en día en cada uno de los estados.

Preguntas sobre el multilingúismo en la UE

¿Cuáles son las lenguas oficiales de la UE?

Las 24 lenguas oficiales de las instituciones de la Unión Europea son: búlgaro, croata, español, checo, danés, alemán, estonio, griego, inglés, francés, irlandés, italiano, letón, lituano, húngaro, maltés, neerlandés, polaco, portugués, rumano, eslovaco, esloveno, finés y sueco.

¿Quién decide cuáles son las lenguas oficiales de la UE?

El Consejo de la Unión Europea, donde todos los Estados miembros de la UE están representados, lo decide por unanimidad. Antes de su adhesión a la UE, cada futuro Estado miembro decide cuál va a ser la lengua oficial que va a utilizar en la UE. Cualquier cambio posterior —añadir una nueva lengua oficial o suprimir una existente— deberá ser aprobado por unanimidad de todos los Estados miembros en el Consejo.

¿Qué ocurre con las lenguas regionales habladas en los Estados miembros?

El Consejo de la UE, es decir todos los Estados miembros, ha decidido que las instituciones de la UE puedan utilizar también lenguas reconocidas por la constitución de un Estado miembro, aun cuando no sean lenguas oficiales de la UE. Las instituciones de la UE tienen un acuerdo con el Gobierno español sobre la utilización del vasco, el catalán y el gallego en los documentos. Existe un acuerdo similar sobre el uso del galés y el gaélico escocés con el Gobierno británico. En ambos casos, las traducciones las proporciona el Gobierno del Estado miembro de que se trate, en el momento en que se necesiten, y corren a su cargo.

La interpretación desde (pero no hacia) el vasco, el catalán/valenciano/balear y el gallego se facilitará, previa solicitud, para determinadas formaciones del Consejo con los representantes regionales, así como en las reuniones plenarias del Comité de las Regiones y el Comité Económico y Social Europeo. En las reuniones de la Comisión no está previsto el uso de lenguas españolas. El coste de esta interpretación correrá a cargo del Estado miembro de que se trate. Las autoridades galesas y escocesas tienen un acuerdo similar.

¿Por qué promueve la Comisión Europea el multilingüismo?

Porque quiere: 1) promover el diálogo intercultural y una sociedad más integradora; 2) ayudar a los ciudadanos de los 28 Estados miembros a desarrollar un sentido de la ciudadanía de la UE; 3) dar oportunidades a la gente joven para que estudie y trabaje en el extranjero y 4) abrir nuevos mercados a las empresas de la UE para que compitan a nivel mundial.

En pocas palabras, ¿cuál es el objetivo de las políticas lingüísticas de la UE?

La finalidad de las políticas lingüísticas de la UE es proteger la diversidad lingüística y fomentar el conocimiento de lenguas por razones de identidad cultural e integración social y porque los ciudadanos multilingües se encuentran en mejor situación para aprovechar las oportunidades educativas y laborales en el mercado único.

El objetivo es una Europa en la que todo el mundo, desde una edad muy temprana, aprenda al menos dos lenguas, además de la materna. El objetivo «lengua materna +2» fue establecido por los Jefes de Estado o de Gobierno de la UE en la Cumbre de Barcelona, celebrada en marzo de 2002.

¿Cuál es el coste del multilingüismo en las instituciones europeas?

El coste total de la traducción y la interpretación en todas las instituciones de la UE (la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, el Consejo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el Tribunal de Cuentas Europeo, el Comité Económico y Social Europeo y el Comité de las Regiones) es de unos mil millones de euros al año. Esto representa menos del 1 % del presupuesto de la UE, poco más de dos euros por ciudadano. La Comisión Europea tiene unos 3 000 traductores e intérpretes.

¿Protege la legislación de la UE el uso de lenguas?

La legislación de la UE protege los derechos y las obligaciones de la UE en lo que respecta a las lenguas. Por ejemplo, el Tratado de la Unión Europea (artículo 3) y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (artículos 21 y 22) prohíben la discriminación por motivos de idioma y declaran que la Unión deberá respetar la diversidad lingüística.

El primer Reglamento comunitario, aprobado en 1958, exige a las instituciones comunitarias que traduzcan la legislación a todas las lenguas oficiales de la UE y que respondan a las preguntas de los ciudadanos en la misma lengua en que esté redactada la pregunta (artículo 2, y artículos 20 y 24 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea).

¿Tiene previsto la UE reducir el número de lenguas oficiales?

No, porque el sistema actual se aplica en interés de la democracia y de la transparencia. Ningún Estado miembro está dispuesto a renunciar a su propia lengua y los países candidatos quieren añadir la suya a la lista de lenguas oficiales.

¿Sería la solución una lengua para todos?

En ocasiones se sugiere que la UE debería adoptar una lengua única, paneuropea, como el latín o el esperanto. Sin embargo, puesto que casi todo el mundo debería aprender una u otra lengua a partir de cero, esta solución también sería difícil y no demasiado útil en las relaciones con el resto del mundo. Formar a los profesores y enseñar una nueva lengua a casi 500 millones de europeos exigiría mucho tiempo y recursos. La idea de que una única lengua podría ser la solución para todas las necesidades lingüísticas es excesivamente simplista. Por ello, el compromiso de la Comisión a favor del multilingüismo fomenta la diversidad más que la uniformidad.

¿Qué gano con aprender una lengua?

En tiempos de creciente desempleo, la capacidad de utilizar y comprender idiomas es un activo para el desarrollo personal, la empleabilidad y la competitividad de las empresas. Entender una lengua extranjera también contribuye a que las personas tengan acceso a las diferentes culturas y fomenta la comprensión mutua.

¿Por qué son las lenguas importantes para las empresas?

Porque es útil conocer la lengua de su cliente. En 2006, se llevó a cabo un estudio para la Comisión Europea a fin de evaluar el coste que supone para las empresas de la UE el hecho de no tener conocimientos de idiomas. Los resultados apuntan a que miles de empresas europeas desaprovechan oportunidades comerciales y pierden contratos cada año por carecer de conocimientos lingüísticos. En el estudio se ha estimado que el 11 % de las PYME exportadoras europeas (945 000 empresas) podrían estar perdiendo contratos por problemas de comunicación.

¿Qué piensan los europeos sobre el aprendizaje de lenguas?

Según una encuesta del Eurobarómetro realizada en 2012, casi nueve de cada diez europeos consideran que la capacidad de hablar idiomas es muy útil, y el 98 % de los encuestados afirma que el dominio de lenguas será beneficioso para el futuro de sus hijos. Los europeos son perfectamente conscientes de las ventajas del multilingüismo: el 72 % de estos está de acuerdo con el objetivo marcado, y el 77 % cree que debería ser una prioridad; el 53 % utiliza lenguas extranjeras en el trabajo, y el 45 % cree que tiene un mejor trabajo en su propio país gracias a sus competencias en lenguas extranjeras.

¿Cuál es el nivel de los europeos en la utilización de las lenguas?

El país de la UE más multilingüe es Luxemburgo, donde el 99 % de los ciudadanos domina al menos una lengua extranjera. Sin embargo, el número de los europeos que dicen que pueden comunicarse en una lengua extranjera ha disminuido levemente, pasando del 56 % al 54 %. Las pruebas efectuadas entre alumnos adolescentes en 14 países europeos demuestran que solamente el 42 % de ellos es competente en su primera lengua extranjera y solamente un 25 % en su segunda. Un número significativo —el 14 % en el caso de la primera lengua extranjera y el 20 % en el de la segunda— no alcanza siquiera el nivel de «usuario básico».

El porcentaje de alumnos que son competentes en su primera lengua extranjera oscila entre el 82 % de Malta y Suecia (donde el inglés es la primera lengua extranjera) y solamente un 14 % en Francia (para el inglés) y un 9 % en Inglaterra (para el francés). Internet ha animado a las personas a mejorar sus competencias «pasivas» de comprensión oral y lectura en lenguas extranjeras. El número de europeos que utiliza regularmente lenguas extranjeras en internet gracias a las redes sociales, por ejemplo, ha aumentado en diez puntos porcentuales, pasando del 26 % al 36 %.

Leer más:

http://europaerestu.eu/preguntas-sobre-el-multilinguismo-en-la-ue/

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

http://es.globalvoicesonline.org/2010/07/16/europa-concurso-de-video-sobre-multilinguismo/

Le Multilinguisme en Belgique

Bilinguisme officiel

L’année 1873 constitue une date importante, car elle marque la reconnaissance, au plan juridique, du bilinguisme dans le royaume de Belgique. Après 1919, la grande majorité des Flamands souhaitent que le néerlandais soit utilisé comme langue dans l’administration, l’enseignement et les universités. D’où le compromis de la « partition linguistique de 1921 ». Le gouvernement reconnaît l’unilinguisme territorial et crée trois régions linguistiques : la Flandre où l’on parle le néerlandais, la Wallonie où l’on parle le français et la région de langue allemande.

A partir des années 60, les querelles communautaires entre Flamands et Wallons se multiplient : des voix s’élèvent au sud du pays pour demander plus d’autonomie pour la Wallonie en matière économique, alors que les revendications flamandes de l’époque portent surtout sur des questions culturelles. Interruption des hostilités en 1962 avec le vote des lois Gilson, qui fixent une fois pour toutes la frontière linguistique entre la Flandre et la Wallonie et prévoient également des «accommodements» pour les Flamands et les Wallons résidant dans des communes mixtes, également appelées «communes à facilités».

Unilinguisme territorial

L’affaire de la scission de l’Université Catholique de Louvain en 1967 débouche sur une grave crise politique. Il faudra attendre les réformes constitutionnelles de 1970-1971 puis celles de 1980 pour transformer la Belgique en un État communautaire et régionalisé, puis celles du 1er janvier 1989 et du 15 février 1994 pour en faire un État fédéral. Le principe de la séparation territoriale des langues est désormais scellé par la division du pays en quatre zones linguistiques.

La Belgique compte aujourd’hui trois langues officielles : le néerlandais, le français, l’allemand ; trois communautés (la Communauté française, la Communauté néerlandaise et la Communauté germanophone) et trois régions (la Région flamande, la Région wallonne et la Région de Bruxelles-Capitale). En 1980, les compétences des régions ont été définies : aménagement du territoire, logement, politique économique. L’enseignement fait partie des prérogatives communautaires depuis 1988. En 1993, le gouvernement fédéral leur attribue l’agriculture, le commerce extérieur, les programmes sociaux et augmente les moyens financiers des gouvernements et Parlements communautaires et régionaux. Depuis 2001, ces compétences financières ont encore été renforcées.

On estime que sur 10 millions d’habitants, 60% sont néerlandophones et 40% francophones. Une minorité d’environ 67.000 personnes parlent la troisième langue, l’allemand. A l’heure actuelle, tandis que les partis francophones plaident pour un statut quo institutionnel, les partis flamands, forts du dynamisme économique de la région Flandre sont poussés par leur parti d’extrême droite. Le plus important d’entre eux, la coalition anti-immigration Vlaams Blok s’est vu interdire suite au jugement en novembre 2004 de la Haute Cour de Justice belge la qualifiant groupe criminel incitant aux discriminations et au racisme. Le parti fut recréé sous le nom de Vlaams-Belang, obtient toujours près de 30% des voix et s’obstine à réclamer toujours plus d’indépendance pour la Flandre, plaidant même pour le séparatisme. Et si la Belgique connaît des problèmes avec seulement trois langues, comment l’Europe pourrait-elle réussir avec 20 ?

Des langues à part

La France, dont la seule langue officielle est le français, consacre dans la loi Toubon de 1994, le caractère obligatoire de l’enseignement en français. Des idiomes régionaux comme le breton et le corse, enseignés dans certains établissements scolaires, ne disposent donc pas de reconnaissance officielle et la France refuse toujours de ratifier la Charte européenne des langues régionales et minoritaires qui consacre le droit imprescriptible de pratiquer une langue régionale dans la vie privée et publique. En Espagne, la Constitution de 1978 reconnaît comme langues co-officielles dans les régions le catalan, le basque et le galicien, à égalité avec le castillan. De même, au Royaume-Uni, le gaëlique écossais est reconnu comme la langue officielle en Ecosse, le gallois au Pays de Galles. Tous ces idiomes régionaux sont enseignés dans les écoles et utilisés dans l’administration aux côtés de l’anglais.

Source:

http://www.cafebabel.fr/culture/article/la-belgique-laboratoire-linguistique.html

Quel rôle joue le multilinguisme ?

La Commission européenne promeut le multilinguisme. Son objectif est que tous les citoyens européens apprennent deux langues outre leur langue maternelle. Que pensez-vous de cette approche ?

La diversité linguistique est une catastrophe si elle ne s’accompagne pas de multilinguisme. Qu’il s’agisse d’une ville ou d’un continent, on ne peut bien vivre ensemble que si on partage une ou plusieurs langues. Même si elle ne se permet pas de le dire aussi franchement, la Commission sait, qu’un multilinguisme efficace à l’échelle européenne doit inclure la compréhension par tous d’une même lingua franca et que cette lingua franca, pour des raisons historiques et non linguistiques, est et restera l’anglais. Mais elle sait aussi que le partage d’une lingua franca n’est pas un substitut parfait à la connaissance de la langue de l’autre.

En Belgique par exemple, si un Wallon parvient à communiquer avec un Flamand parce qu’ils ont chacun appris l’anglais, c’est mieux que si, faute de langue commune, ils ne parlent jamais l’un avec l’autre et se contentent de parler l’un de l’autre. Mais c’est bien mieux encore pour le Wallon de manifester aux Flamands le respect qu’il a pour eux et pour leur langue en faisant l’effort d’apprendre le néerlandais et de le parler — et réciproquement. L’objectif langue maternelle plus deux est donc un objectif louable.

Mais même dans un pays comme la Belgique qui compte trois langues officielles différentes de l’anglais il est bien difficile à atteindre : selon le dernier Eurobaromètre spécial Langues (2012) seuls 20 % des Wallons parlent plus qu’un néerlandais élémentaire. Dans toute l’Europe continentale, nous nous acheminons aujourd’hui rapidement vers un bilinguisme généralisé avec l’anglais. Mais en dehors de cas particuliers comme la région bruxelloise ou le Grand-Duché de Luxembourg, le trilinguisme généralisé restera l’apanage de personnes issues de l’immigration qui parviennent — comme c’est souhaitable — à conserver leurs langue d’origine et d’une élite instruite capable et désireuse d’apprendre une ou plusieurs autres langues.

L’allemand : petite ou grande langue ?

En Belgique, l’allemand est considéré comme une langue minoritaire, mais avec environ 100 millions de locuteurs, elle est la langue la plus parlée dans l’Union. Quel avenir voyez-vous pour l’allemand dans votre pays et en Europe ?

Le site languageknowledge.eu décompose utilement les données linguistiques de l’Eurobaromètre. On peut y voir que l’allemand n’est plus la langue la plus connue de l’Union. En tant que langue maternelle, en revanche, l’allemand est encore la langue maternelle la plus répandue de l’Union, mais il est en régression rapide. En tant que langue maternelle des Européens de moins de 40 ans, l’anglais l’a déjà rattrapé et le français n’est pas loin. Il n’est donc pas certain que l’allemand puisse conserver son rang actuel parmi les langues de l’Europe et du monde. Il ne pourra le faire que si l’Autriche, la Suisse et surtout bien sûr l’Allemagne parviennent à compenser la baisse démographique des germanophones de souche grâce à l’accueil sur leur territoire d’un grand nombre d’immigrants et à l’acquisition par ceux-ci de la langue officielle de ce territoire.

Je soutiens dans mon livre qu’il est légitime d’accorder un privilège, en plus de l’anglais, à l’allemand et au français, et cela moins pour représenter les deux principales familles linguistiques de l’Union européenne que pour reconnaître le rôle décisif qu’ont joué l’Allemagne et la France dans le processus inédit dont les institutions européennes sont issues.

En Belgique l’allemand représente moins de 0,5 % en tant que langue maternelle mais occupe une robuste troisième place, après l’anglais et le français mais avant le néerlandais, en tant que langue apprise. Cette belle performance, il ne la doit guère au fait d’être une des langues officielles de la Wallonie et donc de la Belgique, mais bien davantage à sa proximité linguistique avec le néerlandais. L’avenir, ici, dépendra certainement de l’ampleur des échanges économiques avec l’Allemagne. Il dépendra aussi de la confirmation de la Communauté germanophone en tant que quatrième deelstaat de la fédération belge et de sa capacité d’user de ce statut pour dynamiser son économie et accroître sa population. Et il dépendra enfin du développement continu de la société civile pan-européenne présente à Bruxelles, et donc en particulier de la présence active dans la vie culturelle et sociale bruxelloise de personnalités et d’institutions issues des deux Etats-membres germanophones de l’Union, à commencer par le Goethe-Institut.

La langue, un critère identitaire ?

La langue n’est pas qu’un moyen de communication, elle exprime aussi l’identité. En France, traditionnellement et théoriquement, chaque Français doit maîtriser la langue nationale. L’espace germanophone était déjà très étendu bien avant que l’Allemagne soit un État. Comment envisagez-vous, en tant que Belge, la relation entre la langue et l’identité ?

Une enquête récente de la Vrije Universiteit Brussel révèle que seulement 5 % des Bruxellois s’identifient en premier lieu comme francophones et 1.5 % comme francophones, alors que plus de 54 % s’identifient en premier lieu comme citoyens de leur commune ou de Bruxelles. J’estime, peut-être un peu en tant que Belge mais certainement en tant que Bruxellois, que c’est très bien ainsi. Dans le monde qui est aujourd’hui le nôtre, il importe en effet plus que jamais que nos identités politiques ne soient pas ethniques — que l’ethnie se définisse par la race, la langue ou la religion — mais territoriales. Une identité politique doit pouvoir être pleinement partagée par toutes celles et tous ceux qui cohabitent dans un territoire et y forment une communauté de destin.

Ceci n’enlève rien à l’importance du partage d’une langue — ou, exceptionnellement, comme à Bruxelles, de plusieurs langues — pour qu’une communauté politique, puisse bien fonctionner, ni donc à la légitimité d’exiger l’apprentissage de cette langue pour quiconque veut s’installer durablement dans le territoire concerné. Mais la langue n’est ici qu’un instrument essentiel de communication, de coordination, d’argumentation, d’exhortation, de mobilisation. Elle n’a pas la prétention d’être constitutive de l’« âme » d’un peuple, de son identité profonde, de son essence éternelle. Heureusement, elle n’a pas besoin d’être tout cela pour qu’on l’aime, ni pour qu’on admire la pensée qui s’y exprime, ni pour qu’on apprécie les gens qui la parlent.

Avec votre famille vous parlez néerlandais, français, anglais et italien. Parlez-vous aussi l’allemand ? Il n’y a aucune langue que j’aime autant prononcer que l’allemand, il n’y a aucun penseur qui y ait eu autant d’impact sur mon adolescence que Friedrich Nietzsche, et il n’y a rien que je puisse reprocher davantage à mes nombreux amis germanophones que de parler si bien et si volontiers l’anglais qu’ils m’empêchent d’entretenir mon allemand.

Source:

http://www.goethe.de/ins/be/bru/kul/dub/spr/fr11893431.htm

Vidéo:

Vidéo:

http://www.rts.ch/video/info/journal-19h30/5893789-les-enfants-belges-ne-sont-pas-obliges-d-apprendre-une-langue-nationale-comme-seconde-langue.html

Vidéo:

http://www.francetvinfo.fr/monde/europe/video-belgique-une-ville-flamande-bannit-le-francais-de-la-mairie_405197.html

Vidéo:

http://www.lalibre.be/actu/belgique/la-connaissance-du-francais-au-plus-bas-en-flandre-53f4226e35702004f7e03313

Multilingualism in Africa

Africa is home to some of the most multilingual cities in the world, for many different reasons and in many different ways. Africa’s economic development affects this multilingualism, both encouraging it and, in some cases, threatening it.

A report recently published by Proceedings of the Royal Society B has raised yet another alarm for the world’s minority languages and examines why they are disappearing. Economic dominance by one language is a major factor. The report considers how to help languages – and the cultures they represent – survive. In light of these findings and recommendations, we should consider the fate of languages in Africa, how they are affected by development, as well as the role they could play in Africa’s economic growth.

Out of the nearly 7000 languages spoken in the world today, over 2000 of them are spoken in Africa. Southern Africa in particular has incredible diversity, being home to 1500 languages. Many cities, such as those in South Africa where 11 official languages are spoken, have a large number of different, and established, linguistic groups living side by side. Also, due to Africa’s development its cities are growing rapidly – groups of people who speak minority languages move into cities, bringing their languages with them. In the same way, development, trade and political factors also mean that large numbers of people move to different countries in Africa, or come to Africa from all over the world, especially for the exploitation of the continent’s rich natural resources. Cities in Africa have never been more multilingual than they are today.

But what does it mean for a city to be multilingual? The word carries different meanings. It can mean simply that different languages co-exist in a city, and inhabitants may or may not speak multiple languages in large numbers. Multilingualism also refers to one person who can speak two or more languages, and some measure multilingualism in cities according to how many people are bi- or multilingual.

African cities are known for high numbers of multilingual inhabitants. The vast majority of South Africans are at least bilingual, speaking either English or Afrikaans in addition to another South African language. A clear example of this in the fact that English is the most commonly used language in news, business and by the government, yet it is the mother tongue of only 10% of the population. South Africa also has a diverse immigrant population, adding hundreds of other languages to its cities.  Here, and in countries such as Nigeria and Kenya amongst numerous others, it is the norm for people to speak three to five languages at a functional level.

These numbers are impressive when compared to North America and areas in Europe. In the US, only 16% of inhabitants speak a second language. In Manchester, recently announced as the most multilingual city in Western Europe for the 200 languages present in the city, just less than 40% of inhabitants speak a second language. Although there are many bilingual people in Europe, the numbers drop when you look at people who speak three or more languages (less than 25%).

The Royal Society B report found that minority languages most at threat are those in North America, Europe and Australia. Languages are also disappearing more rapidly in more developed countries, such as Ume Sami in Scandinavian countries, Auvergnat in France and languages such as Upper Tanana in North America. The report urges governments to prevent this loss, as it means that unique cultures and histories will be lost as well.

The future of languages in Africa may well depend on the approach governments take towards linguistic diversity today and in the near future. While economic development does encourage diversity, it also can threaten it, depending on the social or structural support it receives.

For example, when speakers of minority languages move to cities, they will learn the dominant language because it is necessary for work, administration and day to day activities. Whether families keep their languages alive often depends on the area they move into, and whether there is an existing linguistic community there that can act as a support. This is the case in some cities, such as Ziguinchor in Senegal, where there are neighbourhoods where languages such as Joola, Pulaar and Mandinka dominate to a large degree. Where this is not the case, language skill can change greatly between generations in a family.

A typical case is of a couple or young family moving to a city where they speak the dominant language as well as their home language. As the children grow up in the city and attend schools, they tend to have a more “passive” understanding of their parent’s mother tongue – they understand it, but hardly speak it, and do not pass it on to their children. The “city’s” language is seen as more useful and practical and the other language (the minority or foreign language, or simply the language which is not economically dominant) is lost.

If the fate of minority languages in North America and Europe is to be avoided in Africa, governments are urged to encourage the presence of multiple, and minority languages. One of many positive results would be that this includes more population groups in business development, those who may be excluded because they are not very fluent in the dominant language. And scholars argue too that for governments interested in economic growth, investing in languages – education, translation and incorporating all of a country’s languages into development plans – would only enhance sustained development on the continent.

Source:

http://www.africaontheblog.com/future-multilingual-cities-africa/

Africa’s endangered languages

Nigeria

Ethnologue lists Nigeria as having 15 endangered languages, which is perhaps not surprising as it is the most linguistically rich country in Africa. UNESCO lists 14 as critically endangered, among them the Yangkam.

The Yangkam language is critically endangered, having only 100 speakers in 1996, and falling every year. Found in the Plateau state of Nigeria, it’s mostly those over 50 that still speak the language. Most indigenous Yangkam have shifted to speaking Hausa but maintain their Bashar identity. They are predominantly Muslim.

It is not clear how many speakers are left today.

Cameroon

Almost just as linguistically diverse as Nigeria, at 15, it has the highest number of critically endangered languages in Africa.

Of the critically endangered languages, Bikya and Bishuo are listed as having only one speaker left in 1986, therefore at the highest risk of extinction.

The rest include Akum, Bakole, Baldemu, Bung, Busuu, Cambap, Dimbong, Hijuk, Majera, Mono, Ndai, Njerep, Somyev and Zumaya.

Central African Republic

The country has three critically endangered languages, Birri, Bodo and Geme.

The Bodo, a language of the Bantu family, had 15 speakers left in 1996 and is nearly extinct. Located in the Haut-Mbomou Perfecture, Ethnologue reports that here were no more than three Bodo Bantu speakers per village.

Birri had 200 speakers left in 1996 while Geme had 500 in the same year.

Kenya

The East African country has three critically endangered languages left: The Yaaku, Elmolo and Omotik.

The Elmolo people live along the shores of Lake Turkana in the country’s north west. Matthias Brenzinger in the book Language Death suggests that their language was Cushitic in origin, but as they began to get assimilated by the neighbouring Samburu community, the language began to evolve into ElMolo-Samburu, a Nilotic blend of the two languages. According to Ethnologue, there were only eight speakers of this language left in 1994.

Also called ‘Mukogodo’, the Cushitic-affiliated Yaaku are a hunter-gatherer group that settled in the Mukogodo forest in Kenya. While transitioning from a hunter-gatherer lifestyle to pastoralism, the group decided to give up their old language at the beginning of the 1930s in favour of Maaasai. The language shift, according to Brenzinger, happened for a couple of reasons.

Being hunter-gatherers, they lived on game and honey hunting, which brought them problems during the colonial period when hunting became ‘poaching’. Thus, it became unwise to identify themselves as hunters.

Another reason is because they did not own cattle, they were considered by the neighbouring Maasai as poor, primitive and ‘living like animals’. These prejudices led the Yaaku to want to assimilate into the Maasai community. Only 50 speakers were left as at 1983.

The Omotik are also in the Rift Valley and were absorbed by the neighbouring Maasai. It had 50 speakers left in 1980 and is nearly extinct.

Chad

Ethnologue lists the country as having six critically endangered languages: Berakou, Noy, Massalat, Buso, Mabire and Goundo. However, Berakou, which had two speakers left in 1995 (all above the age of 60) is now listed as extinct by UNESCO. Most of the Berakou shifted to Chadian Arabic, Babalia Creole Arabic or Kotoko languages.

Mabire, with a population of 3 speakers in 2001, is likely to be extinct soon.

Ethiopia

The country has 90 individual languages of which one, Ongota, is the most critically endangered. According to Ethnologue, it had eight speakers in 2007. Located in the southeast Omo region, the speakers are older adults who are not supportive of the language’s maintenance, nor are they passing it down to the younger generation.

Somalia

The country has 13 individual languages. One of these, Boon, is nearly extinct. Boon roughly translates to ‘alien’ or ‘inferior’. According to Bernhard Helander in his book Vulnerable Minorities in Somalia and Somaliland, the Boon were outsiders composed of different groups who were adopted by other clans.

Despite their full integration into their new clans, some were still regarded as second class citizens and were subject to some forms of prejudice. The Boon speakers were 59 as at 2000.

South Africa

Africa’s largest economy has 13 listed individual languages according to Ethnologue. Three of these, Korana, Xiri and N|u are critically endangered.

The N|u (or Khomani) are related to the Khoisan hunter-gatherer group. About six speakers are left in 2013. The younger generation speak Nama or Afrikaans. The Korana and Xiri are also related to the Khoisan.

Namibia

Namibian black German – This is a form of pidgin spoken by Namibians who worked for German colonial administrators but didn’t learn proper German. It is listed as a critically endangered language although it’s not clear how many speakers remain at present.

Source:

http://www.africareview.com/Special-Reports/Africas-endangered-languages/-/979182/2008252/-/12yos0s/-/index.html

How should Africa teach its multilingual children?

The African child normally starts to struggle at school when he is about ten or 11 years old, at the beginning of the fifth year of primary school. Up until then most of his lessons were in his home language except for English (or another ex-colonial language), which is taught as a subject. Then it all changes. All of his classes are taught in English and because he does not use English very much apart from in school, he begins to fall behind, despite working hard. He thinks that perhaps he is just not a very good student, but what he does not know is that his teacher has also started to struggle because she has a limited understanding of English as well.

It’s a story of linguistic confusion played out across Sub-Saharan Africa every day. For decades, it has been known to African academics such as Emeritus Professor Ayo Bamgbose of Ibadan University as a root cause of children not fulfilling their potential, and has been tackled by African organisations such as the African Academy of Languages (ACALAN), UNESCO and the British Council.

The usual approach is based on an assumption (or red herring, according to Bamgbose) that, as early as possible, a child needs to be taught in a language that they will need for education at higher levels – particularly in order to access science and technology – to do business in a globalised world, and to engage actively as a citizen in wider society, including taking part in elections. Underpinning these arguments is a perceived need to use an ‘official’ language to unify a nation. More often than not, the official language chosen is an ex-colonial one. However, using a language of instruction that neither the teacher nor learner understands or uses particularly well produces poor results.

Many parents believe in this assumption and do not want their children educated in the local language. Some will say that this is because the parents themselves don’t understand the damage that can be done if a child is educated in a language they don’t understand. Certainly, UNESCO promotes the idea of mother tongue instruction. Indeed, since 1953, they have maintained that language is crucial for the development of individuals and societies, and therefore learning in one’s own language is a fundamental right.

Which language should African children be taught in?

UNESCO believes that the best way to educate children is through their mother tongue or home languages. However, some argue that producing learning materials in a variety of African languages is too costly in economic terms. Then there is the issue of the languages themselves. In South Sudan, for example, many languages are not even written down, and those that are often lack standardised orthographies, or writing systems. The major languages such as Dinka and Bari, which are spoken by 1.5 million and 800,000 people respectively, each have very little written in them. As a result, there is no tradition of written literature or journalism.

Organisations such as the Summer Institute of Linguistics (SIL) and the Ministry of Education have prepared a number of readers and basic text books for some languages, but there is an additional challenge to produce text books for subjects such as mathematics and science.

The new African language programmes in development

Various African initiatives have been developed to encourage governments to make greater use of African languages, including in the education system. ACALAN has identified 12 cross-border languages for use in regions across the continent, together with inherited ex-colonial languages. Examples include Lingala and Beti-Feng for Central Africa and Chichewa and Sestwana for Southern Africa.

The idea is to get African languages being used as a medium of instruction, just as English is in British schools, and Kiswahili is in Kenya. For example, the Bari language in South Sudan contains five or six distinct dialects that are sometimes called ‘languages’. However, all speakers can understand one another and it is quite possible, according to some linguists, to standardise the different dialects to create one written language which could be used by speakers of all the Bari ‘languages’. This phenomenon, not unlike the Scandinavian languages, is common in Africa.

The use of mother tongue in the early stages elicits a range of opinions. Some say African languages should be used as the medium of instruction throughout primary level. Others favour an ‘early exit’ model whereby an African language is used for the first three or four years of schooling and then replaced by the official foreign language, which has previously been taught as a subject. A common problem with this latter approach is that children are rarely able to learn sufficient English to allow them to cope with the transition into English as the language of instruction in the fourth or fifth year of primary school, when most children are between nine and 11 years old.

What’s the solution?

It could be said that no country has got it right. In South Africa, for example, there are 11 official languages and the Ministry of Basic Education is introducing a policy whereby all speakers of English and Afrikaans must learn an African language in school. In Kenya, where Kiswahili is used as a lingua franca, this causes some confusion for some children since it is not their mother tongue. So, many Kenyan children are still being educated in a language that isn’t their own even though it is an African language. Uganda uses an early exit model, but in urban schools English is the medium of instruction in all classes and the local language is taught as an additional language.

Some suggest that the choice of language should be decided at school and community level and that the people themselves make the choice of which languages to use. This approach, it is argued, will most realistically reflect the languages used in the community.

Source:

http://blog.britishcouncil.org/2013/08/29/how-should-africa-teach-its-multilingual-children/

Video:

Video:

Video:

Video (http://lyricstranslate.com/es/south-african-national-anthem-south-african-national-anthem-1997.html):

4 Lenguas en España, o más…

multilingüismo

Las Lenguas en España

Los españoles hablan español, pero no sólo español; una gran parte de la población es bilingüe y, en algunas ocasiones, trilingüe. El castellano, en un avance histórico continuo alcanzó todos los rincones de la geografía española, cruzó los mares y se alojó en lugares muy lejanos de la Península Ibérica, especialmente en América, donde crece con vigor enriqueciendo el importante acervo de los hispanohablantes. Esta lengua castellana o española, los dos nombres responden hoy en día al mismo idioma, se realiza gracias a una gran riqueza de dialectos y variedades, de algunas de estas formas de hablar tratará este texto, pero se ocupará especialmente de las otras lenguas que conviven en las tierras españolas.

La palabra “dialecto” motiva, con frecuencia, actitudes defensivas y puede herir algunas sensibilidades, extraña reacción en tanto que todos hablamos algún dialecto, puesto que la lengua es siempre una entidad abstracta que engloba los distintos modos en que ésta se produce. No se pretende aquí avivar esta polémica y se utilizará la palabra “lengua” en su sentido más amplio, al entender que cuando se habla de un idioma estándar se hace referencia a un objeto sólo existente en los manuales y diccionarios, pero no en la vida cotidiana, en la que nos comunicamos con nuestras propias variedades de algún idioma distinguible de otros.

En la actualidad son cuatro, cuando menos, las lenguas más habladas en España: tres tienen su origen en el latín, español, catalán y gallego; la cuarta es más antigua y su origen no ha podido ser determinado, se trata de la lengua vasca o eusquera (euskera en vascuence). A éstas cabe añadir el aranés, dialecto del gascón hablado en el Valle de Arán, que también recibe un tratamiento de lengua cooficial en su territorio. Por otra parte, el aragonés y el leonés son dos grupos de hablas que, procedentes del latín, no llegaron a adquirir el reconocimiento de lenguas y hoy son considerados dialectos del español. Un mapa acompaña este texto con el objetivo de situar aproximadamente en la geografía peninsular las lenguas que se hablan en España y también los principales dialectos del español en el territorio nacional (las Islas Canarias no aparecen en el mapa aunque sí se hace mención del importante dialecto canario). Sin embargo, el mapa tendría poca utilidad si no se ofrecieran unos mínimos apuntes históricos de la evolución de las citadas lenguas.

Con anterioridad a la llegada de los romanos ya se hablaba en el Norte de la Península Ibérica el vascuence, único idioma que resistió la intensa romanización del territorio peninsular; el Sur estaba ocupado por los turdetanos; los íberos habitaban el Este y, hacia el siglo VII a J. C., los celtas se asentaron en la zona de la actual Galicia, las regiones altas del Centro y amplias zonas del Sur. Es fácil pensar que hubo otros pueblos, todos ellos con sus propias lenguas. Con la ocupación romana se inició un proceso de unificación idiomática que implantó el latín en casi todo el territorio. El latín hablado por los habitantes de la Península era el llamado latín vulgar, con influencias de las lenguas anteriores. Hacia el siglo V se produce la invasión de los germanos que adoptarían el latín y ejercerían una nueva influencia en el idioma de los romanos. Con posterioridad, la ocupación de los árabes obligaría a los cristianos a retroceder hacia el norte de la Península y asentarse en los territorios más resguardados y con un acceso más difícil, en estas zonas del Norte y debido a la incomunicación entre ellas la lengua iría evolucionando de forma distinta en los distintos núcleos de resistencia y daría lugar a las diferentes lenguas españolas derivadas del latín, de Este a Oeste: catalán, aragonés, castellano, leonés y gallego. El avance de los cristianos hacia el Sur extendió las citadas lenguas que continuaron su evolución con evidentes influencias de la lengua árabe. A partir del siglo X empezarán a escribirse textos en las distintas lenguas que se convertirán en la prueba evidente de su independencia respecto del latín y entre ellas.

La situación actual de las lenguas habladas en España es muy desigual, el español es hablado en todo el territorio nacional y, además, desde la Transición a la Democracia, en el último cuarto del siglo XX, se ha producido un proceso de reconocimiento y recuperación de las distintas identidades culturales y lingüísticas que, con evidentes dificultades, han resistido la presión de la que fue durante mucho tiempo única lengua oficialmente reconocida. El mapa intenta reflejar la ubicación geográfica de los principales dialectos del español en la Península y también de las lenguas distintas del español y, por tanto, las más desconocidas. Las siguientes líneas intentan esbozar algunas circunstancias de cada uno de estos idiomas.

El catalán

Se considera que el catalán hablado aparece entre los siglos VIII y IX. Los primeros textos escritos en catalán que están documentados datan del siglo XII, son el “Liber iudiciorum”, traducción al catalán de un código de leyes visigodas, y las “Homilies d’Organyà”, primer texto escrito directamente en catalán, en el que se comentan algunos pasajes de los Evangelios. El idioma catalán fue la lengua de la Corona catalano-aragonesa, potencia mediterránea en constante expansión durante la Edad Media. Entre los siglos XIII y XV fue llevada a las Islas Baleares y a Valencia, Cerdeña, Sicilia, Nápoles y Grecia. La producción literaria culta en catalán sufrió una decadencia desde el siglo XVI hasta el XVIII aunque nunca se dejó de hablar. A partir del siglo XIX se inicia una nueva etapa de esplendor literario y normalización que dará paso a la fijación de las normas de esta lengua durante el siglo XX.

En la actualidad, la lengua catalana se habla en cuatro estados europeos: España, en las comunidades autónomas de Cataluña, Islas Baleares, Comunidad Valenciana, Aragón y Murcia (la llamada “Franja” de Aragón, constituida por las zonas próximas a Cataluña de las tres provincias aragonesas, y en el Carxe, territorio próximo a la Comunidad Valenciana); Andorra, donde es la única lengua oficial; Francia, en cinco comarcas integradas en el Departamento de los Pirineos Orientales; Italia, en l’Alguer o Alghero, ciudad de Italia, en la isla de Cerdeña, provincia de Sassari.

Se estima que la lengua catalana es entendida por nueve millones de personas y hablada por más de siete millones de personas, lo que la convierte en la séptima lengua europea en cuanto al número de hablantes.

En 1861, Manuel Milà i Fontanals, estableció la división dialectal del catalán en dos grandes zonas, occidental y oriental, basándose en criterios fonéticos principalmente. El catalán oriental agrupa cuatro dialectos: rosellonés, central, balear, alguerés y sus correspondientes subdialectos. El catalán occidental se subdivide en catalán “norte-occidental” y valenciano.

En la Comunidad Valenciana, por razones políticas, el catalán se denomina valenciano o lengua valenciana de forma oficial.

El gallego

La lengua gallega se formó en la zona comprendida entre el norte y el sur del Río Miño. En el siglo XII la zona del norte fue otorgada a doña Urraca por su padre, Alfonso VI de Castilla y León, quien asignó la zona del sur, desde el Miño hasta el Tajo, a su otra hija, doña Teresa. La extrema rivalidad entre ambas ocasionó la posterior independencia de Portugal y la frontera entre los dos reinos favoreció la progresiva escisión del gallego-portugués en dos lenguas distintas a partir del siglo XV. Durante el siglo XIII, el gallego-portugués, fue la lengua de la poesía junto con el provenzal. Por esta razón, Alfonso X, que propició un impulso definitivo de la lengua castellana, escribió sus composiciones poéticas en gallego-portugués por ser este idioma el de mayor prestigio para la composición en verso. Tras esta época de esplendor sufrió siglos de decadencia, aunque no se dejó de hablar, y resurgió en el siglo XIX con los escritores románticos.

El gallego es hablado por más de dos millones de personas y su proceso de normalización ha provocado una controversia entre quienes defienden la situación actual de la lengua y quienes desearían una mayor aproximación al portugués. Esta última lengua tiene presencia en territorio español en algunas zonas fronterizas de Castilla y Extremadura.

El vascuence o euskera

La lengua más antigua entre las que se hablan en España cuenta con casi un millón de hablantes. Su territorio ocupa la mayor parte del País Vasco y la mitad norte de Navarra y se extiende hasta Francia, en el Departamento de los Bajos Pirineos, donde alcanza los cien mil hablantes.

Su situación es muy diferente a la de las otras lenguas citadas:

En primer lugar, su origen es incierto, algunas teorías proponen un parentesco con las lenguas caucásicas que se hablan entre Rusia y Turquía, otras estudian su relación con algunas lenguas africanas, ninguna de las dos teorías puede basarse en pruebas aceptables y el origen de este idioma sigue constituyendo un enigma. Sí se sabe que no es una lengua indoeuropea y que se hablaba antes de la romanización de la Península en una amplia zona del Norte, entre Cantabria y el Valle de Arán como mínimo (“Arán” es un topónimo de origen vasco, “aran” significa valle).

En segundo lugar, el euskera no tiene la tradición literaria secular de las lenguas romances, los vascos utilizaron el castellano como lengua de cultura durante mucho tiempo y el euskera estuvo durante siglos encerrado en un ambiente familiar y rural.

La recuperación de la lengua, iniciada durante el siglo XIX, impulsó una literatura que va tomando fuerza y que cuenta ya con prestigiosos autores.

Siete son las variedades del euskera, a partir de ellas se ha unificado el llamado euskera “batua” que actualmente se enseña en las escuelas del País Vasco.

El aranés

El Valle de Arán es una zona situada en la parte central de los Pirineos, en la provincia catalana de Lérida. La población censada se halla en torno a los 7.000 habitantes. La situación del valle, orientada hacia Francia, y su difícil acceso durante siglos desde Cataluña y Aragón favorecieron la conservación de la lengua aranesa, que en realidad es un dialecto del gascón.

La lengua de Oc pertenece al grupo de lenguas románicas o neolatinas y está constituido por cinco grupos dialectales: el provenzal, el lemosín, el languedocino, el auvernés y el gascón. De los cinco grupos, el más alejado del catalán es el gascón. El gascón es un conjunto de dialectos, desaparecidos algunos, hablados en la Gascuña francesa. El aranés es uno de esos dialectos, pero su aislamiento y el hecho de que no se haya perdido le confieren un tratamiento legal de lengua, así es reconocido como idioma oficial del Valle de Arán por el Estatuto de Autonomía de Cataluña, que también reconoce la autonomía y las instituciones propias del Valle (Conselh Generau d’Aran).

El aranés es la lengua de enseñanza en todos los centros de educación infantil y primaria del Valle de Aran. La población autóctona del Valle de Arán habla, por tanto, tres lenguas.

Respecto al español cabe recordar que es la lengua oficial de toda España y cooficial en aquellas comunidades donde se hablan los otros idiomas peninsulares que han sido reconocidos en sus correspondientes estatutos de autonomía. Tiene varios dialectos en el territorio español, entre ellos: el aragonés (recluido en los valles próximos a los Pirineos), el leonés, el bable o asturiano (en realidad se trata de un conjunto de dialectos muy próximos entre sí, llamados bables, hablados en Asturias); y dialectos meridionales como el andaluz (conjunto de hablas que tienen rasgos comunes), el canario, el extremeño (dialecto con base castellana e influjo leonés) y el murciano (dialecto con base castellana, pero con muchos rasgos de aragonés y de valenciano). Por otra parte, la línea divisoria entre las zonas norte de Aragón y Cataluña presenta una zona de hablas catalanas y aragonesas de transición, entre las que se puede destacar el benasqués.

Para concluir esta exposición debe mencionarse el caló, variante del romaní, hablado por las personas de etnia gitana y los dialectos árabes hablados en los territorios africanos de Ceuta, Melilla y en aquellas zonas que están acogiendo un gran número de inmigrantes norteafricanos durante los últimos años.

Fuente:

http://www.elcastellano.org/artic/lenguas.htm

La España rica en lenguas

Algunos dirán que a una nación, una lengua. Yo digo que no. A una nación plural, lenguas diversas. La riqueza se presenta bajo formas distintas. Una de las más floridas y espectaculares es, sin duda, la lengua.

El plurilingüismo está consagrado en nuestra Constitución. Sin embargo, ese reconocimiento es un acto jurídico que cumplimenta una realidad natural de siglos de convivencia. Cualquier movimiento tendente a ultrajar esta naturaleza debe ser repudiado. Es propio de quienes postulan por la fuerza la existencia de un pensamiento único y, por añadidura, de quienes defienden una dictadura.

Admitir el castellano como español es una solución aceptable e incluso plausible dada su extensión por todo el territorio del Estado. En la España de las Autonomías, de los reinos, de las federaciones, de los cantones o de las unidades administrativas más pequeñas que queramos imaginar, lo plural es soberano. El patrimonio lingüístico nos muestra esa soberanía. Una lengua no hace Estado. Una sola lengua sí puede derribar la estructura democrática de ese Estado.

La defensa institucional del castellano, del catalán o del gallego, forma parte de los factores de cohesión del país y no de su disgregación. El error de algunos, acaso de forma consciente a fin de buscar la discordia, estriba en identificar al español con el castellano. No es así ni debe serlo. Tan español son el gallego y el valenciano como el castellano. Sin
embargo, sí es el castellano la lengua de casi cuatrocientos millones de habitantes que pueblan naciones diferentes.

En nuestro país, sus diversas lenguas deben convivir en armonía. Ninguna debe tratar de imponerse a las otras ni, mucho menos, arrinconarlas. De hacerlo, los pacientes de la barbarie son los propios ciudadanos y su derecho a la riqueza material y, por supuesto, inmaterial. Más de una vez he mostrado mi deseo de que el propio sistema educativo asuma como obligación el aprendizaje de las lenguas españolas, al menos en igual medida que se fomenta el estudio de las extranjeras. Si la lengua comporta diálogo y comunicación, contribuirá, asimismo, al entendimiento de todos los españoles en cualquiera de los territorios que integran el Estado. Igualdad de oportunidades para expresarnos donde a nuestro interés convenga. Por encima del oficialismo legal y de las casposas imposiciones tardofranquistas.

No dejo de alegrarme cuando en París o en Londres practico mi francés y mi inglés. Igual que me lamento cuando en Santiago o en Tarragona no puedo hablar el gallego o el catalán, con independencia de que todos nos entendamos en castellano. Es una triste sensación. La misma que me produce cuando en Villarreal de Santo Antonio, frente a la Ayamonte española, los comerciantes portugueses dominan el castellano y los españoles no sabemos ni chapurrear el portugués.

Fuente:

http://huelvaya.es/2014/08/04/teretes-la-espana-rica-en-lenguas-paco-velasco/

El multilingüismo como solución: ¿se debería hablar catalán, euskera y gallego en toda España?

La revista económica británica The Economist reflexiona sobre los problemas actuales de España con las diferentes lenguas. Y propone que para que Cataluña (y otras regiones) sigan permaneciendo en España, se establezca que el catalán, euskera y gallego sean idiomas no solo regionales, sino de todos los españoles. El multilingüismo como solución, al estilo de Suiza o Luxemburgo

Es más, The Economist cree que el conocimiento de todas las lenguas que se hablan en España debería ser prioritario. “Si la unión quiere continuar sin problemas, España necesita no solo multilingüismo, necesita multilingüismo entusiasta. Los castellanoparlantes de Madrid o Málaga deberían estar orgullosos de aprender los otros idiomas de su país”.

En este sentido recuerda que, actualmente, suele haber dos quejas sobre el tema en Cataluña. Por un lado, los que dicen que el catalán no es ni siquiera un idioma, “algo imposible de justificar”. Por otro, que el Estado ha dado a Cataluña cada vez más privilegios en temas lingüisticos y cada vez le da más.

A esta controversia se une la confusión a la que lleva la Constitución, que dedica un artículo entero al tema de las lenguas, algo que no pasa en otros países, donde en algunos casos, como en EEUU, ni siquiera hay un idioma oficial. En España, sin embargo, hay un idioma oficial para todos y luego otros idiomas oficiales en algunas comunidades autónomas.

En este punto es donde la revista cree que se puede mirar a Europa para encontrar una solución a esta paradoja. Y para ello propone mirar a Suiza (cuatrilingüe), Bélgica y Luxemburgo (trilingües). A pesar de las diferentes situaciones en cada país, todos tienen en común una cosa: el multilingüismo en todas las lenguas nativas es considerado una obligación de todo buen ciudadano.

En España, por el contrario, se privilegia el castellano. El multilingüismo podría acabar con el resentimiento mutuo en Cataluña, mientras que paras los más “atrevidos” quedaría el vasco; el gallego además añadiría un punto práctico al ser cercano al portugués.

Por ello pide que el Congreso de los Diputados permita hablar en todos los idiomas, como ya hace en el Senado “sin ningún desastre”, y que políticos castellanoparlantes, al igual que hace Felipe VI, utilicen de vez en cuando otros idiomas españoles.

The Economist concluye que sí, que el multilingüismo sería caro, tanto económicamente como en términos de prioridades, pero en cualquier caso sería más barato que una ruptura del país. “Y la solución más barata sería una simplemente de actitud: los españoles deberían tratar el gallego, el vasco y catalán no como lenguas regionales. Son lenguas de España, punto. Tratándolas como tal, y no como un problema sería de gran ayuda”.

Fuente:

http://www.eleconomista.es/espana/noticias/5984720/08/14/El-multilinguismo-como-solucion-se-deberia-hablar-catalan-euskera-y-gallego-en-toda-Espana.html#.Kku84kfw4AyjFAD

A Lingua Galega no Estado Españolgalego

Só o 2,42% dos centros de infantil das cidades declaran impartiren maioritariamente aulas en galego, case un punto menos que o pasado anos. Esa é a principal conclusión dun estudo presentado pola Mesa sobre o galego nas aulas de infantil e que mostra a “aceleración do proceso de eliminación do galego do ámbito educativo”.

Este estudo analizou 289 centros públicos e concertados da Coruña, Lugo, Ourense, Pontevedra, Ferrol, Vigo e Santiago de Compostela. E, maioritariamente, o 94,43% dos centros imparten principalmente as clases en castelán. Deles só 2 centros indican chegaren ao 33% de docencia en galego. Só o 4,15% declara impartir a metade das horas lectivas na lingua propia do país.

Á ausencia da lingua galega das aulas, súmase a ausencia de materiais didácticos en galego, nunha porcentaxe inferior mesmo á da presenza do galego. Só 11 dos 289 centros de infantil consultados dispoñen de material didáctico en galego, como cadernos de aprendizaxe.

“É rechamante que os propios centros se queixen de que malia as súas solicitudes a Xunta non fai nada por dotalos de material”, denuncia esta asociación que critica “a falta de interese da administración por dotar os centros que usan o galego de ferramentas de traballo dignas”.

O presidente da Mesa, Marcos Maceira, cualificou o goberno de Feixó de “quinquenio negro para lingua galega”, marcado por un “desprezo que loxicamente se corresponde co desprezo que en xeral mostra cara ao pobo galego”. “Galiza é o único territorio do Estado español con lingua propia diferente do castelán onde acontece algo semellante do que está a acontecer nas cidades galegas” salientou Maceira.

Neste sentido, a Mesa chamou máis unha vez a Xunta a deixar de perseguir o galego no ensino e retornar ao consenso do Plan Xeral de Normalización da Lingua Galega, aprobado por unanimidade parlamentar.

Fonte:

http://www.galiciaconfidencial.com/nova/19509.html

cataláLa Llengua Catalana en el món

Estudiar llengua i cultura catalanes és possible aquest curs a gairebé 150 centres universitaris de tot el món, i almenys 6.000 persones ja ho han provat. ‘Hi ha una voluntat indiscutible d’incorporar el català als programes d’estudis universitaris’, assegura a l’ACN el director del Centre d’Estudis Catalans de la Queen Mary University de Londres, Jordi Larios, que lamenta que aquesta voluntat a Espanya ‘no existeix o és poc significativa’. L’atracció per Barcelona, la política o fins i tot el futbol empenyen molts dels estudiants internacionals a inscriure’s als estudis. Segons l’Institut Ramon Llull, també creix la demanda per conferències sobre el procés sobiranista.

La Zoe és grega. Ha viscut durant un temps a França i ara estudia i resideix a Londres, on ultima la seva tesi doctoral sobre Sociofonètica del català a la prestigiosa Queen Mary University. L’any 2007, de vacances a Barcelona, va aconseguir entrades per un partit de futbol al Camp Nou, parada turística obligatòria. Entre crits i gols, va despertar-se la seva curiositat pel català. ‘Volia saber per què el Barça lluita per la identitat catalana i per la promoció de la llengua. I fa dos anys vaig decidir estudiar català’, explica. Ara, dos dies a la setmana, té classes de llengua i cultura catalanes a la Facultat d’Arts, on comparteix aula amb altres estudiants del Regne Unit, Irlanda, Rússia o l’Equador, que majoritàriament cursen Estudis Hispànics. Alguns d’ells, la doble llicenciatura d’Estudis Hispànics i Llengua Catalana, que inclou assignatures introductòries al català, així com relatives a l’art, la literatura i la història del país.

El curs acadèmic vinent, els estudiants d’aquesta universitat britànica també tindran l’oportunitat de fer una altra doble llicenciatura en català, que tindrà el 50% del temari centrat en matèria catalana. La universitat Queen Mary es convertirà així en el primer centre món en oferir-la. De fet, és una de les cinc universitats internacionals que acull una càtedra o un Centre d’Estudis Catalans, tots impulsats per l’Institut Ramon Llull amb l’objectiu de consolidar els estudis de llengua, literatura i cultura catalanes i de promoure la recerca dins l’àmbit acadèmic.

El professor Jordi Larios dirigeix el Centre d’Estudis Catalans de la Queen Mary des de 2005, i assegura que l’interès docent pel català ha crescut els darrers anys, també en l’àmbit de la recerca. Des del 2010, en aquesta universitat de Londres ‘s’han fet mitja dotzena de tesis doctorals’ sobre temàtica catalana, destaca.

El professor lamenta, però, que el català ‘s’ensenya més arreu del món que a l’estat espanyol, fora dels territoris de parla catalana’. ‘Només algunes universitats espanyoles’, com les de Granada o Salamanca, assegura Larios, ‘tenen departaments dedicats a la docència del català o que donen aixopluc al català’. ‘Són excepcions’, reitera. Larios creu que a l’Estat ‘no hi ha voluntat o és poc significativa’ d’incorporar el català als programes acadèmics. ‘És una voluntat tenyida d’un color polític, el del nacionalisme espanyol’, afegeix.

En total, sense comptar les zones catalanoparlants de Balears, Catalunya i València, són nou les universitats de l’Estat que imparteixen contingut acadèmic sobre llengua o cultura catalanes, mentre que a Itàlia en són 13, a Alemanya, 19 i a França i el Regne Unit, 21.

Una diferència ‘considerable’, segons Andreu Bosch, director de l’Àrea de Llengua i Universitats de l’Institut Ramon Llull, departament que compta amb un pressupost públic de 1.580.000 euros. El 85% dels diners es destinen a cobrir els costos de contractació del personal docent a 89 de les 146 universitats d’arreu del món que aquest curs acadèmic ofereixen contingut català.

Barcelona, pol d’atracció

L’Ester Pou és una de les professores universitàries i explica que el nombre d’estudiants de català ‘creix cada any’ al Regne Unit. ‘El boca-orella funciona. Molts, en descobrir Barcelona o Catalunya, volen aprendre la llengua que han escoltat al carrer i després ho comenten a altres companys’, assegura. A més, explica, els estudiants de Filologia tenen l’opció de cursar un curs acadèmic a l’estranger, i Barcelona és un dels destins preferits.

‘La meva família s’ha traslladat a viure-hi, i com que a mi també m’agradaria anar-hi a treballar, ara aprenc el català’, explica la Maria, una estudiant russa enamorada de la Ciutat Comtal. D’altres estudiants, segons Jordi Larios, ‘mostren la seva curiositat per la nostra llengua en arribar a la Queen Mary, quan s’adonen que la cultura hispànica no existeix com a tal, sinó que el que existeixen són diferents cultures hispàniques, entre elles, la catalana’, assegura.

‘És cert que la situació política actual a Catalunya fa que estudiants de les universitats [internacionals] s’interessin per entendre què està passant al país, el procés que estem vivint’, assegura Andreu Bosch, de l’Institut Ramon Llull. ‘Els alumnes et pregunten per això i segueixen el tema als mitjans internacionals’, apunta la professora Pou. ‘Això també es reflecteix en la demanda de conferències que ens fan les universitats’, afegeix Bosch, que organitzen seminaris i cicles ‘no només sobre la projecció internacional de la cultura catalana’, sinó també per abordar, ‘des d’una vessant politòloga o sociològica’, la situació política catalana.

El català als Estats Units

En canvi, el responsable d’estudis catalans de la universitat de Chicago i director de la càtedra Joan Corominas, Mario Santana, descarta que en la comunitat acadèmica hi hagi més interès pel català arran de les demandes sobiranistes a Catalunya. ‘És una mica fictici pensar que el món està pendent d’això. El que passa a Espanya i Catalunya, a Itàlia [i Venècia] o en d’altres indrets d’Europa interessa molt poc als Estats Units’, remarca. ‘[Estats Units] és un país molt tancat en aquest sentit, i que només té interès en el que passa fora quan això afecta als interessos nacionals’, afegeix.

‘La universitat de Chicago és una mica especial: hi ha estudiants amb interessos molt diferents, molt intel·lectuals, i s’ensenyen prop de 40 llengües, competim amb moltes’, explica Santana, que avança la creació d’un ‘ títol de petit rang’ sobre català el curs 2014-2015.

‘L’aproximació als estudis de doctorat a Europa i Amèrica del Nord difereix, són dos estils diferents’, explica el professor Santana. ‘No tenim un programa de filologia en el sentit europeu, amb introducció a la llengua o la literatura, sinó que oferim cursos que depenen de les visions dels professors visitants. Tot i que menys intensa, la formació és molt més plural’, destaca.

El director de l’Àrea de Llengua i Universitats de l’Institut Ramon Llull corrobora aquesta visió. ‘Més enllà d’aprendre la llengua, l’interès major és la cultura catalana en un sentit ampli, el model de convivència lingüística a Catalunya o la vinculació entre el cinema català i el país’. Per exemple, assegura Andreu Bosch, la cinematografia catalana ‘agrada’ als Estats Units, i cita l’exemple de la universitat de Massachussets, que compta amb un cicle propi de cinema català.

Expansió a Europa de l’Est i el Japó

A més, a països de l’Europa de l’Est com Rússia, República Txeca, Polònia, Romania o Hongria, ‘hi ha molt d’interès per la llengua i cultura catalana’, segons Bosch. ‘Potser no hi tenim una massa crítica d’universitats excessiva, però sí força estudiants concentrats’, emfatitza.

Així mateix, el responsable d’Universitats de la IRL destaca que recentment s’ha inaugurat un programa d’estudis catalans a la Universitat de Llengües Estrangeres de Tòquio. A la capital japonesa també hi ha un altre centre d’ensenyament superior que imparteix català, la Hosey University. Completa el trio la d’Osaka. Bosch, a més, assegura que s’està estudiant una propera obertura d’un programa d’estudis catalans a la ciutat de Kioto.

Font:

http://www.vilaweb.cat/noticia/4182369/20140330/catala-sensenya-arreu-mon-lestat-espanyol.html

euskeraEUSKARA ZERTARAKO?

En realidad, se podrían hacer dos listas contestando a esta pregunta: una para el euskaldun y otra para el aprendiz de euskera. El euskaldun puede argumentar su herencia cultural familiar, la “poesía de su lengua”, pero muchas veces renuncia a todo ello por la “utilidad” (¿), como si le “pesase” su lengua. El aprendiz se plantea también la utilidad, pero de su esfuerzo.

La necesidad de que el euskaldun mantenga su lengua es la más importante: sin hablantes nativos, sin un buen número de ellos que sean el referente, el núcleo… no hay sociolingüísticamente nada que hacer como lengua.

Respecto al aprendiz, aprender euskara le hará ser parte de ese colectivo privilegiado: el de los bilingües y los plurilingües. Un colectivo con ventajas cognitivas, culturales, comunicativas…:

http://multilingualmania.com/2010/02/24/the-benefits-of-bilingualism/

http://www.parentguidenews.com/Catalog/ChildDevelopment/BecomingBilingual

El euskera no “pesa”. Al contrario, le abrirá muchas puertas como aprendiz de lenguas, como bilingüe (además de otras).

GLOBALIZACIÓN Y VENTAJAS

Con la globalización económica viene la cultural. Las redes como internet colaboran en ello. La identidad globalizada está dominada por la utilidad y el prestigio de las lenguas, de las culturas… pero cada vez es más necesario reforzar la identidad local, nuestra “pequeña identidad” para tener raíces.

Y los bilingües de lenguas minorizadas tenemos ciertas ventajas. Estamos acostumbrados a estudiar en varias lenguas, a usarlas, a tratar con culturas diferentes. Ser euskaldun no te impide hablar español, inglés, francés… todas a la vez. Los monolingües nos tienen envidia (me lo han dicho muchas veces) porque somos capaces de hablar varias lenguas y trabajar en ellas, ellos tienen el gran chollo de hablar la lengua mundialmente dominante y prestigiosa, pero nos tienen envidia. Los más monolingües que conozco son, evidentemente los hablantes de las grandes lenguas: inglés, español…

He trabajado en proyectos internacionales y os aseguro que el mundo es de los plurilingües. Aunque tengas que hablar en inglés en todas partes, las relaciones humanas son parte fundamental del trabajo y ahí los monolingües no tienen nada que hacer. Además, está el encanto de las culturas minoritarias: nada despierta más interés en el mundo que una identidad pequeña y remota, una lengua que no entiende nadie, unas costumbres que les fascinan.  Gente que conozco que habla esloveno, catalán, suomi, neerlandés, letón, setswana… , están en una situación parecida a la nuestra, aunque parezca que no. Somos bi o plurilingües por necesidad, pero tenemos una fuerte “identidad”.

LA EDUCACIÓN BILINGÜE/PLURILINGÜE ES UNA VENTAJA EN EL MUNDO, PERO…

Sobran dedos de una mano para contar los sistemas educativos realmente bi/plurilingües en el mundo. Nosotros tenemos décadas de experiencia, pero no sabemos aprovecharlo. No exportamos conocimiento en este campo, probablemente lastrados por la falta de consenso entre nosotros mismos que nos lleva a derogar decretos hechos por gobiernos anteriores y esas cosas.

También por la falta de investigación y por la poca publicada en inglés. Sin embargo, tenemos resultados medios en competencias clave de la OCDE y somos un sistema educativo bi/plurilingüe.

http://josusierra.wordpress.com/2009/10/24/%c2%bfes-bueno-el-sistema-educativo-vasco-es-equitatitivo-y-eficaz-con-el-alumnado-desfavorecido-pero-poco-eficiente-en-general-y-con-el-alumnado-de-alto-nivel-social-en-particular/

De acuerdo, podríamos ser mejores, pero no somos “malos” en rendimiento. Si fuera así rápidamente le hubieran echado la culpa al euskera. Tenemos grandes desconocimientos, como el “modo de evaluar a un bilingüe” (ver artículo mío: http://josusierra.wordpress.com/2009/09/26/%c2%bfporque-mucha-gente-no-entiende-la-importancia-de-la-lengua-de-la-prueba-en-una-evaluacion-de-alumnado-de-inmersion/ ), pero es cierto que no se corresponden nuestro nivel de riqueza y nuestro rendimiento escolar.

Otra cosa es el nivel de segunda y tercera lengua que logramos. Si no se proponen objetivos concretos y se trabaja por ellos, no se conseguirán buenos niveles de lengua.

Si lo consiguiéramos y lo evaluáramos podríamos exportarlo.

Iturria:

http://josusierra.wordpress.com/2010/04/08/%C2%BFpara-que-el-euskera-%C2%BFpor-que-el-espanol-y-otras-cuestiones/

Lenguas en Convivencia (grabación radiofónica)

https://canal.uned.es/mmobj/index/id/13460

Vídeo:

Vídeo:

http://www.galeguizargalicia.tv/video/153/mil-festas-m%C3%A1is-para-a-lingua-galega

Vídeo:

Vídeo:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/arxiu/arxiu-tve-catalunya-giravolt-camins-per-normalitzar-llengua-catalana/2613771/

Bideoa: