Archivo de la etiqueta: academia de idiomas en Noia

New Resolutions for 2015?

20 Resolutions Everyone Should Make

t’s time for New Year’s resolutions. Most of us have a love-hate relationship with this once-a-year list. Maybe the same few goals keep popping up year after year, or maybe you throw it all out the window and say screw the list. But no matter how you feel about them, setting intentions as the New Year approaches is a smart idea for a balanced life.

There’s a reason traditional resolutions don’t stick. Things like losing weight, ending a nail-biting habit, or paying off debt are all good goals. But it can be hard to put your heart into them.

If you really want to reach new heights, consider writing your goals with more heart and intention. Focus on the feelings you want to feel in the New Year and the big picture.

Instead of writing down “lose weight” or “hit my goal weight,” make a resolution to feel good in your skin and fall in love with your body. This empowers you from within, and you’ll create goals with your heart. When your heart is your compass, you’re more enthusiastic and focused.

If you want to feel more alive and present in your life, consider revising your New Year’s resolution list. Here are 20 things to consider:

1. Release what no longer serves you.

2. Live less out of habit and focus on intent.

3. Raise your standards.

4. Look for the good in others instead of focusing on the bad.

5. Be OK with not being OK.

6. Look in the mirror and like what you see.

7. Be kind to yourself when you’re learning something new.

8. Be OK with not knowing. Learn to love the journey.

9. Stop apologizing.

10. Let love guide you.

11. Stop rushing things that need time to grow.

12. Know the difference between giving up and knowing when you’ve had enough. Let enough be enough.

13. Travel to that place you keep thinking about. It’s in your heart for a reason.

14. Trust yourself more.

15. Let go of who you think you are so you become who you want to be.

16. Be thankful for today.

17. Don’t worry about how your life looks. Instead, focus on how it feels.

18. Invite your inner child out to play daily.

19. Let yourself be you.

20. Stop trying so hard to get to where you think you should be and see you are exactly where you need to be.

Source:

http://www.mindbodygreen.com/0-16705/20-resolutions-everyone-should-make.html

7 Ways to Make 2015 Your Year to Shine!

With the new year upon us, it’s hard not to pick up on the contagious positive energy of making powerful life-changing intentions. New year, new you, right? Perhaps that means: losing weight, getting organized, spending less, saving more, feeling healthy, learning something new, or maybe even helping others, all of which top the list of the most common goals going into the start of a new calendar year. Unfortunately, New Year’s resolutions are notorious for their short-lived journey here on earth. In fact, a study by Stanton University showed that just 8 percent of New Year’s goals ever see themselves into fruition. Moreso, this same study shows that only 25 percent of these goals set will even make it past the first week of the year. Ouch! Now, those are depressing statistic.

Goal-setting can actually be immensely powerful as our beautiful intentions become expressed letting our desires be known to the Universe. But, as the saying goes, “A goal without a plan is just a dream.” Those who succeed in turning their vision into reality go much further. While intention is a powerful first step, it demands additional action steps to actually bring the vision to life.

As an entrepreneur who has spent many new years at the goal-setting table, and who has more recently been the facilitator of helping others bring their own dreams to fruition as a coach and mentor, I’ve seen and experienced first-hand what works and what doesn’t in the world of making dreams happen. And, hence, here are my top seven ways to beat the statistics and make 2015 your year to shine!

  1. Set goals with soul. My own personal belief is that the reason so many New Year’s resolutions become failures is because a lot of people are just making them because they’re “supposed” to. It’s like saying, “Okay, another new year is upon us, I guess I should throw some goals out there.” But, you’re not going to get very far with that mindset. Instead, dive in a little deeper and get into the “why” behind the “what.” So, instead of saying “I want to lose weight,” which is kind of lacking in the soul department, how about really digging in and saying, “I want to lose weight because I’m tired of feeling like crap. And, I want to be alive and healthy to see my children graduate high school and to see my grandchildren be born, etc.” Or, maybe your goals in financial in nature. Making more money is just scratching the surface of things, but dig in deeper and consider what that financial freedom would feel like for you? Maybe you want to provide a certain life for your children or start a foundation that gives back to a cause that is super important to you. Now, that has some grit to it as it digs deeper into the heart and touches on emotion which equals staying power.
  2. Hash out the details. Beyond writing the goal down, it’s important to get into the actual strategy of achieving them. Imagine finally reaching the finish line and consider all of the steps that would have needed to be taken to get there. If we were to use the weight loss goal again as an example (it is one of the most popular new year’s goal, after all), we could agree that eating well and exercising are necessary to achieve that particular goal. However, the fine details of what that actually looks like can vary greatly from person to person. An individual strategy would need to get into the specific dates and times workouts would take place and what other commitments might need to be juggled to make it happen. The strategy would also address everything else from what types of food to incorporate into the meal planning, to when to do the shopping, and what days to actually do the cooking. Hashing out these details and then syncing them into your daily life by actually scheduling them on your calendar will make a night and day difference between goals that are soon forgotten and your wildest dreams actually coming true. This same line of thinking can be used for business, relationship, spiritual, and any other type of goals your heart desires.
  3. Tell the world (or at least anybody that will listen). The more we talk about our goals and dreams, they more real they feel and the better the chances of them coming to life. Express them not only in your own dream journals, but to friends and family, on social media, and within your networking groups, this is both the power of intention and law of attraction in action. What we focus on, grows. So, don’t keep your dreams in the dark. Bring them into the light and keep them there instead of letting them fade away back into the shadows. Water and nurture them like the beautiful little seeds that they are and help give them every chance to grow. And, while you’re shouting from the rooftops, don’t be afraid to also ask for help, guidance and support along the way. The more two way conversations you have around your desires, the more supported you will feel and the more they will manifest.
  4. Build in some accountability. Human beings are wired for connection. Therefore, having some sort of built-in accountability works so much better than trying to go at it alone. When we partner up, hire a coach, or join a group of like-minded folks, we substantially increase our chances of making things happen. Having a network in place to share ideas with, be supported by, and be held accountable to gives us the courage and inspiration to carry on and the motivation to actually get done what we said we would. (Nobody wants to report to their accountability partners that they haven’t gotten anything done, right?) Whether you get friends and family to help keep tabs on your progress or join a professional group of some sort, having a team to be accountable to is an invaluable gift to help you keep up with your goals.
  5. Be flexible and easy, like a tree that bends and sways with the wind. A mentor of mine once gave a beautiful analogy that I will never forget She said to hold on to your vision ever so gently, like a baby chick. Imagine holding this soft, fuzzy, sweet and delicate little creature in your hand. You want to do so gently and with love. What would happen to that adorable little chick if you squeezed too tightly? Not a pretty picture. So, why is it that we often squeeze the life right out of our own dreams? We tend to hold on to our vision too tightly. In our own minds, we want things to play out in an exact and precise way, but reality is this rarely happens. Instead, we must remember that we are powerful co-creators in the Universe (emphasis on the “co”). Sometimes life has other plans in mind. We need to learn to go with the flow and be willing to re-write the vision as life and circumstances change for us. Being open to the synchronicity in your life and taking subtle guidance from the Universe plays a powerful part in bringing your dreams to life.
  6. De-Clutter. Energy is a powerful thing that exists everywhere and in everything. Did you know the flow of energy can be blocked when our lives are cluttered? This could be in the form of a literal state (e.g., a messy house or desk), or perhaps in a more abstract form such as messy financials or relationships. Or, maybe we are just holding on to some past junk that is making it difficult to move forward. No matter how much vision-writing, goal-setting, and accountability we have in place, if our lives are in messy shambles, we must do some spring cleaning before we can truly tap into our infinite potential. Think about some ways you can clean up your own energy space. In what areas of your life can you de-clutter and organize? What are some loose ends that can be tied up? Where are you feeling “messy” and/or incomplete. Clean up, organize, let go, feel light, and allow energy to flow positively and freely.
  7. Listen to your soul. Deep in our hearts and soul, there is a seed planted. It’s our passion and life purpose gently trying to manifest itself in all that we do. It is up to each of us to in tune to this divine truth. Connecting with our soul is a mission all in of itself. It takes a combination of going within, experiencing stillness, cultivating mindfulness, and connecting with the signs from the Universe as they play out around us. Once we get a glimpse of this, we must tune out anyone or anything that tries to sway us away. Being true to ourselves in a world that is constantly trying to change us is one of the most difficult challenges any of us will face in our lifetime. So, once we start to get those glimpses into what lights us up, what we’re here for, how we want to feel and to BE in this world, we must guard them carefully and not let the rest of the world take these truths away.

Source:

http://www.huffingtonpost.com/dawn-gluskin/7-ways-to-make-2015-your-_b_6388202.html

The psychology behind New Year’s resolutions that actually stick

According to a Marist Poll, 44% of us will make a resolution for 2015. Like previous years, we will once again resolve to lose weight, get organized, save more money, and enjoy life to the fullest.

For real, this time.

But have you ever wondered why new year’s resolutions fail despite your best intentions?

The pattern is dismally familiar. You promise yourself that “I am going to lose weight next year.” You eat nutritiously for a few days and start going to the gym. Then, in a moment of weakness, you binge on leftover cake and chocolate-chip cookies, feel bad about your lack of willpower, slip back into old habits and give up.

Now, thanks to advances in brain science and behavioral research on motivation and habits, experts understand these frustrating patterns of our behavior better than ever before. By putting their insights to work, you can build more willpower and achieve more of your goals over time.

So what does science tell us about goals, motivation and how to stay on track?

First, writing down your goals is critical if you want to accomplish them. Then comes the harder parts:

Tip #1: Connect your goals to something personally meaningful to you.

You are more likely to stay on track with goals when they’re important, interesting or enjoyable for you. This happens when you connect your goals to your deepest values and aspirations.

Why is it really important for you to lose weight? Is it because it improves your feelings of self-worth and gives you energy to do other things; or is it because it allows you to be more active and makes you feel more attractive? Whatever it is, connecting your goals to these personal and emotional benefits are important in achieving them.

Tip #2: Break your goals into smaller milestones

Longer-term goals are never achieved in one go. You need to break longer term goals into smaller tasks or milestones. Accomplishing these milestones will give you a clear sense of progress, let you celebrate small wins and keep you motivated.

Tip #3: Make your milestones immediate and specific

Remember the motivation you have just before a deadline? Milestones should aim to create a similar sense of urgency in you by making them as immediate and specific as possible. Getting started is one of the hardest things in accomplishing a goal. Therefore, the most important task to make immediate is the first. “Lose on pound this week” is good but “Consume 2,000 calories or less today” may be even better.

Goal example: “Lose 15 pounds by June”

Milestone example: “Lose one pound this week”

Tip #4: Let others know about your specific goals

Letting your friends, family or co-workers know about your goals make it more likely that you will succeed. Research shows that this works only when your goals are verifiable. “Write more” is vague but “Write 500 words every week” is verifiable. No one likes to be seen as weak-willed so committing to goals in front of others increases your motivation to achieve them.

Tip #5: Make a “Fresh Start” in case of setbacks

Wharton business school professor Katherine Milkman and her colleagues have done research on the role timing of resolutions plays in building up motivation and overcoming inertia. They have labeled it the “fresh start effect.”

According to the University of Scranton Journal of Clinical Psychology, people who explicitly make resolutions are 10 times more likely to attain their goals than people who don’t explicitly make them.

So go ahead. Make a fresh start and commit to a new year resolution. Make allowances in your mind that failure and setbacks can occur but that you can always start over—and resolve to succeed.

Source:

http://qz.com/318967/the-science-behind-new-years-resolutions-that-actually-stick/

How to Set Intentions on New Year’s Eve to Guarantee a Phenomenal Year Ahead

Preparation is key to every victory in life.

Psychological, emotional and energetic preparing is what separates those that succeed from those that want.

When I began intentionally closing the year, my life felt more deliberate and I achieved so many goals I’ve had for years!

I got pregnant effortlessly, had an amazing twin home birth, traveled to places I’ve always wanted to see, my business soared and abundance flowed in, felt more passionately in love with my husband, and so much more!

So I invite you to set yourself up to thrive in 2015 by doing a short yet potent New Year’s Eve Release & Intend Ceremony that will help you achieve what you desire.

The eve of the last day of the year has long been recognized as an auspicious and sacred time to:

  • reflect and celebrate the year that has passed
  • release thoughts and beliefs that are no longer serving you
  • set clear intentions for the year ahead
  • invite the powerful energy of attraction to manifest your desires

In years past, I have held NY Eve Ceremonies at my home and all of the participants raved about how incredible it was to step into the new year with so much clarity, hope and inspiration!

This year I’m hosting a free virtual Release & Intend ceremony on 12/28, but if you’d rather create your own end-of-the-year ritual (alone or with friends), here are some ideas to guide you.

Set aside at least 30 minutes and choose the elements out of the suggestions below that resonate with you. Most importantly, remember to make this ceremony fun and exciting!

1. CREATE A SACRED SPACE.

You don’t have to do the NY Eve ceremony on the 31st of December. Select a day and time when you (and whoever you invite) will enjoy focusing on setting intentions without interruptions.

When deciding on location, begin with connecting with what a ceremony means to you and what kind of an environment is conducive for feeling united in your heart, mind and soul.

For me, it could mean any of the following:

  • lighting a candle with the intention of illuminating the vision for your next year
  • burning some incense or sage to clear the space
  • creating an altar with things that hold personal meaning such as photographs, art, and sacred objects
  • having a journal and pen ready and maybe even getting a whole collection of art supplies
  • gathering tarot cards or any other tools for connecting with inner wisdom
  • putting on inspiring music
  • dressing up on clothing that makes me feel beautiful, empowered and comfortable

2. CENTER YOURSELF.

Meditate or just do some deep breathing for a 5-10 minutes. Slow down your heart rate. Feel your body and all the present sensations. Drop-in to Presence.

If you are gathering with friends, I recommend someone guiding everyone in a centering meditation.

3. REFLECT ON INTENTIONS FROM THIS YEAR.

If you can read last year’s notes or remember you intentions for this year, it will be useful to reflect and journal your thoughts about them:

  • Have you achieved what you set out to accomplish in the last 12 months?
  • Did you live in alignment with your true intentions and priorities? If not, why?
  • What valuable personal and professional lessons have you learned?

Maybe you feel proud and powerful for making courageous choices. Or maybe you feel angry and frustrated for continuing outdated patterns. All of it is perfectly okay, and I highly suggest removing any internal censoring and having a real heart-to-heart with your journal.

Rest in Napoleon Hill’s wisdom that “Every adversity, every failure, every heartache carries with it the seed on an equal or greater benefit.”

(If you can’t remember any intentions for this year, that’s okay, just think about the general things that are important to you and whether you are living in alignment with them.)

If you want to share this with other people who are doing the ceremony with you, share 2-3 lessons you learned from the year.

And if you love fire, then write down 2-3 habits or beliefs that you know you are ready to release and burn them.

As they go up in flames, know that the consciousness that created this world heard your readiness to shift and will now fully support you in your desire!

4. WRITE DOWN 10 HIGHLIGHTS FROM THIS YEAR.

They can be big achievements or more subtle magic moments. Remember how they felt and what made them so special.

If you are present with others, share some of your highlights in all their juicy glory!

Focusing and reliving the most exciting and exhilarating times of your life is one of the most powerful ways of reprogramming your mindset to keep a success score card, instead of a failure tab!

5. DECLARE WHAT YOU WANT NEXT YEAR.

I recommend writing down one intention for each area of your life. I find these wishes to feel more powerful when I state them in present tense so that I feel like I’m already living my desires. Here are four main areas to focus on:

1. Your Health. The health goal can do with fitness or dietary habits or it can be very general, such as: “I tune into my body wisdom and make choices that nourish and support every cell in radiant health.”

2. Your Wealth. The wealth intention can be a specific desire in your career or finances or it can be something like: “I recognize my innate ability to experience an abundance of money, time and love.”

3. Your Relationships. A relationship goal will be more powerful if you can focus on how YOU want to feel instead of how you would like someone else to change. For example: “I love being in satisfying, loving and nurturing relationships” or “I am attracting the perfect companion for me by being the kind of mate I want to attract.”

4. Your Personal Enrichment. Probably the most important goal out of all 3 because it is what feeds your soul, heart and mind. A great way to explore this topic is to free-write all the things that you would be doing if you had all the money, time and freedom you could want.

Look over what you wrote and think of one goal for the year ahead that lights you up. For instance, you could explore meditation programs or new classes: “I love investing in myself by signing up for {blank} program.”

You can also make it as simple as mine for 2015: “I dance every chance I get and remember my freedom, power and beauty.”

6. CHOOSE A THEME FOR NEXT YEAR.

After you have reflected on where you’ve been and where you want to go, it is also useful to pick a theme word or phrase for the year. This focus can be your North Star when making decisions in the coming months.

For example, my focus of 2014 was “I’m Ready.” Anytime I had to make a big decision, I would remind myself that I’m ready and that helped me launch new courses and build a new website, all before I felt I was truly prepared (truthfully, I was never going to feel 100 percent prepared).

The theme can also be a way to recognize when you’ve gotten off balance and help course correct.

My theme for 2015 is the KISS principle — “Keep it simple, silly.”

I have a big sign with those words above my desk and it’s already guiding me to take the path of least resistance and keep things in perspective instead of efforting and trying too hard.

It’s amazing how just a simple phrase can help us remember what our priorities are!

7. SHARE, AMPLIFY, MULTIPLY.

If you are with others, share your intentions and your theme one by one and after each person finished speaking, reflect aloud together: “And so it is!”

And if you did the ceremony on your own, I recommend writing an email to a couple of friends summarizing your desires for 2015 and asking them to help you stay focused in the coming year.

When two or more minds connect with an idea at the same time, the power of the idea becomes greater than the sum of the individual parts.

So share with (supportive) others what you want to develop in your life and you will be amazed how much more fun and easy it will be to journey to your goals.

Source:

http://www.huffingtonpost.com/lana-shlafer/how-to-set-intentions-on-_b_6378940.html

Video:

Video:

Video:

Video:

Video:

New Year’s Resolution – Graham Colton:

Video:

Anuncios

Mejor aprender idiomas en el 2015 y no esperar al 2016

Ventajas aprender idiomas: 7 razones científicas para hacerlo

1. Mejor “flexibilidad cognitiva”

Según un estudio de The Journal of Neuroscience, los adultos que han hablado dos lenguas desde su infancia tienen mejor flexibilidad cognitiva, es decir, tienen más facilidad para adaptarse a una circunstancia nueva o inesperada que los adultos que sólo hablan una lengua. En el estudio, los participantes tenían que completar una tarea de flexibilidad cognitiva; aunque tanto los adultos monolingües como los bilingües fueron capaces de completarla, los bilingües lo hicieron con más rapidez y además determinadas partes de su cerebro necesitaron menos energía para llevarla a cabo.

2. Agilidad mental durante más tiempo

Esto también se cumple en las personas que aprenden una segunda lengua siendo ya mayores, de acuerdo con un reciente estudio publicado en Annals of Neurology. En la investigación, se realizaron tests de inteligencia a los participantes, hablantes nativos de inglés, cuando tenían 11 años y unas décadas después, cuando cumplieron los 70. La gente que hablaba dos o más lenguas mostró mejores capacidades cognitivas (especialmente en los tests de inteligencia general y de lectura) con respecto a su nivel de base en comparación con las personas que sólo hablaban una lengua.

3. Las palabras se ven de forma diferente a como lo hacen los monolingües

La gente que habla dos lenguas puede procesar ciertas palabras más rápido, sobre todo si dicha palabra tiene el mismo significado en ambas lenguas, según un estudio de Psychological Science. Gracias a la tecnología de movimiento ocular, los investigadores descubrieron que las personas bilingües pasan menos tiempo observando los llamados “cognados” (palabras de distintos idiomas que comparten la misma raíz morfológica, como por ejemplo, “lune” en francés y “luna” en español), lo que sugiere que su cerebro necesita menos tiempo para procesar la palabra, explicaba Scientific American.

4. No hay inmunidad al Alzheimer, pero sí se desarrolla de forma más tardía

Cualquiera puede padecer Alzheimer, pero las personas bilingües desarrollan esta enfermedad cuatro o cinco años más tarde que las monolingües, de acuerdo con los descubrimientos presentados en el encuentro de 2011 de la American Association for the Advancement of Science. En el estudio participaron 450 pacientes con Alzheimer, la mitad de los cuales habían hablado dos lenguas la mayor parte de sus vidas.

5. Los niños resuelven mejor los problemas

Parece que los niños bilingües realizan mejor las tareas que implican creatividad y capacidad de resolución de problemas, según una investigación publicada en el International Journal of Bilingualism. En el estudio participaron 121 niños, la mitad bilingües, y se les pidió que completaran tareas relacionadas con la repetición de series de números, la resolución mental de problemas matemáticos y la reproducción de patrones con bloques de color, explicaba HealthDay.

6. Su cerebro cambia de tarea con más facilidad

Los niños bilingües pueden ser más rápidos al cambiar de tarea, de acuerdo con un estudio de Child Development. En el estudio, tanto niños bilingües como monolingües tenían que observar imágenes de animales o figuras de colores en una pantalla de ordenador. Cuando a los niños se les pidió que pulsaran un botón para cambiar de las imágenes de animales a las imágenes de colores, los niños bilingües lo hacían más rápido.

7. La capacidad de pensar en otra lengua ayuda a tomar decisiones más razonadas

Cuando la gente piensa en otra lengua tiene más probabilidades de tomar una decisión racional en una situación problemática, según una investigación de 2012 de la revista Psychological Studies. Debido a que las personas, por naturaleza, son reacias a la pérdida, tienden a tomar decisiones que la minimicen, aunque la balanza esté inclinada a su favor. No obstante, investigadores de la Universidad de Chicago descubrieron que cuando la gente piensa en una lengua extranjera, esto les da distancia, lo cual les ayuda a tomar decisiones más deliberadas y menos dependientes de las emociones. “Quizás el factor más importante es que una lengua extranjera tiene menos resonancia emocional que la lengua materna”, comentaba Sayuri Hayakawa, investigadora del estudio. “Una reacción emocional puede conllevar decisiones motivadas por el miedo más que por la esperanza, aunque las probabilidades nos sean muy favorables”.

Fuente:

http://www.huffingtonpost.es/2014/07/01/beneficios-de-aprender-idiomas_n_5514494.html

6 de cada 10 españoles estudian inglés por motivos laborales

El inglés está cada vez más presente entre los españoles, que se preocupan día tras día en hablarlo con la mayor fluidez posible. Ante la actual crisis económica, tener un buen currículum vitae y un nivel alto de inglés se considera esencial para poder conseguir trabajo en un mercado cada vez más competitivo y exigente.

Así lo refleja un amplio estudio realizado por ABA English, academia online especializada en una metodología de aprendizaje única basada en los principios del método natural.

Según datos de la reciente investigación elaborada entre más de dos millones de alumnos, el 59% de los españoles estudia inglés por razones laborales, un porcentaje mayor a la media mundial, situada en un 54%. Cada vez hay más estudiantes que consideran que hablar una lengua extranjera es clave para lograr una carrera profesional más fructífera en un mundo cada vez más globalizado. No obstante, el 17% de los españoles reconoce que cursa inglés por sus inquietudes culturales de aprender un nuevo idioma, mientras que un 14% lo hacen para hablar con mayor fluidez en sus viajes al extranjero y el 10% restante por motivos varios.

Los españoles, muy interesados en aprender inglés

Está a la orden del día el bajo nivel de inglés de los españoles en comparación con muchos otros países de la Unión Europea. Hasta un 18% de las personas que acude a aprender la lengua no cuenta con ningún tipo de formación previa al respecto, mientras que un 40% lo hacen tras haber dado sus primeros pinitos en la escuela. Un 27% asegura haber estudiado ya algún curso en academia o en clases particulares. El 15% restante tiene como experiencia previa búsquedas por Internet, entre otras.

Ante la evidente falta de nivel, los españoles se están poniendo manos a la obra para ser cada vez más competitivos en el mundo laboral. Tanto es así que ABA English ya cuenta con cerca de 350.000 de alumnos (17% en cuanto a porcentaje del estudio se refiere) en este país. Lo mismo ocurre con los italianos (17,2), los brasileños (11,8%) y franceses (10,6%). Otros de los países que lideran este ranking son México (8,2%), Colombia (4,2%) y Canadá (2,9%).

El inglés, un valor añadido para trabajar

Tener un buen nivel de inglés es algo deseado por millones de españoles, conscientes de que se pueden quedar aislados laboralmente si no son capaces de hablar la lengua con fluidez. Las empresas valoran que sus empleados estén tratando de perfeccionar su dominio del inglés. Tanto es así que el 57% de los españoles que estudian inglés se encuentran además trabajando. Un dato que refleja la estrecha relación existente entre trabajar y hablar inglés. El resto de los encuestados están buscando trabajo (23%) o aún estudiando (20%).

¿Cuestión de hombres o de mujeres?

A diferencia que en el pasado, son ya muchas las mujeres que ocupan cargos directivos y de alto nivel. Sus inquietudes por aprender son mayores, incluso para mejorar su formación con el dominio de una lengua extranjera. Según el reciente estudio de ABA English, el 54% de los españoles que cursan inglés son mujeres, mientras que el 46% restante son hombres.

Los más mayores, los nuevos estudiantes

Tenemos la tendencia a pensar que el estudio de inglés está hecho para los más jóvenes. Sin embargo, es cada vez más frecuente ver cómo la gente mayor se interesa por aprender una nueva lengua, ya sea por motivos familiares -como puede ser el caso de querer entender un nuevo idioma para viajar a ver a un hijo que vive en el extranjero- o por la simple razón de enriquecerse culturalmente.

Sea como fuere, lo cierto es que el 15% de los españoles que cursa inglés tienen 55 años o más, mientras que el 23% iguala o supera la barrera de los 45 años. El 27% de los estudiantes de esta lengua extranjera tienen entre 35 y 44 años, un 22% entre 25 y 34 años, mientras que, sorprendentemente, los menores de 25 años sólo representan el 14% del total.

Fuente:

http://ecoaula.eleconomista.es/interstitial/volver/216172702/campus/noticias/6261491/11/14/6-de-cada-10-espanoles-estudian-ingles-por-motivos-laborales.html

Una de cada tres ofertas de trabajo pide saber idiomas y el inglés es el más demandado.

Una de cada tres ofertas de empleo en España requiere conocimientos de, al menos, un idioma, según se recoge en el último informe Infoempleo Adecco del mes de noviembre. Esta tendencia sigue al alza y viene determinada por la actividad laboral que se desarrolla en el puesto de trabajo, los referentes de conocimiento especializado para ese puesto y la nacionalidad de la empresa.

El inglés sigue siendo la lengua más demandada, con el 88,9% de las ofertas. Le sigue (de lejos) el alemán, que se convierte por primera vez en la segunda lengua con el 7,2% de las ofertas, desbancando al francés, que desciende a la tercera posición con el 7,1% de los puestos de trabajo.

Pero, a pesar de que la mayoría de las empresas lo requiere, ¿por qué todavía en España el inglés no se domina correctamente? ¿aprender inglés es realmente complicado para los españoles? ¿cuáles son los motivos de que cause tanta confusión?

1- Familias lingüísticas distintas

El inglés no es una lengua romance, sino que es de origen germánico, por lo que cuenta con sonidos vocálicos que no tenemos. El sistema del español está compuesto por 5 vocales, mientras que en inglés hay más del doble de sonidos vocálicos. Este hecho deja a los españoles más vulnerables que, por ejemplo, los portugueses, ante el inglés. Nuestros vecinos parten con ventaja al contar con un sistema vocálico todavía más complejo que el anglosajón.

2- Traducciones al pie de la letra

El apasionante mundo de las malas traducciones del español al inglés, y viceversa, parece inagotable. Es importante saber que once a day no se traduce como “once veces al día”, o que cuando queremos destacar en inglés que algo “es la leche”, no hay que soltar It’s the milk.

3- Despiste de género

Los ingleses sufren aprendiendo que “moto” es una palabra femenina, o que “planeta” es masculina, a pesar de sus terminaciones. Pero nosotros también nos encontramos con dificultades cuando tratamos de usar en inglés nuestro pronombre “su”, que se acaba desdoblando en his, her o its. Un apunte vital de acordarse si no queremos dar a entender que nuestra novia es un hombre, o que nuestro padre es en realidad una mujer.

4- La ortografía y la pronunciación

El inglés parece carecer de reglas de ortografía y de pronunciación. En castellano, por ejemplo, la “a” siempre se pronuncia “a”, sin complicarnos la vida. En cambio, en el inglés la “a” puede sonar “a”, como en el caso de Apple, o “ey”, como en “ape”. Y si la vocal se combina con otra, la pronunciación se enreda todavía más.

5- Sílaba tónica

Algunas palabras que terminan con el sonido “el” se escriben “-el”, tales como “novel” o “cancel”, pero otras van con “-le” como cable o little. ¿A qué se debía todo esto? Muy sencillo. Las palabras que terminaban en “-el” tenían sílaba tónica aguda, es decir, al final. Pero el idioma ha ido evolucionando y su forma de escribir ya no refleja su pronunciación.

6- Arbitrariedad histórica

Muchos esfuerzos se hicieron en el pasado para estandarizar la forma de escribir el inglés. No obstante, en muchas ocasiones los académicos encargados de ello acabaron creando más caos del necesario.

Por ejemplo, en el siglo XVI decidieron insertar una “b” en las palabras dette (deuda) y doute (duda) para así recordar mejor su raíz latina. Ahora las vemos escritas como debt y doubt, claro que ambas “b” son mudas.

7- Dos son compañía

En castellano los verbos cambian con el sujeto, por lo que no necesitamos mencionarlo. Así, podemos decir tranquilamente “jugó” y entender que se está hablando de la tercera persona del singular. Pero en el inglés es otra historia. Si decimos play podemos estar hablando de él, pero también de nosotros, de ellos… ¡Imposible tenerlo claro! Por ello, en inglés es vital indicar siempre el sujeto si queremos que nos entiendan.

Fuente:

http://www.libremercado.com/2014-12-02/por-que-a-los-espanoles-nos-cuesta-aprender-ingles-1276534972/

9 razones por las que la gente no alcanza la fluidez en inglés

1. “No soy bueno con los idiomas”

Es cierto que algunas personas son mejores aprendiendo idiomas que otras, pero tienes que aceptar que hay gente que simplemente, con o sin un don, lo anhelan más.

En este sentido, el mejor don que puedes tener es REALMENTE QUERER APRENDER. Al menos que tengas algunas deficiencias de aprendizaje serias, estás en perfectas condiciones para aprender inglés. Puede que requiera de más dedicación y paciencia, mejores estrategias, hábitos de estudio y conciencia de tu estilo de aprendizaje; pero decir que lo que te detiene es el hecho de que no eres muy bueno con los idiomas, no es una buena excusa.

La gran mayoría de la gente que ha aprendido a hablar inglés como una segunda lengua no tiene un don., sino que han aprendido a través del trabajo duro y persistente, evitando excusas y superando los obstáculos que todo el mundo afronta.

2. “Me da mucha vergüenza hablar”

Si no lo usas, lo pierdes. La vergüenza o la pereza que impide que hables hará que olvides todo lo que has aprendido hasta ese momento en tu proceso de aprendizaje. Éste es el gran problema que muchos institutos tienen: no crean suficientes oportunidades para hablar en situaciones auténticas.

Si no usas las cosas básicas que aprendes, ningún tipo de gramática avanzada te ayudará a recordar las cosas que has aprendido superficialmente y olvidado por falta de ponerlas en práctica.

Sumado a esto, el hecho de no hablar contribuye a un bloqueo psicológico de todo el proceso de aprendizaje. Así que ¿cuál es el mejor consejo? Abre tu boca. Ya sea en el aula, en la ducha, con amigos que hablan poco o mucho, o con extranjeros en la vida real o por Skype, deja de sentir vergüenza y ABRE TU BOCA.

3. “Los adultos no aprenden idiomas muy bien”

A pesar de que es cierto que un adulto no tiene la misma habilidad que un niño para aprender un idioma extranjero, creo que muchos no nos estamos dando el crédito suficiente. Ser un estudiante adulto tiene muchas ventajas, como por ejemplo: mayor consciencia de nuestro proceso de aprendizaje, el hecho que sabemos lo que queremos, y el hecho que podemos planificar nuestro proceso.

Mientras que es cierto que la mayoría de los estudiantes de idioma adultos nunca perderán completamente su acento, es posible reducirlo usando métodos inteligentes. Sin embargo, si te estás comunicando bien, ¿cuál es el problema con tener un acento? Es quienes somos, de dónde venimos, y una parte importante de nuestra identidad. A veces incluso nos hace sonar sexy y exóticos.

El mundo está lleno de estudiantes de idioma adultos que hacen un excelente trabajo comunicándose y no hay razón por la que no puedes ser uno de ellos.

4. “No tengo tiempo”

No necesitas inscribirte en un instituto de inglés, pagar mucho dinero, o  disponer de varias horas libres por día.

Con tan solo inscribirte y asistir al programa adecuado tendrás mucha ayuda y recibirás una estructura adecuada. Si realmente no tienes tiempo, usa tu imaginación y aprende de la mano de la tecnología en los momentos que más te convenga.

Inglés para la vida es un excelente sitio para comenzar. Allí encontrarás muchos podcasts gratuitos que puedes descargar para aprender mientras, por ejempli, manejas tu auto. Además puedes hacer uso de blogs, videos de Youtube, y muchos otros recursos gratuitos. Si te esfuerzas lo suficiente buscando, encontrarás toneladas de recursos que te ayudarán a aprender inglés sin necesidad de que gastes un centavo.

5.“Necesito ir a un país de habla inglesa”

No necesitas viajar al otro lado del océano para entrar en contacto con el idioma. Hay personas que hablan inglés en todos lados si realmente te tomas el tiempo para buscarlos, y cuando estés en un punto de tu aprendizaje en el que la “inmersión” es algo que te daría un gran impulso, hay otras opciones también.

Puedes encontrar extranjeros en tu ciudad. En Belo Horizonte conozco tres comunidades internacionales: Real Life English, Minas Internacional, y Couch Surfing. Aparte de esto puedes organizar tu vida de forma tal que recibas un constante flujo de inglés nativo, con recursos como podcasts, radios online, programas de televisión, películas, y música.

Lo más importante es hagas del inglés una parte de tu vida. Encuentra la forma para hacerlo divertido.

6. Falta de un propósito claro

Mucha gente no tiene un verdadero PORQUÉ por el cual aprender un idioma. Aun si es cierto que tienes que estudiar inglés por tu profesión, si ésta es la primera cosa que se te viene a la cabeza cuando piensas en el idioma, el proceso de aprendizaje será largo, lento y tedioso. Esto conlleva a la falta de amor por lo que haces y a tener un enfoque mecánico.

Aquellos que aprenden el idioma por motivación externa, generalmente no lo disfrutan. Se aburren y cansan fácilmente y no muy a menudo se dedican a ello.

Entonces, ¿cuál es la solución? Busca un propósito más profundo y cultívalo. Piensa en lo que estás aprendiendo y usa esto como una fuente de inspiración. Aquí encontrarás una inspiradora historia de propósito y perseverancia aplicada al aprendizaje de un idioma.

7. Falta de responsabilidad

Mucha gente pretende pagar para que alguien aprenda inglés por ellos, o adquirir el idioma como si fuera un chip que se inserta en el cerebro. No entienden que para aprender un idioma, uno necesita asumir la responsabilidad que ello implica, y no dejar el aprendizaje en las manos de un profesor, instituto o circunstancias de la vida.

Por supuesto, un instituto o un profesor también tienen sus propias responsabilidades a cumplir, pero el profesor en si es más un facilitador que debe mostrarle al estudiante la puerta al aprendizaje. TÚ eres el que tiene que caminar a través de ella con tu propia fuerza de voluntad.

El inglés no es un chip en tu cerebro, sino un proceso personal en el que debes trabajar todos los días. Sí, TODOS LOS DÍAS. La excelencia (=fluidez) no es algo fácil o rápida. No se obtiene con esfuerzos al azar de dos veces a la semana.

8. Falta de un buen plan/método

Si quieres aprender inglés, necesitas decidirte, clarificar los motivos, investigar bien el camino hacia el éxito, y recién entonces ordenar tu vida y ejecutar. A menudo mucha gente no organiza su vida en torno a un aprendizaje exitoso del inglés porque no tienen un buen plan, no se hacen un tiempo para aprender día a día (afuera del aula), y no investigan qué es lo que hace que un instituto y/o método sea bueno.

La gente busca soluciones rápidas y sencillas a los problemas que tienen que afrontar. Si no tienes éxito aprendiendo inglés, detente y pregúntate a ti mismo “¿por qué quiero aprender?” y asume la responsabilidad de tu propio aprendizaje. Y RECIÉN ENTONCES  puedes comenzar a buscar gente que te pueda ayudar.

Reflexiona acerca de las cosas que he mencionado aquí y luego conversa con tus amigos que han tenido éxito aprendiendo inglés. Pídeles consejos, investiga en internet, visita varias instituciones, observa algunas clases, y aprende a diferenciar lo que es un uso astuto del marketing y lo que es verdadera calidad.

9. Falta de imaginación

La vida y el inglés no son dos cosas separadas cuando usas tu imaginación para aprender. El problema es que la mayoría de la gente trata al inglés como si fuera una materia de la escuela, lo cual es el peor modo para aprender un idioma. A pesar de que estas estrategias pueden (en cierta medida) ayudar, la fluidez en el inglés no se consigue a través de la memorización, gramática o libros de ejercicios.

La fluidez es una danza, un arte, una práctica y una pasión. El estudiante debe relacionar su experiencia de vida con el idioma, para así poder hacer que su imaginación y estilo de estudio fluyan, y para poder dar significado al proceso de aprendizaje. Esto va de la mano con tener un sentido de propósito (#6) porque la imaginación generalmente proviene de un propósito.

Éstos son algunos signos que pueden indicarte que no estás usando tu imaginación: no te diviertes, no tienes ansias por aprender, inventas excusas, y no utilizas tus habilidades naturales.

Entonces, ¿cómo incentivar tu imaginación? Clarifica cuál es el propósito que te lleva a querer aprender y conéctalo con lo que haces y disfrutas, incluyendo tus habilidades naturales, tus intereses, y tu vida. Eso es imaginación.

Qué puedes hacer hoy

Un desafío para ti: tómate 20 minutos para pensar qué es lo que te detiene. Realiza un lluvia de ideas. Anota en un papel un millón de ideas sin filtro alguno. ¿Por qué quieres aprender inglés? ¿En qué eres bueno y cómo puedes aplicar eso al inglés? ¿Cómo puedes cultivar placer por aprender inglés?

No dejes que ninguna excusa te distraiga. Asume la responsabilidad y acepta las respuestas. Piensa acerca de algo que amas hacer e imagina cómo sería si tuvieras la misma pasión por el inglés. Recuerda: “la vida es un viaje, no un destino”. Exactamente lo mismo es tu aprendizaje del inglés. La pregunta del millón es: ¿cómo podrías disfrutar cada paso y al mismo tiempo estar seguro que estás en el buen camino hacia la fluidez? La respuesta solo la sabes tú.

Fuente:

http://reallifeglobal.com/la-fluidez-en-ingles/

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

2015: Nuevos Propósitos?

Viajar, pasar tiempo con la familia y trabajo, los propósitos para 2015

El 39 por ciento de los españoles tiene como propósito principal para 2015 hacer un viaje por Europa; seguido de un 29 por ciento que desea pasar más tiempo con la familia y los amigos; y un 23 por ciento, que espera conseguir un trabajo en el año que entra, según recoge el ‘III Barómetro Cofidis de la ilusión‘.

El estudio, elaborado por la firma de investigación Gfk y por Cofidis con una base muestral de 2.200 entrevistas, revela también que los españoles añadirán a su lista de propósitos proyectos relacionados con la salud y el bienestar. Así, el 23 por ciento espera cuidar la alimentación; un 20 por ciento se propone hacer más deporte; y el 15 por ciento quiere dejar de fumar en 2015.

La sociabilidad es otro de los proyectos que los españoles esperan conseguir con el nuevo año. En este sentido, el informe señala que un 18 por ciento de se plantea conocer gente nueva o ampliar el círculo de amistades.

Por otro lado, aumenta el interés por la formación, pues un 16 por ciento tiene el propósito de estudiar o formarse y el 14 por ciento se plantea mejorar o aprender un idioma en 2015.

Entre los proyectos que los españoles consideran “más probables de conseguir” en 2015 figuran comprarse una casa (88 por ciento), hacer un viaje (79 por ciento) y comprarse un coche (74 por ciento). Sin embargo, en cuanto al índice de probabilidad, comprarse una casa es uno de los proyectos que los encuestados consideran menos factibles, pues sólo el 45 por ciento afirma que sea viable. Por su parte, un 85 por ciento de los jóvenes confía en terminar sus estudios universitarios el próximo año.

En el ámbito laboral, el 23 por ciento de los españoles encuestados espera conseguir un trabajo, seguido por aquellos que confían en lograr un aumento de sueldo y un ascenso. Asimismo, se muestran optimistas en lo que a las mejoras laborales se refiere, pues el 40 por ciento cree que conseguirá un aumento de sueldo los próximos meses.

Las posibilidades de cumplir los propósitos se reducen en el área personal, pues este año disminuye la probabilidad de ejecución en casi todos los proyectos. Los españoles se plantean hacer más deporte (76 por ciento), cuidar la alimentación (83 por ciento) o tener más tiempo para uno mismo (81 por ciento), no obstante un 68 por ciento no cree que consiga mejorar sus metas deportivas; el 74 por ciento duda de comer de forma más sana; y un 59 por ciento sospecha que tendrá poco tiempo para el mismo.

Fuente:

http://www.diariodenavarra.es/noticias/mas_actualidad/sociedad/2014/12/31/viajar_pasar_tiempo_con_familia_trabajo_los_propositos_para_2015_189554_1035.html

Propósitos de 2015, metas realizables

Los más comunes

Hacer propósitos cuando se celebra el Año Nuevo es una costumbre tan antigua como la celebración misma, pues ya los babilonios hacían propósitos, el más popular era devolver las herramientas agrícolas que les habían prestado sus vecinos y los antiguos romanos establecieron el propósito de pedir perdón a los enemigos.

En el comienzo del año, asociado en algunos casos con la tradición de comer doce uvas se plantean nuevas metas, nuevos proyectos, nuevos amores y sueños. Los buenos propósitos de año nuevo podrían llenar en algunos casos  miles de páginas de algún libro  pero lamentablemente, pocos serían los ejemplos de los que se lograron cumplir al final.

Adelgazar, ahorrar, dejar de fumar, hacer ejercicio, comer más sano, cambiar de empleo, cambiar de carro, aprender un idioma, estudiar, viajar, son algunos de los propósitos más comunes que se incluyen en los planes de Año Nuevo. Desafortunadamente muchos de ellos se quedan a mitad de camino y se convierten nuevamente en actividades que se aplazan periódicamente cada que las manecillas del reloj anuncian un nuevo primero de enero.

¿Por qué no se cumplen los propósitos?

De acuerdo con el doctor Jairo Quiceno, sicólogo clínico y coach en programación neurolingüística, las razones por las que  estos propósitos no se cumplen están asociadas a la falta de compromiso, “visto como la responsabilidad que una persona asume consigo misma para poder materializar su propósito no a través de la intención sino a través de la acción”, explica Quiceno.

En segundo lugar, a la gran mayoría de los seres humanos, y estamos hablando de casi el 95 % de las personas, les falta autodisciplina, que es la decisión que se toma de hacer algo, para poder encaminarnos hacia los propósitos que nos hemos puesto. Por ejemplo, revisar lo que se está comiendo cuando se propone bajar de peso y evitar comer ciertos alimentos que contribuyan al sobrepeso.

Consuelo Moreno bordea los cuarenta y los tres últimos años se ha hecho el mismo propósito: hacer ejercicio por su salud y para mantenerse más delgada.   Sin embargo, ha perdido el foco y se la ha pasado aplazando este objetivo por lo que llama múltiples ocupaciones y algunas excusas como “sólo tengo tiempo a partir de las 9:00 a.m y a esa hora  ya sale un sol muy fuerte”.  Cada año busca una nueva alternativa: “Mi esposo me acaba de regalar un aparato para hacer gimnasia en la casa, esta vez sí lo usaré”, dice.  Sin embargo, ya cuenta con otros elementos para el mismo fin  que nunca ha usado como pensaba.

Precisamente, Quiceno señala que el tercer factor por el cual no se cumplen los propósitos de final de año y tal vez el más importante, es que no se toman como una rutina, “¿cuántas veces termina enero y todavía no se ha empezado a hacer nada para que se cumpla el objetivo trazado?  Eso tiene que ver con la mente subconsciente, porque el consciente sólo plantea escribir los deseos, que es una muy buena idea, pero el subconsciente necesita de la acción”.

https://i0.wp.com/www.enjoyspanishonskype.com/wp-content/uploads/2014/12/prop%C3%B3sitos-de-a%C3%B1o-nuevo.jpgTrascender lo material

Jorge Garcés, profesional y estudioso de la planeación, considera que muchos de los propósitos no se cumplen por las siguientes razones:

1. Parten de la insatisfacción, pues el ser humano se ha preocupado más por añorar lo que le hace falta que por disfrutar lo que tiene, por tanto la insatisfacción es permanente en la medida que no aprendamos a valorar lo que tenemos.

2.No medimos los alcances de lo que queremos obtener. Dejamos al azar del destino que logremos lo que queremos cuando es a partir nuestro que se alcanzan las metas y objetivos.

3. La religiosidad obstaculiza el esfuerzo personal pensando en que Dios todo no lo concede. Cuando es Él quien nos da la fortaleza para que con nuestras capacidades logremos nuestros propósitos.

4. Siempre lo que pedimos normalmente es de carácter material. Nunca nos preocupamos por pedir que espiritual y mentalmente tengamos una actitud y aptitud propositivos frente a nuestros deseos para un nuevo año.

Recomendaciones

Estas son algunas de las recomendaciones que hace el doctor Jairo Quiceno para elaborar y cumplir exitosamente los propósitos de fin de año.

Ir despacio: Los propósitos muchas veces fallan porque son imprecisos o difíciles de cumplir, por ejemplo, si tiene el propósito de ser más amable, un mejor propósito sería hacerle un cumplido a una persona una vez por semana. Para crear confianza es indispensable dar lo que se denomina “el pequeño primer paso”, que irá aumentando paulatinamente.

Establecer un plan: si bien una meta es específica y alcanzable, sólo con establecerla no se convertirá en realidad. ¿Cuáles son los pasos necesarios para lograr la meta? En el caso de decir un cumplido a una persona por semana, un plan detallado podría no ser muy necesario. Sin embargo, pueden incluirse otros tipos de detalles como comenzar con amigos, luego con compañeros de clase, pero nunca con desconocidos.

Ser flexibles: Aún los mejores planes no siempre funcionan tal como se espera así que es importante ser flexibles. A veces se tiene que cambiar un plan y entender que no todas las cosas son perfectas.

Contar con una agenda: puede ser útil para aquellas personas que quieren centrarse en un objetivo determinado. Una vez que el Año Nuevo ha pasado, es fácil olvidarse de los objetivos fijados, pero anotarlos en una agenda puede recordar lo que se quería hacer.

Escribir en presente afirmativo: La gran mayoría de la gente dice: quiero bajar de peso el año entrante, pero lo recomendable es hacerlo en presente. Tampoco decir “el próximo año no voy a comer grasa”, porque la mente subconsciente no captura la palabra “NO”.

Tiempo: desafortunadamente los propósitos se plantean cuando no se está en el mejor estado de lucidez y sin tiempo. Es importante dedicarles concentración y buen tiempo.

Finalmente, Quiceno recomienda contar con una persona que recuerde los propósitos y haga las veces de vigilante para que le ayude a recordarlos.

Fuente:

http://www.elmundo.com/portal/vida/entretenimiento/propositos_de_2015_metas_realizables.php#.VKWAWb-ksvc

Ocho claves para conseguir tus propósitios en 2015 sin venirte abajo

El uno de enero siempre es una fecha de ilusiones renovadas, de nuevos planteamientos, de buscar nuevos proyectos, de proponerse nuevas metas… Y eso les ocurre a millones de españoles que de alguna manera quieren aprovechar el nuevo año para cambiar lo que no les gusta en sus vidas, o sencillamente perseguir objetivos diferentes. Viajar más, buscar trabajo e ir al gimnasio son los tres propósitos que más se plantean los ciudadanos, según una encuesta que ha realizado abc.es.

Pero hay muchos más, como recoge el «III Barómetro Cofidis de la ilusión»: un 29% de españoles desea pasar más tiempo con la familia y los amigos; el 23% espera cuidar la alimentación; un 20% se propone hacer más deporte; el 18% se plantea conocer gente nueva o ampliar el círculo de amistades; un 16% tiene el propósito de estudiar o formarse; el 15% quiere dejar de fumar y el 14% se plantea mejorar o aprender un idioma.

Desde luego, ahora es buen momento para iniciar todos esos proyectos. Pero año tras año las fuerzas del principio se deshinchan con el paso de los días y las semanas. Y lo que se cogió con mucha ilusión se deja pocos meses después.

Mikah de Waart, coach y experto en motivación personal y laboral, comenta que la inmensa mayoría de los intentos para conseguir algo fallan. El 77% de personas mantienen sus propósitos una semana, el 55% un mes, el 40% los mantiene durante seis meses y solamente el 19% aguanta sus conductas nuevas más de dos años, según investigaciones sobre propósitos (Norcross y Vangarelli, 1989). Casi todos han tenido algunas recaídas en la conducta anterior.

Este coach ofrece los siguientes pasos para cumplir de verdad los propósitos y no venirse abajo:

«1. Apunta tus objetivos: Si no tienes la disciplina de escribir tu objetivo, ¿cómo quieres tener la constancia para ejecutarlo?

2. Escribe por qué esta conducta es importante para ti. Determina qué ventajas conllevan tus propósitos para ti y piensa en el impacto positivo que van a tener cuando los consigas. Imagina la cara de tus amigos, de tus familiares, cómo te vas a sentir tú cuando lo tengas, cuánto se van a alegrar tus allegados… Según el investigador americano Icek Ajzen existen tres factores importantes para realizar propósitos:

—Los beneficios del propósito: nos cuestionamos si empezar a hacer, por ejemplo, footing es beneficioso o no, si dejar de fumar es sano o no, etc. Es decir, lo más importante es lo que pensamos sobre la conducta: si la conducta en sí es beneficiosa no importa tanto. Por ello, busca datos que confirmen que tu propósito es beneficioso.

—Pensamos en la opinión de nuestros amigos y familiares. Nos importa lo que van a pensar, sus opiniones: «Mis amigas me van a apreciar, mi pareja se va a pensar que la idea es tonta, etc».

—Cuestionamos si realmente somos capaces de cambiar nuestra conducta. Aquí todo tipo de creencias son importantes. Sencillamente no soy deportista, no puedo decir «no», soy bueno en…

3. Convierte tus propósitos en imágenes, dibujos y frases muy atractivas. Haz un collage con lo que te has propuesto. Solamente escribir un propósito no es suficiente atractivo para empezar todo el trabajo que supone tener que cambiar conductas. Necesitas algo más emocional, algo así como si fuera una foto de tu futuro ideal y «ver» aquél estado que te está esperando. Cuando lo tengas hecho, lee tus propósitos y mira tu collage cada día.

4. Determina tu conducta deseada: qué tienes que hacer. Este es un paso esencial, sin cambios en tu conducta no vas a conseguir nada. Esta es la parte difícil, la prueba de si vas a convertir tus propósitos en realidad. Determina de qué forma vas a actuar para iniciar el camino. ¿Qué es lo que tienes que hacer? ¿Cuántas veces? ¿Cómo vas a planificar tus semanas? ¿Qué días a la semana y que horas al día vas a dedicarle a la conducta nueva? Se lo más concreto y específico posible.

5. Preparación de momentos difíciles. Determina con antelación qué situaciones van a dificultar mantener tu conducta deseada. La mayoría de las personas que empiezan una dieta la dejan en un momento difícil. Puede ser un momento en el que te sientes solo, cansando o has tenido un problema en el trabajo, en casa, etc. Y te convences que ahora no es el momento de seguir con el propósito. Es decir, ya sabes o puedes imaginar con antelación situaciones que te van a poner a prueba. Establece previamente cómo quieres actuar en momentos difíciles y cómo vas a actuar. Por ejemplo, quizás debes comer algo antes de ir a esa cena copiosa, o puedes beber un refresco light en vez de algo que lleve alcohol, avisar a tus amigos con antelación que no quieres fumar, etc. En realidad, ya sabes las situaciones que te han dificultado en anteriores ocasiones mantener tu propósito, así que determina una conducta alternativa por si te vuelve a pasar.

6. Tener un plan B. Si un día recaes y no cumples con tu propósito, no pasa nada. La inmensa mayoría es demasiado exigente consigo mismo. Nos sentimos tan mal si pecamos o caemos una vez, que pensamos que hemos fracasado totalmente: «Ves, ya sabía que lo de dieta no era nada para mí…es que no tengo fuerza de voluntad». Y entonces automáticamente decides que, como has recaído, ya no puedes volver a levantarte y te instalas en tu conducta anterior. Las pocas personas (19%) que consiguen cambios duraderos, es decir, más de dos años, en su mayoría han tenido una o varias recaídas en su conducta anterior y además forma parte del proceso.

7. Pregunta a tus amigos si te quieren ayudar. Asegúrate de que puedes llamarles si pasas un momento difícil en ese proceso para que te puedan apoyar. El hecho de sentir la responsabilidad de no defraudar a tus amigos suele ser un pilar grande de apoyo. Si quieres ir un paso más allá, a lo mejor puedes proponerles realizar los propósitos juntos y animaros a cumplirlos.

8. Date recompensas durante el camino. Por cada pequeño paso positivo que has dado, date una pequeña recompensa. Muchos de los cambios importantes que queremos conseguir son trayectos a medio o largo plazo. Casi todos los propósitos que son importantes requieren un esfuerzo durante mucho tiempo y es importante celebrar los pequeños logros durante el camino. Si por ejemplo quieres perder peso, puedes comprar ya alguna prenda de tu talla deseada, para que sientas que te está esperando al final del camino. Si llevas una semana sin fumar, regálate algo, date algún premio. Así, tu cerebro vincula placer y positividad con los cambios que estás iniciando en lugar de solamente sufrimiento por lo que has tenido que dejar atrás».

Fuente:

http://www.abc.es/familia-vida-sana/20150101/abci-ocho-consejos-cumplirmetas-201412221243.html

Vídeo:

http://www.diariovasco.com/videos/politica/201501/01/nuevos-propositos-para-2015-3968062148001-mm.html

Vídeo:

http://www.antena3.com/canarias/noticias/sociedad/dejar-fumar-aprender-idioma-propositos-mas-habituales_2014123000204.html

Vídeo:

Vídeo:

http://www.aztecanoticias.com.mx/capitulos/sociedad-y-medio-ambiente/173749/video-propositos-pendientes-para-2015

Thousands of years ago…

The Indo-Europeans

The quest for the origins of the Indo-Europeans has all the fascination of an electric light in the open air on a summer night: it attracts every species of scholar or would-be savant who can take pen to hand. For over 200 years, theories have been put forward advocating ages ranging from 4000 to 23,000 years, with hypothesized homelands including Central Europe, the Balkans, and even India. Unfortunately, archaeological, genetic and linguistic research on Indo-European origins has so far proved inconclusive.

In early historical times, Indo-European languages were present in central and northern Europe, southeastern Europe, and much of southern and southwest Asia. Scholars have long theorized about what pre-historic events might have caused this group to become so widespread.

In the late 1700s, William Jones an English judge serving in India, discovered something startling; that Sanskrit possesses striking similarities to Greek, Latin, and Celtic. He theorized that they all sprang from a common source, an even more ancient language that had since become extinct.

Since Jones’ time, linguists have verified and greatly expanded on his discovery. Languages that fall into this Indo-European classification include Romance languages, Germanic languages, including of course English, Balto-Slavic, Indo-Iranian and Celtic, plus extinct languages such as Tocharian, spoken in parts of China, and Hittite, spoken in Asia Minor. It’s a huge and incredibly diverse group that derives from the speech of one ancient and forgotten people. The questions remain of who they were, when they lived, and where they came from.

Read more:

http://www.humanjourney.us/indoEurope.html

Family Tree of Languages Has Roots in Anatolia, Biologists Say

Biologists using tools developed for drawing evolutionary family trees say that they have solved a longstanding problem in archaeology: the origin of the Indo-European family of languages.

The family includes English and most other European languages, as well as Persian, Hindi and many others. Despite the importance of the languages, specialists have long disagreed about their origin.

Linguists believe that the first speakers of the mother tongue, known as proto-Indo-European, were chariot-driving pastoralists who burst out of their homeland on the steppes above the Black Sea about 4,000 years ago and conquered Europe and Asia. A rival theory holds that, to the contrary, the first Indo-European speakers were peaceable farmers in Anatolia, now Turkey, about 9,000 years ago, who disseminated their language by the hoe, not the sword.

The new entrant to the debate is an evolutionary biologist, Quentin Atkinson of the University of Auckland in New Zealand. He and colleagues have taken the existing vocabulary and geographical range of 103 Indo-European languages and computationally walked them back in time and place to their statistically most likely origin.

The result, they announced in Thursday’s issue of the journal Science, is that “we found decisive support for an Anatolian origin over a steppe origin.” Both the timing and the root of the tree of Indo-European languages “fit with an agricultural expansion from Anatolia beginning 8,000 to 9,500 years ago,” they report.

But despite its advanced statistical methods, their study may not convince everyone.

The researchers started with a menu of vocabulary items that are known to be resistant to linguistic change, like pronouns, parts of the body and family relations, and compared them with the inferred ancestral word in proto-Indo-European. Words that have a clear line of descent from the same ancestral word are known as cognates. Thus “mother,” “mutter” (German), “mat’ ” (Russian), “madar” (Persian), “matka” (Polish) and “mater” (Latin) are all cognates derived from the proto-Indo-European word “mehter.”

Dr. Atkinson and his colleagues then scored each set of words on the vocabulary menu for the 103 languages. In languages where the word was a cognate, the researchers assigned it a score of 1; in those where the cognate had been replaced with an unrelated word, it was scored 0. Each language could thus be represented by a string of 1’s and 0’s, and the researchers could compute the most likely family tree showing the relationships among the 103 languages.

A computer was then supplied with known dates of language splits. Romanian and other Romance languages, for instance, started to diverge from Latin after A.D. 270, when Roman troops pulled back from the Roman province of Dacia. Applying those dates to a few branches in its tree, the computer was able to estimate dates for all the rest.

The computer was also given geographical information about the present range of each language and told to work out the likeliest pathways of distribution from an origin, given the probable family tree of descent. The calculation pointed to Anatolia, particularly a lozenge-shaped area in what is now southern Turkey, as the most plausible origin — a region that had also been proposed as the origin of Indo-European by the archaeologist Colin Renfrew, in 1987, because it was the source from which agriculture spread to Europe.

Dr. Atkinson’s work has integrated a large amount of information with a computational method that has proved successful in evolutionary studies. But his results may not sway supporters of the rival theory, who believe the Indo-European languages were spread some 5,000 years later by warlike pastoralists who conquered Europe and India from the Black Sea steppe.

A key piece of their evidence is that proto-Indo-European had a vocabulary for chariots and wagons that included words for “wheel,” “axle,” “harness-pole” and “to go or convey in a vehicle.” These words have numerous descendants in the Indo-European daughter languages. So Indo-European itself cannot have fragmented into those daughter languages, historical linguists argue, before the invention of chariots and wagons, the earliest known examples of which date to 3500 B.C. This would rule out any connection between Indo-European and the spread of agriculture from Anatolia, which occurred much earlier.

“I see the wheeled-vehicle evidence as a trump card over any evolutionary tree,” said David Anthony, an archaeologist at Hartwick College who studies Indo-European origins.

Historical linguists see other evidence in that the first Indo-European speakers had words for “horse” and “bee,” and lent many basic words to proto-Uralic, the mother tongue of Finnish and Hungarian. The best place to have found wild horses and bees and be close to speakers of proto-Uralic is the steppe region above the Black Sea and the Caspian. The Kurgan people who occupied this area from around 5000 to 3000 B.C. have long been candidates for the first Indo-European speakers.

In a recent book, “The Horse, the Wheel and Language,” Dr. Anthony describes how the steppe people developed a mobile society and social system that enabled them to push out of their homeland in several directions and spread their language east, west and south.

Dr. Anthony said he found Dr. Atkinson’s language tree of Indo-European implausible in several details. Tocharian, for instance, is a group of Indo-European languages spoken in northwest China. It is hard to see how Tocharians could have migrated there from southern Turkey, he said, whereas there is a well-known migration from the Kurgan region to the Altai Mountains of eastern Central Asia, which could be the precursor of the Tocharian-speakers who lived along the Silk Road.

Dr. Atkinson said that this was a “hand-wavy argument” and that such conjectures should be judged in a quantitative way.

Dr. Anthony, noting that neither he nor Dr. Atkinson is a linguist, said that cognates were only one ingredient for reconstructing language trees, and that grammar and sound changes should also be used. Dr. Atkinson’s reconstruction is “a one-legged stool, so it’s not surprising that the tree it produces contains language groupings that would not survive if you included morphology and sound changes,” Dr. Anthony said.

Dr. Atkinson responded that he did indeed run his computer simulation on a grammar-based tree constructed by Don Ringe, an expert on Indo-European at the University of Pennsylvania, but that the resulting origin was, again, Anatolia, not the Pontic steppe.

Source:

http://www.nytimes.com/2012/08/24/science/indo-european-languages-originated-in-anatolia-analysis-suggests.html?pagewanted=all

Origin of Indo-European Languages Traced to Turkey Using New Mapping Tool

Over the course of the previous two decades, researches have posited the theory that primitive forms of the Indo-European language were spoken across Europe some thousands of years earlier than had previously been assumed. The English language is a member of the large Indo-European language family, spoken in a wide swath of the world.  North America, South America, Africa, Australia, and much of Southeast Asia speaks a language that belongs in the family. While it is indisputable that the language family is spoken by a large chunk of people, its origins are more questionable. One predominant theory had placed the origins of the languages in the Pontic-Caspian steppes. Now a team of researchers has concluded that the origins of the English language, as well as the other languages in the Indo-European family, are in a region of Turkey.

Quentin D. Atkinson from the Australian National University and England’s University of Oxford, along with his team of multinational researchers from Australia, Belgium, the Netherlands, New Zealand and the United States, used a rather interesting method to discover what they believe is the origin of the language family. They borrowed a technique used in mapping the geographic origin of viral outbreaks such as HIV and H1N1. Their map led them to establish the origin of the language family in Anatolia, a southern peninsula of what is now Turkey, between 8,000 and 9,500 years ago. The language is believed to have spread with the expansion of farming. Today, the University of Auckland published this research in the Journal Science.

“If you know how viruses are related to one another you can trace back through their ancestry and find out where they originated,” explains lead researcher Dr Quentin Atkinson from the Department of Psychology. “We’ve used those methods and applied them to languages.” For this study, the researchers compared cognates for two languages, which look similar and mean the same thing. For example, the English “chair” is a cognate for the French “chaise”.

Dr Atkinson worked with researchers from Europe and North America as well as with computer scientists Dr Remco Bouckaert and Associate Professor Alexei Drummond and fellow psychologist Professor Russell Gray, all from The University of Auckland.

The study examined basic vocabulary terms and geographic information from 103 ancient and contemporary Indo-European languages. The location and age of the languages’ common ancestor supported the Anatolian hypothesis. The extinct ones, like Hittite, were used because they were in existence 3,000-some odd years ago, providing linguists a way to reach back in time.

They then incorporated important historical events, like the fall of the Roman Empire, to discern a time period for the languages’ evolution.

The findings are consistent with the expansion of agriculture into Europe via the Balkans, reaching the edge of western European by 5,000 years ago. They are also consistent with genetic and skull-measurement data which indicates an Anatolian contribution to the European gene pool.

The work follows a 2003 Nature paper from the same research group, which first used methods from evolutionary biology to build the languages’ family tree. The age of the tree was consistent with Anatolian origins as opposed to the more conventional view that the languages emerged thousands of years later near the Caspain Sea.

“The two competing theories imply two different ages and locations for the origin of the language family. We initially used the age of the family to test the theories,” says Dr Atkinson of the original work.

While the findings made a strong case for the Anatolian hypothesis, some members of the research community remained unconvinced.

The current research, which includes both geographic and historical data, confirms the languages’ Anatolian origins. “It reinforces our earlier findings, and applies exciting new methods from epidemiology to study languages,” says Dr Atkinson. “We’ve developed an entirely new methodology for inferring human prehistory from language data. It allows us to place these language family trees on a map in space and time and play out histories over the landscape.”

The Indo-European languages, a family of several hundred languages and dialects, are spoken by almost three billion native speakers and include languages such as English, Spanish, French, German, Hindi and Bengali.

The conventional “steppe hypothesis” posits that the languages originated in the Pontic steppe region north of the Capsian Sea, and were spread into Europe and the Near East by Kurgan semi-nomadic pastoralists beginning 5,000 to 6,000 years ago.

The “Anatolian hypothesis” argues that the languages spread with the expansion of agriculture from Anatolia beginning 8,000 to 9,000 years ago.

Source:

http://guardianlv.com/2012/08/origin-of-indo-european-languages-traced-to-turkey-using-new-mapping-tool/

Indo-European languages came from a common root about 15,000 years ago

“Latin is a latecomer” says Professor Mark Pagel, an evolutionary biologist at the University of Reading, “Today we think of Latin as an ancient language, a dead language, the language of antiquity, but that is a relative newcomer on the European language scene, it was used just 2,000-4,000 years ago.”

Using statistical models, the professor has traced back a common root of all Indo- European languages to a proto-language that was probably spoken about 15,000 years ago and has formed the common root for about 7 language families today; language families which include modern day Turkish, Uzbek and Mongolian in the Altaic family, Chukchi-Kamchatkan, spoken in northeastern Siberia, Dravidian, spoken in Southern India, Inuit-Yupik spoken in the Arctic, Kartvelian, which evolved into Georgian, and Uralic, which is the mother of Finnish and Hungarian, and of course, most other European languages, too.

Language that stayed the course

Up until this study, most linguists agreed that they could trace back the origins of our language about 8,000-9,000 years. Before that, it was thought that most words used prior to that date would have already disappeared, been eroded from the languages we know today, but according to a new study in PNAS, (The Proceeding of the National Academy of Sciences) some words we still use today can trace their origins back to a common Indo-European language that was spoken right across Southern Europe, modern day Turkey and Iraq.

23 common words

They took a list of about 23 commonly used words in our language, words like “I”, “we”, “mother”, and “man”, but also more surprising ones like “bark”, from a tree, and the verb “to spit”. This all started with work Pagel and his team did about five years ago, which found that they were able to trace the ancestry of words by analyzing how often they appeared in speech today, and what type of word (be it adverb, verb or noun) it was.

The words which appeared most commonly, were found to have evolved the slowest, or been eroded the least, and so they decided that the most common words in our language vocabulary today might also be the oldest and the most like their original sound. Through that, they were able to show that words could outlive the original time frames and could have come from much longer ago.

…With ‘a common starting point’

“So we took that statistical framework, to predict words which have evolved so slowly that they might have lasted long enough to have been retained among the language families of Eurasia,” Pagel told DW. “So, if you entertain the idea that they all had a common starting point – and those words went forward in time through the various language families and evolved so slowly that we can turn the clock backwards – then, we discover that, indeed, they are similar in these language families.”

Even today, across the European languages, the word for “I” for instance has a common root, I in English, Ich in German, Je in French, Io in Italian, Yo in Spanish. In the Proto-European language this was more what we would recognize as the word for “me” or the sound “meh” or “beh” says Pagel.

At the end of the last Ice Age

To put it in context, 15,000 years ago is when Europe was just emerging from the last Ice Age. The continent had been depopulated as the ice sheets spread southwards, and gradually, as they receded, hunter-gatherer peoples spread out from southern Europe, further north, west and east.

The origin of this proto-language probably was spoken in and around the area which is modern-day Turkey, and up in to Iraq, which was then known as Mesopotamia. “Modern humans with language were in Europe maybe 40,000 years ago, but what we think is happening with this Eurasian language super family is a spread which is restricted more or less with this retreat of the ice sheet, so it wasn’t a movement down south, where there would have been fairly well entrenched people living in temperate or tropical climates. But this whole new area of Eurasia was opening up as the ice sheets retreated, so maybe that’s why it’s sort of a northern expansion.”

That early proto-European language probably had something of the language structure of German, Pagel thinks. At least in the subject, object, verb order of a sentence, as opposed to the subject, verb, object order found in modern-day English, French, Italian and Spanish.

‘Mama’ has stayed the course, but so has ‘to spit’

The 23 common root words were mostly not surprises, mother or mama is similar to the first babblings a baby makes, and also similar to the proto words which were things like “umma” “imma” and emma”, so the word didn’t need to evolve that much.

But other words, like “bark” (of the tree) were more surprising for us in a modern context, and not a word that you use much in conversation today. However, that came about, thinks Pagel because bark was so important to our forebears, they wove it into buildings, clothes, tools and weapons, which is perhaps why it has stuck with us throughout the centuries. The verb “to spit” too, was a surprising one, thought Pagel, until he consulted linguists, who found the common root was an onomatopoeic sound which sounds like the spitting action itself.

Read more:

http://www.dw.de/indo-european-languages-came-from-a-common-root-about-15000-years-ago/a-16796900

 Graphics:

http://www.nytimes.com/interactive/2012/08/24/science/0824-origins.html?src=mv

http://www.columbia.edu/itc/mealac/pritchett/00maplinks/overview/indoeuropean/indoeuropean.html

http://www.humanjourney.us/detail/indoEuropeMap.html

Video:

http://www.royalsociety.org.nz/programmes/funds/rutherford-discovery/news/indo-european/

Video:

Video:

European Day of Languages 2014!

 

https://i2.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/05.jpg

https://i2.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/25.jpghttps://i2.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/06.jpg

https://i0.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/02.jpg

https://i1.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/03.jpg

 

 

 

 

 

https://i1.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/26.jpg

https://i0.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/29.jpg

https://i1.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/22.jpg

https://i2.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/38.jpg   https://i2.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/24.jpghttps://i1.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/35.jpghttps://i0.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/31.jpghttps://i2.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/14.jpg

https://i1.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/04.jpg

https://i0.wp.com/edl.ecml.at/Portals/33/images/sticker/01.jpg

La Europa de las Lenguas

La condición humana

Nuestro planeta está habitado por más de siete mil millones de habitantes que a su vez hablan entre 6000 y 7000 lenguas distintas. Algunas de estas lenguas, como el inglés o el chino, son habladas por millones de personas, mientras que otras solo son utilizadas por unos miles o tan solo unos pocos hablantes. De hecho, el 96% de las lenguas en el mundo son habladas por solo el 4% de la población. Los europeos a menudo creen que su continente cuenta con un número excepcional de lenguas, especialmente comparado con Norteamérica o Australia. Sin embargo, únicamente el 3% del total – 225 lenguas – son indígenas europeas. La mayor parte de las lenguas del mundo se hablan en una zona amplia a ambos lados del Ecuador – en el sureste de Asia, India, África y Sudamérica.
Aunque muchos europeos creen que ser monolingüe es la norma, la realidad es que entre la mitad y dos tercios de la población mundial son de algún modo bilingües, mientras que un número significativo es plurilingüe. El plurilingüismo podría considerarse como una condición más natural que el monolingüismo para el ser humano.
La diversidad de lenguas y culturas, como la biodiversidad, es considerada cada vez más como algo positivo y hermoso. Cada idioma tiene su propia manera de ver el mundo y es producto de su propia historia, todas las lenguas tienen su identidad individual y su valor y todas son igualmente adecuadas como modos de expresión para las personas que las utilizan.  Los datos relativos a la velocidad a la que los niños aprenden a hablar muestran que no hay una lengua que sea intrínsecamente más difícil que otra.

La estructura del lenguaje

El lenguaje es un sistema arbitrario de sonidos y símbolos utilizado con fines diferentes por un grupo de personas con la intención de comunicarse, expresar una identidad cultural, crear relaciones sociales y ofrecer una fuente de disfrute (por ejemplo, en literatura). Las lenguas se diferencian entre ellas por sus sonidos, su gramática, vocabulario y forma del discurso. Sin embargo, las lenguas son entes complejos y sus sonidos vocales y consonantes pueden variar de menos de una docena a más de cien. Las lenguas europeas tienden a rondar entre los 25 sonidos (como el español) a más de 60 (por ejemplo, el irlandés). Los alfabetos reflejan los sonidos con diferente exactitud: algunos alfabetos (p. ej. el galés) son muy regulares a la hora de simbolizar los sonidos. Otros (p.ej. el inglés) son muy irregulares.  En lo que se refiere a la gramática, cada idioma incluye miles de reglas de formación de palabras y construcción de oraciones. Cada lengua tiene un enorme vocabulario para cubrir las necesidades de sus usuarios – en el caso de las lenguas europeas, donde el vocabulario científico y técnico es muy amplio,  el número de palabras y frases supera las 50.000. Las palabras que conocen pero no utilizan – su vocabulario pasivo – es mayor. Las lenguas vivas y las culturas cambian constantemente y las personas se influyen mutuamente en cuanto a su manera de hablar y escribir. Los nuevos medios de comunicación tales como Internet ofrecen nuevas oportunidades de crecimiento. Las lenguas están en contacto constante y se afectan de diversas maneras, especialmente mediante la adopción de extranjerismos. El inglés, por ejemplo, ha adoptado palabras de más de 350 lenguas y todas las lenguas europeas en la actualidad emplean palabras procedentes del inglés.

Adquisición del lenguaje

La tarea de aprender una lengua materna se lleva a cabo durante los primeros cinco años de vida, aunque ciertas características del lenguaje (tal y como la adquisición de vocabulario) se aprenden durante toda la vida. El lenguaje se desarrolla en diferentes etapas. Durante su primer año de vida, el bebé comienza a producir una serie de sonidos de los cuales emergen el ritmo, la entonación y por último las vocales y las consonantes. Las primeras palabras compresibles llegan aproximadamente en el primer año de vida; durante el segundo año aparecen las combinaciones de dos palabras, y poco a poco el niño empieza a enunciar frases de tres o cuatro palabras. Los niños de tres y cuatro años utilizan frases cada vez más complejas y largas. De hecho, el vocabulario crece de las 50 palabras activas a los 18 meses a varios miles de palabras a la edad de cinco años. La lengua materna se describe normalmente como la primera lengua que un individuo aprende o su lengua primaria y se trata de la lengua que mejor conocemos, la que más utilizamos o la lengua con la que más nos sentimos identificados. Algunas personas bilingües han aprendido dos lenguas de manera tan cercana que les resulta imposible elegir entre ellas en términos de “primera” o “segunda” lengua. Sin embargo, para la mayoría de las personas bilingües la distinción es más clara ya que el aprendizaje de la segunda y de la tercera lengua tiene lugar en el colegio o más adelante. No existe un límite de edad más allá del cual sea imposible aprender otra lengua. El bilingüismo es un fenómeno complejo. Un mito común es la creencia de que las habilidades lingüísticas de una persona bilingüe están igualmente desarrolladas en ambas lenguas. Otra creencia es que todas las personas bilingües cuentan con las mismas habilidades. Lo cierto es que las personas bilingües presentan muchos tipos de bilingüismo. Por ejemplo, algunos suenan como hablantes nativos en ambas lenguas; otros tienen un marcado acento extranjero en una de ellas. Algunos pueden leer bien en ambas lenguas; otros pueden hacerlo solo en una. Algunos prefieren escribir en una lengua pero solo son capaces de hablar en la otra. El bilingüismo puede aumentar la posibilidad de aprender otras lenguas con éxito; aprender un tercer idioma es más fácil cuando ya se ha aprendido un segundo. Según los estudios, la capacidad de progreso de las personas bilingües podría ser más rápida que la de las personas monolingües en ciertas áreas de desarrollo cognitivo temprano y sus habilidades lingüísticas son más creativas en muchos aspectos. Los bilingües cuentan con la gran ventaja de ser capaces de comunicarse con una gran variedad de personas. Debido a que están expuestos a dos o más culturas de manera muy cercana, su habilidad puede ayudarles a ser más sensibles a la hora de comunicarse y a desear superar las barreras culturales, así como a construir puentes entre personas de diferentes orígenes.  Pero también existen motivos prácticos: las personas bilingües cuentan con una potencial ventaja económica ya que tendrán acceso a un mayor número de empleos. Además las compañías  multilingües tienen cada vez más ventaja competitiva con respecto a las monolingües en el mercado.

Leer más:

http://edl.ecml.at/Home/Thecelebrationoflinguisticdiversity/tabid/2972/language/es-ES/Default.aspx

Hacia la era políglota

Si alguien te dijera “flisni me mua”, ¿sabrías decir lo que significa o de qué lengua se trata? Cerca de 225 lenguas componen la rica herencia lingüística de Europa, algo que deberíamos celebrar. Sin embargo, cabe preguntarse hasta qué punto los europeos somos capaces de aprender las lenguas de nuestros países vecinos (y no tan vecinos). Aunque muchos europeos creen que ser monolingüe es la norma, la realidad es que entre la mitad y dos tercios de la población mundial son de algún modo bilingüe, mientras que un número significativo es “plurilingüe”, es decir, competentes en varias lenguas (las entienden y /o escriben y/o hablan…)

El plurilingüismo podría considerarse como una condición más natural que el monolingüismo para el ser humano. Hay millones de personas que creen que no saben ningún otro idioma a parte de su lengua materna y sin embargo, muchos cuentan con cierto nivel de comprensión en otro idioma. No obstante, las oportunidades de aprender otro idioma son hoy mayores que nunca. Para destacar la importancia del aprendizaje de lenguas, el Consejo de Europa declaró el Día Europeo de las Lenguas (DEL), celebrado el 26 de Septiembre de cada año. La idea tras el DEL es la de promover el “plurilingüismo”, un concepto que no nos es nuevo ni tampoco desconocido.  De hecho, se trata de una realidad diaria para africanos y asiáticos y es la norma en algunas partes de Europa, concretamente en Benelux, Escandinavia y en los países mediterráneos. Lo cual no significa que debamos forzosamente aspirar a un “nivel nativo” en otra lengua. El objetivo es ser capaces de comunicarnos y ser entendidos dependiendo de nuestras necesidades. La expansión internacional del inglés parece irresistible y las encuestas muestran que adquirir cierto nivel de competencia en inglés podría ser una prioridad para la mayor parte de los estudiantes de idiomas (uno de cada tres declara que puede mantener una conversación, según el Eurobarómetro).

Sin embargo, una vez logrado el objetivo del inglés, no hay razón para dejar de aprender otras lenguas. Existen muchos otros idiomas que constituyen valiosas herramientas para aprovechar al máximo cada experiencia de la vida, ya sea un empleo o un viaje. Una de las ironías del mundo globalizado es que, con cada vez más personas alcanzando un buen nivel de competencia en la “lingua franca”, el valor del inglés podría declinar. Pronto, lo que marcará la diferencia será la habilidad para hablar idiomas adicionales. En el mundo laboral y en el entorno académico, los nativos de lengua inglesa tendrán que competir con candidatos que además de hablar su lengua materna, también hablarán inglés y, cada vez más, contarán con un nivel significativo de un tercer o cuarto idioma. La competencia lingüística no supone solo beneficios económicos sino que además nos impulsa a ser más abiertos a otros, a sus culturas y actitudes, nos permite operar diferentes sistemas de representación estimulando así nuestra flexibilidad mental y desarrollar una perspectiva distinta.
No hay que subestimar la oportunidad que nos brinda aprender una lengua en lo que se refiere a comprender mejor a las personas, la cultura y la tradición de otros países. Aquellos que son capaces de comunicarse con personas de otras culturas son, con frecuencia, más tolerantes. No hay que olvidar además que ser monolingüe significa depender de la competencia lingüística y de la buena voluntad de otros. Aprender otra lengua es mucho más que adquirir una destreza; refleja una actitud de respeto por la identidad y la cultura de los demás, así como tolerancia hacia la diversidad.

El Consejo de Europa ideó un programa que nos permite evaluar nuestro nivel de competencia en una lengua extranjera. El Portfolio Europeo de las Lenguas busca motivar a los estudiantes de lenguas mediante el reconocimiento de sus esfuerzos a la hora de ampliar y diversificar sus conocimientos lingüísticos a todos los niveles. El Portfolio es un registro de las destrezas adquiridas que puede ser consultado, por ejemplo, para acceder a un nivel más alto de aprendizaje o al buscar trabajo en el propio país o en el extranjero.  Por medio de un cuadro de autoevaluación, los estudiantes pueden evaluar sus habilidades – comprender, leer, hablar y escribir – y calificarlas según los seis niveles europeos. Estos estándares han sido adoptados por los organismos de certificación más importantes de Europa, por muchos Estados miembros y por la Unión Europea, en concreto como parte de su esquema Europass, un sistema diseñado para hacer que las habilidades sean más transparentes y comparables entre los Estados miembros. Uno de los objetivos primordiales del Día Europeo de las Lenguas es reafirmar la idea de que el aprendizaje de lenguas es un proceso de formación permanente. Muchos adultos creen que, habiendo perdido (o desaprovechado) la oportunidad de adquirir una nueva lengua durante sus años de educación formal, es demasiado tarde para  reanudar el proceso. Pero no lo es. En toda Europa existen clases, programas y técnicas (desde libros a CD-ROMs) para mejorar las destrezas / competencias lingüísticas.  Lo que a menudo falta es la motivación para superar el “factor miedo a las lenguas”. Muchas personas desarrollan sus competencias lingüísticas tras dejar la escuela o la universidad, lo que no es sorprendente si tenemos en cuenta que el aprendizaje de lenguas en la escuela con frecuencia se convierte en una obligación en lugar de una oportunidad. Es solo cuando comenzamos a explorar el mundo exterior, ya sea por motivos laborales o lúdicos, que nos damos cuenta del valor de otros idiomas.
Y recuerda que cada lengua que se aprende resulta progresivamente más fácil. Por tanto,  una vez superada la dificultad inicial, no lo dudes, si te apetece probar el húngaro o el cantonés, ¡ponte manos a la obra!

Leer más:

http://edl.ecml.at/Home/Movingintothepolyglotage/tabid/2970/language/es-ES/Default.aspx

Las lenguas de Europa

Es difícil decir cuántas lenguas se hablan en el mundo. Aunque esta afirmación es cierta, no deja de sorprender a aquellos que no se dedican a la Lingüística.  En Europa esta situación no es ajena.

En el continente europeo hay lenguas que casi se habían dejado de hablar y que en los últimos tiempos han vuelto a utilizarse (por ejemplo el tártaro de Crimea, hablado por un pueblo que sufrió la deportación). Lenguas que llegan con las personas que las utilizan (como actualmente el chino). Lenguas que, por voluntad de las sociedades que las convierten en un elemento de identificación y cohesión social, nacen a partir de otras que ya existían (por ejemplo el luxemburgués, que originariamente era una variante local del alemán), y lenguas que parecen resucitar (por ejemplo el córnico). También existen, lamentablemente, lenguas que lentamente desaparecen, como el aragonés. Si se consideran todos estos elementos, se concluye que es difícil decir cuantas lenguas se hablan en Europa.

De todas formas, se puede considerar que el número de lenguas habladas en el continente europeo, desde el océano Atlántico a la cordillera de los Urales (sin tener en cuenta el Cáucaso), llega a setenta, sin contar las distintas lenguas de signos de las diversas comunidades de personas sordas ni de todas las lenguas que utilizan cotidianamente los nuevos europeos llegados de todas partes del mundo.

La mayoría de estas setenta lenguas pertenece a la familia indoeuropea, lo que significa que tienen un origen común y que, por lo tanto, se asemejan, aunque estas similitudes – por ejemplo, entre el italiano y el sueco – con frecuencia pueden ser detectadas solamente por los especialistas y no son nada evidentes a simple vista. También hay en Europa lenguas de las familias urálica (por ejemplo el finlandés, el estonio, el saami  o el húngaro) y altaica (por ejemplo el turco o el tártaro), una lengua de la familia afroasiática, el maltés, emparentado con el árabe y una lengua sin familia conocida, el vasco.

En Europa son indoeuropeas las lenguas bálticas (el letón o el lituano), las célticas (el gaélico irlandés, el galés o el bretón), las eslavas (el ruso, el polaco o el macedónico), las germánicas (el inglés, el alemán, el frisón o el islandés) y las románicas (el catalán, el rumano, el castellano o el occitano), y también el griego, el albanés y el romaní, la lengua indo-irania que hablan tantos gitanos europeos.

A lo largo de la historia, las lenguas europeas han prestado palabras las unas a las otras – y también de lenguas de otros continentes – en una interrelación fecunda.  Por ejemplo, el turco ha dado a un gran número de lenguas europeas palabras como haviar (caviar) y yoghurt (yogurt).  La palabra sauna, existente en muchas lenguas, proviene del finlandés.

El desafío principal que las sociedades europeas han de afrontar hoy en día es el de continuar manteniendo la diversidad lingüística que, sin contradicción con una notable unidad cultural, siempre han desarrollado, junto con las lenguas de la inmigración de tanta importancia actual. Esto significa encontrar fórmulas de comunicación supranacional que no favorezcan la hegemonía de ninguna lengua y también dar vida a todas las lenguas del continente que, por razones económicas o políticas, se encuentran en una situación de debilidad que amenaza su supervivencia.

Fuente:

http://www10.gencat.cat/casa_llengues/AppJava/es/diversitat/diversitat/llengues_europa.jsp

Mapa interactivo:

http://recursos.cnice.mec.es/latingriego/Palladium/cclasica/esc421dt01.htm

Las lenguas y sus dialectos

En el tema lingüístico, como en otros tantos ámbitos, no todos los puntos de vista coinciden. Uno de los mayores problemas surge al tener que dictaminar si un determinado idioma es lengua propia o dialecto. Es posible que la pregunta que se deba realizar no sea el cómo, sino a quién corresponde tomar una decisión al respecto. En tal caso, hagámonos la pregunta: ¿a quién compete decidir cuáles son las lenguas propias de Europa?

En nuestra opinión, la comunidad lingüística está perfectamente legitimada para reivindicar una lengua como propia, por lo que, en la medida de lo posible, será el criterio comunitario el que determine este aspecto. Una vez aclarado dicho punto, habrá que ver si se dispone de la capacidad suficiente para llegar a todos los rincones y si se satisfacen los deseos de todas las comunidades. En tal sentido, es posible que la información que facilitamos esté incompleta.

En cualquier caso, y tal como anteriormente hemos señalado, no todas las posturas se muestran de acuerdo respecto a este tema; muchas veces, lo que para unos es dialecto, otros consideran lengua propia, y viceversa. Por tal motivo, es posible que la clasificación realizada por los expertos Kloss y McConnell (1984), en la que dividen las lenguas en dos grupos (lenguas aceptadas y lenguas discutidas), nos resulte esclarecedora. Dentro del primer grupo podríamos incluir, por ejemplo (lo indicado entre paréntesis es la segunda opción), el alsaciano (variante del alemán), el asturiano (variante del castellano), el friulano (variante del romanche), el gallego (variante del portugués), el careliano (variante del finlandés), el corso (variante del italiano), el occitano (variante del francés), el sardo (variante del italiano), el cimbrio (variante del alemán), el gagauzo (variante del turco), el istro-rumano (variante del rumano) y el kashubo (variante de polaco).

Mención especial merece, por otra parte, el caso del occitano, ya que para algunos autores el francoprovenzal, el occitano y el gascón -éste último considerado dialecto del aranés- son lenguas propias (Price 2000), y en opinión de otros, en cambio, variables del occitano (Comrie, Matthews, Polinsky 2003).

Las lenguas minoritarias

¿Cuáles son las lenguas minoritarias? En términos generales, podríamos decir que son lenguas minoritarias aquéllas que no reciben ninguna protección por parte de los Estados, o que, de recibirla, lo hacen en condiciones de auténtica precariedad. En otras palabras, se trata de las lenguas que no tienen la consideración de oficiales porque el Estado atribuye dicho título a otro idioma.

En ocasiones, aun cuando el Estado haya otorgado a una lengua el status oficial, es posible que en la práctica se encuentre totalmente desatendida como consecuencia de haber condicionado su uso y desarrollo en exceso con respecto a otra lengua. También las incluiremos entre las minoritarias.

En otros casos, es posible que un idioma declarado oficial y cuya práctica se encuentre protegida tenga todavía la condición de lengua minoritaria, bien por ser reciente la adquisición de tal status, bien porque previamente haya estado discriminada, bien porque todavía no ha llegado a alcanzar la situación propia de una lengua normalizada.

Existe, además, otro tipo de lengua minoritaria: es el supuesto de aquellas lenguas cuya oficialidad se extiende sólo a una parte del Estado. En tales casos, es posible que el idioma en cuestión se encuentre marginado en las zonas en las que se emplea otra lengua y donde tendría la condición de lengua minorizada. Este hecho se repite en múltiples países de Europa: por ejemplo, con el alemán en Dinamarca e Italia, con el danés en Alemania, con el eslovaco en Italia y Austria, con el estonio en Finlandia, con el griego y el francés en Italia, con el húngaro en Austria y con el sueco en Finlandia. En el presente trabajo dejaremos estas circunstancias lingüísticas de lado.

Leer más:

http://www.euskonews.com/0243zbk/gaia24303es.html

Sesenta lenguas minoritarias europeas luchan por sobrevivir

Más allá de las 23 lenguas que la UE reconoce como oficiales, hay 46 millones de europeos, cerca del 10 por ciento, que hablan 60 lenguas consideradas «minoritarias o regionales». Algunas de estas lenguas gozan de un nulo reconocimiento por los propios Estados-nación. Sólo 9 Estados de la Unión consideran cooficial una o más lenguas distintas a la nacional: Italia, España, Finlandia, Bélgica, Reino Unido, Irlanda, Luxemburgo o Malta. Si bien es cierto, en Bélgica más que cooficialidad lo que existe es una división político-lingüística que puede acabar con la división real de Bélgica en dos países.

Francia, Bulgaria, Grecia y Polonia son los Estados más restrictivos con el multilingüismo y no aceptan la oficialidad de ninguna de las lenguas minoritarias que se hablan en sus territorios estatales. La Unesco cifra en 30 las lenguas minoritarias europeas que corren serio peligro de quedar extinguidas en no muchos años. Algunas de ellas ya están en estado vegetativo. Como el romaní, lengua del pueblo gitano que sufre la misma estigmatización que la etnia gitana. Sólo en Finlandia es oficial el habla del pueblo gitano.

Esta misma situación de agonía vive el yidis que hablan las comunidades judías de Centroeuropa. El extermino de los nazis contra los judíos acabó también con la lengua de los judíos centroeuropeos. El lombardo, lengua minoritaria de la región italiana de Lombardía, también agoniza ante la total desprotección del Estado italiano. Además de España, en otros tres Estados de la UE está reconocido el multilingüismo. El inglés comparte oficialidad con el gaélico en Irlanda y con el maltés en Malta; Luxemburgo reconoce tres idiomas oficiales, luxemburgués, francés y alemán; y en Finlandia los finlandeses se pueden dirigir a sus instituciones nacionales en finés, finlandés o sueco.

Sólo 6 lenguas minoritarias superan el millón de hablantes, siendo la más hablada el catalán. Más de 7 millones de personas se comunican en catalán en España, Francia o en la pequeña ciudad de Alghero situada en la isla italiana de Cerdeña. La UE considera al catalán como «lengua de comunicación» y cualquier ciudadano puede dirigirse y ser respondido en catalán por las instituciones comunitarias, pero no todas las lenguas regionales gozan de la misma fortuna. Cataluña es la única región de la UE que cuenta con una Oficina de Información del Parlamento Europeo que difunde contenidos informativos europarlamentarios exclusivamente en catalán.

El gallego es usado por casi 2,5 millones de europeos. El occitano, lengua de los trovadores medievales, lo practican a diario más de dos millones de personas entre España, Italia o Francia. El gaélico, herramienta de entendimiento de 500.000 europeos es la lengua oficial de Irlanda y Escocia aunque no son lenguas mayoritarias en sus territorios. El sardo, lengua romance autóctona de la región italiana de Cerdeña, lo utilizan más de 1.300.000 de europeos. En Italia también se habla el siciliano, lengua de la isla de Sicilia descendiente del latín vulgar y con influencias del griego, árabe, francés, provenzal, catalán y español. El siciliano no es oficial ni está protegido y su cada vez más reducido uso se concentra en los sicilianos de mayor edad.

Existen lenguas minoritarias con más hablantes que algunas lenguas nacionales y oficiales de la UE. El caso maltés, una de las 23 lenguas oficiales en la UE, es paradigmático al ser sólo hablado por 400.000 personas. El euskera, en España; el galés, en Reino Unido; el bretón, franco-provenzal o el corso, en Francia; el frisón, en Países Bajos; el mirandés, en Portugal; o el albanés, armenio, macedonio, tártaro o ruteno, en Rumanía, son también lenguas europeas que perviven en Europa con mayor o menor protección.

España es un Estado ejemplar para los defensores del multilingüismo, aunque existen lenguas o dialectos en España que no disfrutan de ninguna protección oficial y están en riesgo de desaparición. Como le ocurre al asturiano, aragonés o la fala extremeña, lengua galaico-portuguesa hablada en los pueblos de San Martín de Trevejo, Eljas y Valverde del Fresno, en el extremo noroeste de Extremadura.

Leer más:

http://www.euroxpress.es/index.php/noticias/2012/10/1/sesenta-lenguas-minoritarias-europeas-luchan-por-sobrevivir/

El multilingüismo, seña de identidad de la Unión Europea

A cualquier persona que haya conocido el continente europeo en los últimos veinte años no le cabrá duda de que la realidad lingüística de Europa está cambiando. En 1987, un tercio de los ciudadanos encuestados pertenecientes a la CEE declaraba poder comunicarse en una lengua extranjera; en 2000 afirmaba poder hacerlo el 53%, cifra que en 2005 había ascendido al 56% y que con toda probabilidad continuará haciéndolo en años venideros.16

Frente a lo que vivieron las generaciones anteriores, la práctica totalidad de los jóvenes de la UE tiene acceso al aprendizaje de lenguas en la escuela sin necesidad de pertenecer a la élite socioeconómica de sus países. La mayoría de ellos no solo está estudiando idiomas en mucha mayor proporción que sus padres, sino que tiene acceso a un mayor número de lenguas, lo está haciendo desde una edad mucho más temprana y además de manera más efectiva.

Este cambio no solo en las habilidades lingüísticas de los europeos sino en la concienciación por parte de los gobiernos de la importancia de las lenguas en la preparación de sus ciudadanos no podría haberse llevado a cabo sin la profunda convicción, presente desde la fundación misma de la UE, de las ventajas del multilingüismo. Es necesario precisar que se habla de multilingüismo, en el contexto europeo, con dos significados: por un lado, en referencia a la coexistencia de varias comunidades lingüísticas en un mismo territorio y, por otro, a la capacidad de las personas para utilizar varios idiomas. Este último es al que nos referiremos en adelante.

El multilingüismo, reflejo del lema europeo de la «Unidad en la diversidad», se ha convertido en una verdadera seña de identidad de la Unión Europea y aspira a serlo también de sus ciudadanos. Como afirmaba Leonard Orban, primer comisario en incorporar el multilingüismo a su cartera, «es un fenómeno que se encuentra en el código genético de la UE»17. La opción multilingüe ha supuesto un reto para los responsables europeos, quienes han sabido ver más allá de su dificultad y complejidad las considerables ventajas que conlleva para el proyecto europeo y para sus habitantes en aspectos tales como la preservación de la diversidad cultural, el enriquecimiento personal, la integración y la tolerancia, la proyección internacional, el acceso a la información, las relaciones paneuropeas, el aprovechamiento de las oportunidades del mercado único o la competitividad laboral.

La promoción del aprendizaje de lenguas entre los habitantes de los países miembros ha revestido particular dificultad debido a que la competencia tanto en la organización de los sistemas educativos como en el diseño de los planes de estudio recae en los estados. Por este motivo, tal y como ha expuesto Jean Monnet (2010), la labor de la UE ha debido reducirse a «contribuir, fomentar la cooperación, apoyar y completar lo que hagan los Estados miembros»18. Regidos por el principio de subsidiariedad, ha sido cada país quien ha emprendido los cambios necesarios según sus circunstancias para adaptarse a las políticas europeas. Hasta llegar a este punto, la UE ha debido recorrer un largo camino en el que ha ido definiendo los puntos principales de su política lingüística, persuadiendo a los países miembros de la importancia de las lenguas y creando un marco legal alrededor del cual articular las reformas. Solo después de una andadura de décadas ha conseguido, en los últimos diez años, el compromiso formal por parte de los gobiernos de los 27 países de la UE de adecuar sus estructuras educativas a sus recomendaciones e iniciar las reformas que tienen lugar hoy en día en cada uno de los estados.

Preguntas sobre el multilingúismo en la UE

¿Cuáles son las lenguas oficiales de la UE?

Las 24 lenguas oficiales de las instituciones de la Unión Europea son: búlgaro, croata, español, checo, danés, alemán, estonio, griego, inglés, francés, irlandés, italiano, letón, lituano, húngaro, maltés, neerlandés, polaco, portugués, rumano, eslovaco, esloveno, finés y sueco.

¿Quién decide cuáles son las lenguas oficiales de la UE?

El Consejo de la Unión Europea, donde todos los Estados miembros de la UE están representados, lo decide por unanimidad. Antes de su adhesión a la UE, cada futuro Estado miembro decide cuál va a ser la lengua oficial que va a utilizar en la UE. Cualquier cambio posterior —añadir una nueva lengua oficial o suprimir una existente— deberá ser aprobado por unanimidad de todos los Estados miembros en el Consejo.

¿Qué ocurre con las lenguas regionales habladas en los Estados miembros?

El Consejo de la UE, es decir todos los Estados miembros, ha decidido que las instituciones de la UE puedan utilizar también lenguas reconocidas por la constitución de un Estado miembro, aun cuando no sean lenguas oficiales de la UE. Las instituciones de la UE tienen un acuerdo con el Gobierno español sobre la utilización del vasco, el catalán y el gallego en los documentos. Existe un acuerdo similar sobre el uso del galés y el gaélico escocés con el Gobierno británico. En ambos casos, las traducciones las proporciona el Gobierno del Estado miembro de que se trate, en el momento en que se necesiten, y corren a su cargo.

La interpretación desde (pero no hacia) el vasco, el catalán/valenciano/balear y el gallego se facilitará, previa solicitud, para determinadas formaciones del Consejo con los representantes regionales, así como en las reuniones plenarias del Comité de las Regiones y el Comité Económico y Social Europeo. En las reuniones de la Comisión no está previsto el uso de lenguas españolas. El coste de esta interpretación correrá a cargo del Estado miembro de que se trate. Las autoridades galesas y escocesas tienen un acuerdo similar.

¿Por qué promueve la Comisión Europea el multilingüismo?

Porque quiere: 1) promover el diálogo intercultural y una sociedad más integradora; 2) ayudar a los ciudadanos de los 28 Estados miembros a desarrollar un sentido de la ciudadanía de la UE; 3) dar oportunidades a la gente joven para que estudie y trabaje en el extranjero y 4) abrir nuevos mercados a las empresas de la UE para que compitan a nivel mundial.

En pocas palabras, ¿cuál es el objetivo de las políticas lingüísticas de la UE?

La finalidad de las políticas lingüísticas de la UE es proteger la diversidad lingüística y fomentar el conocimiento de lenguas por razones de identidad cultural e integración social y porque los ciudadanos multilingües se encuentran en mejor situación para aprovechar las oportunidades educativas y laborales en el mercado único.

El objetivo es una Europa en la que todo el mundo, desde una edad muy temprana, aprenda al menos dos lenguas, además de la materna. El objetivo «lengua materna +2» fue establecido por los Jefes de Estado o de Gobierno de la UE en la Cumbre de Barcelona, celebrada en marzo de 2002.

¿Cuál es el coste del multilingüismo en las instituciones europeas?

El coste total de la traducción y la interpretación en todas las instituciones de la UE (la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, el Consejo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el Tribunal de Cuentas Europeo, el Comité Económico y Social Europeo y el Comité de las Regiones) es de unos mil millones de euros al año. Esto representa menos del 1 % del presupuesto de la UE, poco más de dos euros por ciudadano. La Comisión Europea tiene unos 3 000 traductores e intérpretes.

¿Protege la legislación de la UE el uso de lenguas?

La legislación de la UE protege los derechos y las obligaciones de la UE en lo que respecta a las lenguas. Por ejemplo, el Tratado de la Unión Europea (artículo 3) y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (artículos 21 y 22) prohíben la discriminación por motivos de idioma y declaran que la Unión deberá respetar la diversidad lingüística.

El primer Reglamento comunitario, aprobado en 1958, exige a las instituciones comunitarias que traduzcan la legislación a todas las lenguas oficiales de la UE y que respondan a las preguntas de los ciudadanos en la misma lengua en que esté redactada la pregunta (artículo 2, y artículos 20 y 24 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea).

¿Tiene previsto la UE reducir el número de lenguas oficiales?

No, porque el sistema actual se aplica en interés de la democracia y de la transparencia. Ningún Estado miembro está dispuesto a renunciar a su propia lengua y los países candidatos quieren añadir la suya a la lista de lenguas oficiales.

¿Sería la solución una lengua para todos?

En ocasiones se sugiere que la UE debería adoptar una lengua única, paneuropea, como el latín o el esperanto. Sin embargo, puesto que casi todo el mundo debería aprender una u otra lengua a partir de cero, esta solución también sería difícil y no demasiado útil en las relaciones con el resto del mundo. Formar a los profesores y enseñar una nueva lengua a casi 500 millones de europeos exigiría mucho tiempo y recursos. La idea de que una única lengua podría ser la solución para todas las necesidades lingüísticas es excesivamente simplista. Por ello, el compromiso de la Comisión a favor del multilingüismo fomenta la diversidad más que la uniformidad.

¿Qué gano con aprender una lengua?

En tiempos de creciente desempleo, la capacidad de utilizar y comprender idiomas es un activo para el desarrollo personal, la empleabilidad y la competitividad de las empresas. Entender una lengua extranjera también contribuye a que las personas tengan acceso a las diferentes culturas y fomenta la comprensión mutua.

¿Por qué son las lenguas importantes para las empresas?

Porque es útil conocer la lengua de su cliente. En 2006, se llevó a cabo un estudio para la Comisión Europea a fin de evaluar el coste que supone para las empresas de la UE el hecho de no tener conocimientos de idiomas. Los resultados apuntan a que miles de empresas europeas desaprovechan oportunidades comerciales y pierden contratos cada año por carecer de conocimientos lingüísticos. En el estudio se ha estimado que el 11 % de las PYME exportadoras europeas (945 000 empresas) podrían estar perdiendo contratos por problemas de comunicación.

¿Qué piensan los europeos sobre el aprendizaje de lenguas?

Según una encuesta del Eurobarómetro realizada en 2012, casi nueve de cada diez europeos consideran que la capacidad de hablar idiomas es muy útil, y el 98 % de los encuestados afirma que el dominio de lenguas será beneficioso para el futuro de sus hijos. Los europeos son perfectamente conscientes de las ventajas del multilingüismo: el 72 % de estos está de acuerdo con el objetivo marcado, y el 77 % cree que debería ser una prioridad; el 53 % utiliza lenguas extranjeras en el trabajo, y el 45 % cree que tiene un mejor trabajo en su propio país gracias a sus competencias en lenguas extranjeras.

¿Cuál es el nivel de los europeos en la utilización de las lenguas?

El país de la UE más multilingüe es Luxemburgo, donde el 99 % de los ciudadanos domina al menos una lengua extranjera. Sin embargo, el número de los europeos que dicen que pueden comunicarse en una lengua extranjera ha disminuido levemente, pasando del 56 % al 54 %. Las pruebas efectuadas entre alumnos adolescentes en 14 países europeos demuestran que solamente el 42 % de ellos es competente en su primera lengua extranjera y solamente un 25 % en su segunda. Un número significativo —el 14 % en el caso de la primera lengua extranjera y el 20 % en el de la segunda— no alcanza siquiera el nivel de «usuario básico».

El porcentaje de alumnos que son competentes en su primera lengua extranjera oscila entre el 82 % de Malta y Suecia (donde el inglés es la primera lengua extranjera) y solamente un 14 % en Francia (para el inglés) y un 9 % en Inglaterra (para el francés). Internet ha animado a las personas a mejorar sus competencias «pasivas» de comprensión oral y lectura en lenguas extranjeras. El número de europeos que utiliza regularmente lenguas extranjeras en internet gracias a las redes sociales, por ejemplo, ha aumentado en diez puntos porcentuales, pasando del 26 % al 36 %.

Leer más:

http://europaerestu.eu/preguntas-sobre-el-multilinguismo-en-la-ue/

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

Vídeo:

http://es.globalvoicesonline.org/2010/07/16/europa-concurso-de-video-sobre-multilinguismo/

L’Europa e le lingue

 

Perché una Giornata europea delle lingue?

Non ci sono mai state molte opportunità di lavoro o studio in un altro paese europeo – ma la mancanza di competenze linguistiche impedisce a molti di approfittare di queste possibilità.

La globalizzazione e le nuove esigenze delle imprese fanno capire che i cittadini hanno sempre più bisogno di conoscere lingue straniere per lavorare efficacemente nei rispettivi paesi. L’inglese da solo non basta più.

In Europa si parlano numerosissime lingue – ci sono oltre 200 lingue europee e molte altre ancora che sono parlate dai cittadini la cui famiglia d’origine proviene da altri continenti. Questa è una risorsa importante per essere riconosciuto, utile e stimato.

L’apprendimento delle lingue porta benefici ai giovani e ai meno giovani – non si è mai troppo vecchi per imparare una lingua e godere delle opportunità che essa offre. Anche se si conosce solo qualche parola della lingua del paese che si visita (per esempio in vacanza), questo vi permette di instaurare nuove amicizie e avere nuovi contatti.

Imparare le lingue degli altri popoli è un modo di aiutarci a comprendere meglio la loro cultura ma anche superare le nostre differenze culturali.

Le competenze linguistiche sono una necessità e un diritto per tutti – questo è uno dei messaggi principali della Giornata europea delle lingue.

Gli obiettivi generali sono quelli di sensibilizzare su:

  • la ricchezza della diversità linguistica dell’Europa, che deve essere preservata e valorizzata;
  • la necessità di diversificare la gamma di persone che imparano le lingue (comprese le lingue meno diffuse), che si traduce in plurilinguismo;
  • la necessità per le persone di sviluppare un certo grado di conoscenza di due lingue o più per essere in grado di svolgere appieno il loro ruolo nella cittadinanza democratica in Europa.

… Il Comitato dei Ministri ha deciso di dichiarare una Giornata europea delle lingue da celebrare il 26 settembre di ogni anno. Il comitato ha raccomandato che la Giornata deve essere organizzata in modo decentrato e flessibile secondo i desideri e le risorse degli Stati membri, che, così facendo consentirebbe loro di definire meglio i propri metodi, e che il Consiglio d’Europa proporrà un tema comune di ogni anno. Il Comitato dei Ministri invita l’Unione europea ad aderire al Consiglio d’Europa in questa iniziativa. C’è’da sperare che la Giornata sarà celebrata con la collaborazione di tutti i partner interessati. Decisione del Comitato dei Ministri del Consiglio d’Europa, Strasburgo (776 meeting – 6 dicembre 2001)

Fonte:

http://edl.ecml.at/Home/WhyaEuropeanDayofLanguages/tabid/1763/language/it-IT/Default.aspx

Le famiglie delle lingue

Le lingue sono imparentate come i membri di una famiglia. La maggior parte delle lingue Europee possono essere raggruppate, a causa delle origini comuni, in un unico gruppo: la grande famiglia linguistica Indo – Europea. Le famiglie in Europa che contano più lingue-membro e che sono più parlate sono le lingue germaniche, le lingue romanze e le lingue slave. La famiglia linguistica germanica ha un ramo nordico al quale appartengono il danese, il norvegese, lo svedese, l’islandese e il faroese; un ramo occidentale al quale appartengono il tedesco, l’olandese, il frisone, l’inglese e lo yiddish. La famiglia delle lingue romanze ha come membri il rumeno, l’italiano, il corsico, lo spagnolo, il portoghese, il catalano, l’occitano, il francese, il romancio, il ladino e il sardo. Alla famiglia delle lingue slave appartengono lingue come il russo, l’ucraino, il bielorusso, il polacco, il sorbian, il ceco, lo slovacco, lo sloveno, il serbo, il croato, il macedone e il bulgaro. Tra la famiglia celtica ci sono l’irlandese, il gaelico scozzese, il gallese e il bretone, con il ritorno di movimenti per il Cornish e Manx. Alla famiglia Baltica appartengono il lettone e il lituano. Famiglie separate solo con un membro sono il greco, l’albanese e l’ armeno. Il basco è un caso eccezionale, perché non appartiene alla famiglia Indo – Europea e le sue origini sono sconosciute. Anche altre famiglie linguistiche hanno membri in Europa. A nord incontriamo le lingue uraliche: il finlandese, l’estone, l’ungherese, alcune lingue Lapponi, e altre lingue della parte settentrionale della Federazione Russa non molto conosciute come Ingriano o Kareliano. Nel sud-est incontriamo rappresentanti delle lingue Altaiche, in particolare il turco e l’azero. Le lingue della famiglia caucasica si parlano in una piccola e compatta zona tra il Mar Nero e il Mar Caspio, e comprende circa 40 membri, tra loro il georgiano e Abkhaza. La famiglia afro – asiatica include il maltese, l’ebraico e il berbero. Tutte queste lingue usano un piccolo numero di caratteri alfabetici. La maggior parte delle lingue usa l’alfabeto romano (o latino). Il russo e alcune altre lingue slave usano il cirillico. Il greco, lo yiddish, l’armeno e il georgiano hanno il loro proprio alfabeto. Lingue non – europee che si usano molto nella regione di Europa sono l’arabo, il cinese e l’hindi, ognuna con il suo sistema di scrittura.

Fonte:

http://edl.ecml.at/Home/Thecelebrationoflinguisticdiversity/tabid/2972/language/it-IT/Default.aspx

Le lingue dell’Europa

È difficile dire quante lingue si parlano al mondo. Questa affermazione spesso sorprende chiunque non si dedichi alla linguistica, eppure è proprio così. Naturalmente, in Europa succede lo stesso e non c’è da meravigliarsi.

Nel continente europeo ci sono lingue che erano quasi scomparse e che ultimamente hanno ripreso vigore (come il tataro di Crimea, parlato da un popolo che ha subito la deportazione); lingue che arrivano con le persone che le parlano (come il cinese); lingue che, per volontà della società che ne fa un elemento di identificazione e di coesione sociale, nascono da altre già esistenti (come il lussemburghese, che in origine era una variante del tedesco); e lingue che vogliono resuscitare (come il cornico). Purtroppo, ci sono anche lingue che scompaiono (come l’aragonese). Per tutto ciò, è difficile dire quante lingue si parlano in Europa.

Possiamo comunque considerare che il numero di lingue parlate nel continente europeo, dall’oceano Atlantico alla catena degli Urali – esclusa, però, la catena del Caucaso – è di circa settanta, senza contare le varie lingue dei segni delle diverse comunità di sordi né tutte le lingue che usano quotidianamente i nuovi europei venuti da ogni parte del mondo.

La maggior parte di questa settantina di lingue appartiene alla famiglia indoeuropea; questo vuol dire che hanno un’origine comune e che quindi si assomigliano, sebbene a volte tali somiglianze – tra l’italiano e lo svedese, per esempio – possano essere rilevate solo dagli specialisti, perché non sono affatto evidenti a prima vista. In Europa si parlano anche lingue della famiglia uralica (come il finlandese, l’estone, il sami o l’ungherese) e di quella altaica (come il turco e il tataro); e, ancora, una lingua della famiglia afroasiatica – il maltese, imparentato con l’arabo – e una lingua che non appartiene ad alcuna famiglia nota: il basco.

In Europa sono indoeuropee le lingue baltiche (il lettone e il lituano), celtiche (come il gaelico irlandese, il gallese o il bretone), slave (come il russo, il polacco, il sorabo o il macedone), germaniche (come l’inglese, il tedesco, il frisone o l’islandese) e romanze (come l’italiano, lo spagnolo, il catalano, il rumeno o l’occitano), e anche il greco, l’albanese e il rom, la lingua indoiranica parlata da tanti zingari europei.

Nel corso della storia, le lingue europee hanno preso in prestito vocaboli l’una dall’altra (e anche, ovviamente, da lingue di altri continenti), stabilendo una feconda interrelazione. Così, solo a titolo d’esempio, dal turco sono passati ad altre numerose lingue europee vocaboli quali havyiàr (‘caviale’) e yoğurt (‘yogurt’). Il termine sauna, presente in molte lingue, viene dal finlandese.

La principale sfida che oggi devono affrontare le società europee è quella di conservare la diversità linguistica che, senza mai entrare in contraddizione con la notevole unità culturale, hanno sempre sviluppato; insieme alle lingue dell’immigrazione, attualmente di così grande importanza. Ciò significa trovare formule di comunicazione sovranazionale che non favoriscano l’egemonia di alcuna lingua, e al tempo stesso dare vigore a tutte le lingue del continente che, per motivi economici o politici, si trovano in una situazione di debolezza che minaccia la loro stessa sopravvivenza.

Fonte:

http://www10.gencat.cat/casa_llengues/AppJava/it/diversitat/diversitat/llengues_europa.jsp

Il multilinguismo nell’UE

L’Unione europea incoraggia il multilinguismo, concetto che si riferisce sia alla capacità del singolo di usare più lingue, sia alla coesistenza di differenti comunità linguistiche in una determinata area geografica. La lingua è l’espressione più diretta della cultura di un popolo; essa è ciò che ci rende cittadini di uno stato e che ci conferisce un senso di identità.  Al tempo stesso, le lingue possono servire da ponte verso altre persone e dare accesso ad altri paesi e culture promuovendo la comprensione reciproca.

Attualmente le lingue ufficiali dell’Unione Europea sono 23 (sebbene esistano più di 60 lingue autoctone e dozzine di lingue non autoctone parlate da comunità di migranti) in rappresentanza dei 27 Stati membri. Ciascuno Stato membro, al momento di entrare nell’UE determina quale o quali lingue desidera siano dichiarate lingue ufficiali dell’Unione. L’Unione europea utilizza, dunque, le lingue scelte dagli stessi governi nazionali, e non un’unica lingua franca o un numero ridotto di lingue scelte arbitrariamente ed incomprensibili alla maggioranza dei cittadini dell’Unione.

Il trattato istitutivo dell’Unione europea stabilisce che ogni cittadino dell’Unione possa scrivere alle istituzioni europee in una delle lingue ufficiali ed averne una risposta nella medesima lingua e che tutti i documenti ufficiali vengono redatti in tutte le lingue ufficiali dell’Unione, al fine di garantirne la comprensibilità.

Il multilinguismo rientra tra i principi fondamentali dell’UE, sin dall’inizio del processo di integrazione, in quanto la coesistenza armoniosa di molte lingue è riconosciuta come valore fondamentale dell’UE dal Trattato di Lisbona che rispetta la ricchezza rappresentata dalla diversità culturale e linguistica e vigila sulla tutela e sullo sviluppo del patrimonio culturale europeo, in coerenza con quanto stabilito dall’art.  22 della Carta dei diritti fondamentali dell’Unione europea.  L’articolo 21 della Carta vieta qualsiasi forma di discriminazione fondata su numerosi motivi, compresa la lingua.

La politica ufficiale di multilinguismo dell’UE voluta , espressamente voluta come strumento di governo, è unica al mondo e persegue tre obiettivi distinti:

  • incoraggiare l’apprendimento delle lingue e promuovere la diversità linguistica nella società;
  • favorire un’economia multilingue efficiente;
  • dare ai cittadini un accesso alla legislazione, alle procedure e alle informazioni dell’Unione europea nella loro lingua.

Per l’Unione europea, l’uso delle lingue dei suoi cittadini è uno dei fattori che contribuiscono a renderla più trasparente, legittima ed efficiente, oltre a dare un valido contributo alla competitività dell’economia europea.

Nel 2002, a Barcellona, i capi di Stato e di governo si sono posti come obiettivo comune l’insegnamento di due lingue straniere, fin dall’infanzia, a tutti i cittadini. L’obiettivo, detto “di Barcellona” (“lingua materna più due”) segna il passaggio da una politica mirante semplicemente a preservare le lingue ad una politica che si propone di svilupparne attivamente le potenzialità.

Fondamentali, per comprendere l’impegno costantemente profuso dalla Commissione europea in questo settore specifico, sono il programma per l’apprendimento permanente ed una serie di iniziative politiche, come la comunicazione “Multilinguismo: una risorsa per l’Europa e un impegno comune“, adottata nel settembre 2008. L’approccio politico perseguito dalla Commissione prevede la partecipazione attiva di tutti i propri servizi e degli Stati membri. Oltre ad organizzare conferenze, seminari e campagne d’informazione, l’esecutivo Ue commissiona studi e controlla l’evoluzione delle politiche e la loro attuazione.

Fin dall’inizio del suo precedente mandato (2005 – 2009), la Commissione presieduta da Josè Manuel Barroso ha riconosciuto l’importanza di questa singolare politica linguistica, nominando un difensore della sua causa al più alto livello: il commissario Leonard Orban, che è stato competente per il multilinguismo a partire dal 1° gennaio 2007.

Attualmente, in seguito alla rinnovata composizione dell’esecutivo dell’Unione (sempre presieduto dal portoghese José Manuel Barroso), in carica per il periodo 2007 – 2013, il multilinguismo costituisce un nuovo portafoglio, accorpato a Cultura e Istruzione, Cultura e Gioventù ed affidato al commissario cipriota Androulla VASSILIOU.

L’impegno assunto dal nuovo commissario sul fronte del multilinguismo è sintetizzato nella seguente dichiarazione:” Nel mio ruolo di commissaria per Istruzione, cultura, multilinguismo e gioventù, darò priorità alle azioni con cui possiamo portare benefici concreti ai cittadini e contribuire a un’Europa migliore. Sapere le lingue è utile sia nella vita sociale che in quella personale, apre la mente e aiuta a capire la diversità culturale, che è parte integrante della ricchezza dell’Europa. Dobbiamo sostenere non solo le 23 lingue ufficiali dell’UE, ma anche le sue 60 lingue regionali e minoritarie. Uno dei miei impegni principali sarà promuovere l’apprendimento delle lingue fin dalla più giovane età: bisogna che ogni cittadino europeo parli almeno due lingue straniere in aggiunta alla propria. La conoscenza delle lingue migliora le prospettive di lavoro, la comunicazione e l’intercomprensione, in Europa e nel mondo.”

Fonte:

http://www.europedirectfrosinone.it/index.php?option=com_content&view=article&id=11&Itemid=11

Multilinguismo: la sfida quotidiana per gestire la babele europea

Bulgaro, ceco, danese, estone, finlandese, francese, greco, inglese, irlandese, italiano, lettone, lituano, maltese, olandese, polacco, portoghese, rumeno, slovacco, sloveno, spagnolo, svedese, tedesco, ungherese. Ormai è un lavoraccio anche solo elencarle tutte. Pensate come può essere tradurre, ogni giorno, in ognuna delle 23 lingue ufficiali dell’Unione europea, ogni singolo regolamento e atto normativo. Un lavoro faraonico, destinato a diventare sempre più impegnativo nei prossimi anni, mano a mano che gli attuali 27 aumenteranno di numero: presto l’ingresso della Croazia porterà le lingue ufficiali a 24 e nel giro dei prossimi 15-20 anni si potrebbe arrivare facilmente a 30.

Una babele di non facile gestione che, soprattutto in tempi di austerity, viene sempre più spesso additata come un costo inutile che si potrebbe tagliare, ad esempio adottando come sola lingua ufficiale quell’inglese che sta già spontaneamente diventando una lingua franca parlata e compresa più o meno da tutti. “Impossibile. Dietro a questo discorso di lingue sta un discorso di democrazia” spiega Diego Marani, scrittore e funzionario della direzione generale interpreti alla Commissione europea: “Non si può adottare la lingua di un Paese a scapito di altri 26. Si darebbe un vantaggio smisurato a un popolo, a dispetto degli altri”. In concreto: cosa sarebbero capaci di fare gli italiani se ricevessero le loro direttive in inglese o fossero obbligati a partecipare a gare d’appalto europee esclusivamente in inglese?

Secondo le statistiche di Eurostat e Eurobarometro, aggiunge il finlandese poliglotta (con una decina di lingue all’attivo) Johan Haggman, coordinatore del team della Commissione europea che si occupa di multilinguismo, il 50% della popolazione europea sa l’inglese o ne ha qualche base, ma soltanto il 20% ne ha conoscenze abbastanza approfondite da poter comprendere la legislazione che li riguarda: per questo “la traduzione in tutte le lingue ufficiali è una questione democratica e di trasparenza”.

Senza contare che il costo non è elevato quanto si potrebbe pensare. Tutta la traduzione e l’interpretazione delle istituzioni europee: Commissione, Consiglio, Parlamento, Comitato delle Regioni e Comitato economico e sociale, calcola Haggman, costa 1,1 miliardi all’anno. “Se lo si divide per la popolazione dell’Ue, che è di 500 milioni di persone, diventa 2,2 euro per persona ogni anno: costa come un caffè macchiato, diciamo un cappuccino”. Una spesa che pesa per meno dell’1% del bilancio totale dell’Ue, pochissimo se comparato ad esempio all’agricoltura che ne costituisce il 40%.

Per motivi di tempo e di risorse finanziarie, è stato comunque limitato il numero dei documenti di lavoro tradotti in tutte le lingue. La Commissione europea ha adottato tre lingue procedurali di lavoro: l’inglese, il francese e il tedesco, mentre il Parlamento europeo fa tradurre i suoi documenti a seconda delle necessità dei parlamentari.

Sebbene un Commissario europeo specificamente votato al multilinguismo sia esistito soltanto dal 2007 al 2010, anche oggi la Commissione continua il suo lavoro di sostegno alle politiche che in questo settore vengono messe in campo dagli Stati membri, unici ad avere la sovranità su questo tema.“Il multilinguismo che noi intendiamo alla Commissione è il multilinguismo di un individuo che conosce più lingue” ricorda Diego Marani. “Al Consiglio europeo di Barcellona del 2002 – continua – ai governi scappò detto che si ponevano come obiettivo che i cittadini europei parlassero la loro lingua più due lingue straniere, e questo ci ha dato la possibilità di chiedere un resoconto agli Stati membri su cosa stessero facendo per raggiungere questo obiettivo”.

La teoria che vogliamo diffondere, spiega anche Johan Haggman, è il valore aggiunto a livello personale e professionale della conoscenza delle lingue: “Una persona che parla più lingue ha più possibilità di trovare un lavoro o di essere promosso nell’organizzazione o nell’impresa in cui lavora”. Uno studio fatto in Gran Bretagna, continua il funzionario del multilinguismo, dimostra che le imprese britanniche perdono opportunità di commercio a causa delle carenze linguistiche. Soprattutto le piccole e medie imprese hanno difficoltà a conquistare nuovi mercati perché hanno personale monolingue. “Si può comprare in tutte le lingue ma si può vendere solo nella lingua del consumatore”, conclude Haggman. Per questo “ci serve sapere anche le lingue di altri continenti o di Paesi terzi, come il cinese, l’indù, l’arabo, lo spagnolo per l’America latina o il portoghese per il Brasile, oppure l’Europa non potrà più concorrere con gli altri continenti”.

In un periodo così difficile per l’occupazione, insomma, la conoscenza delle lingue dà un vantaggio competitivo non trascurabile. “La employability è il nostro criterio ora”, chiarisce Diego Marani: “Cerchiamo, quando ci vengono presentati i progetti di finanziamento di dare maggiore attenzione a quelli che sviluppano maggiore possibilità di impiego con conoscenza lingue”. Senza contare che ci sono diverse nuove professioni che emergono in questo campo. “C’è ad esempio una nuova professionalità linguistica specifica che si sta sviluppando che in inglese si chiama Legal interpreting (interpretazione giuridica). In concreto si tratta di fornire assistenza giuridica ad un imputato che non parla la lingua ufficiale del paese in tutto l’iter giudiziario dall’incriminazione al processo”, racconta il funzionario italiano. Ma si tratta solo di uno tra i tanti esempi possibili.

L’invito a studiare le lingue, però, non sempre fa presa, sopratutto in Gran Bretagna, per cui la diffusione dell’inglese sta diventando un’arma a doppio taglio. “I britannici non percepiscono più la competenza linguistica come una necessità, visto che dovunque vanno trovano gente che parla inglese” racconta il funzionario italiano. Una tendenza che sta causando qualche problema alla Commissione, in difficoltà nel reperire interpreti e traduttori anglofoni: “Ora che va in pensione la grossa generazione di interpreti che ha cominciato a lavorare negli anni ’70 – continua Marani – abbiamo difficoltà nel ricambio generazionale: quando ci sono i bandi non riceviamo abbastanza candidature o non troviamo persone abbastanza competenti”.

Fonte:

http://www.eunews.it/2013/05/20/multilinguismo-la-sfida-quotidiana-per-gestire-la-babele-europea/7127

Articolo + video:

http://www.istitutovescovilenola.it/eal1/multilinguismo.html

Video:

Video: