La canción del verano

La canción del verano ya está aquí

guitarra

Hay rituales en esa época del año que siempre se repiten: la crema solar, la arena en los pies, el chiringuito y la cervecita. Y así como existe el amor de verano, un amor que, se supone, debe tener algo distinto al de invierno (no es este el lugar para hablar de ello), suele llegar de forma puntual la canción del verano. Una música pegadiza que se escucha en todos los lugares y que, por alguna razón misteriosa, se convierte en la banda sonora de nuestras vacaciones. Desde hace años, se quiera o no, la pregunta que muchos se hacen sigue siendo la misma: “¿Cuál crees que va a ser la canción de este verano?”.

Antes que nada habría que averiguar si existe el género como tal. No siempre es la más vendida. Fuentes de la industria musical recuerdan que existen rankings de ventas, pero no de canciones del verano. ¿Quién decide entonces? Esencialmente, son los medios y el público. Desde siempre, la radio ha desempeñado un papel crucial, aunque en los últimos años las cajas de resonancia se han multiplicado: las redes sociales, los concursos televisivos, los festivales, los anuncios publicitarios, etcétera. En esta categoría musical, tampoco interviene el factor calidad. Guillem Martínez, escritor y periodista y autor de un libro, La canción del verano (De bolsillo), una crónica sobre la evolución de la sociedad española a la luz de la música, recuerda que “puede ser buena o mala. No es esta la cuestión”. ¿Entonces?

Tal vez lo mejor sea preguntar directamente a sus autores. Georgie Dann ha creado a lo largo de las últimas tres décadas algunas de las canciones veraniegas de más éxito para muchas generaciones, como El bimbó, El chiringuito o La barbacoa. En su opinión, “la canción del verano es alegre, muy comercial y, al mismo tiempo, diferente a todo lo que se escucha en ese momento. Es el grito de guerra que nos desconecta del trabajo y de los problemas del día a día”, explica a este diario el cantante.

¿Cuál es la receta de este formato musical? Nadie lo sabe con exactitud, porque, por definición, en lugar de tener una estructura definida, este tipo de música es flexible, ligera y se adapta a los tiempos que corren. Según Dann, “existen muchos tecnicismos, pero en mi caso le doy rienda suelta a la inspiración del instante que pueda estar viviendo. Porque los gustos van y vienen, dependen de muchas cosas y de las corrientes del momento”. Guille Milkyway, cantante, dj y productor musical, en cambio, cree que sí existe una cierto modelo: “Los ingredientes son conocidos: letra simple e infantiloide, la mayoría de veces con menciones al verano, ciertas alusiones metafóricas al sexo, un estribillo preferiblemente con onomatopeyas, rimas consonantes, cierto tono chirigotesco y cañí con menciones humorísticas a elementos de moda, que se asocie a lo freak (eso en España gusta mucho), etcétera”.

Según los expertos, estamos ante un producto musical técnicamente bastante predefinido, pensado para influir directamente en nuestro cerebro. La divulgadora científica italiana Silvia Bencivelli acaba de publicar Por qué nos gusta la música (Roca Editorial), un libro sobre la relación que tiene la música con la mente. “Su música pegadiza está hecha adrede, basada en una rima, que no es otra cosa que un mecanismo de memorización de los conceptos hablados. Las letras suelen ser enunciados muy breves. Está demostrado que más de 20 o 30 segundos seguidos una frase no se retiene, con lo que los mensajes suelen ser cortos”, dice.

Respecto al contenido, todo está pensado para producir asociaciones emotivas. “Para ello, estas canciones siempre hablan en positivo, de felicidad, amor, verano. Todo es solar, con elementos un tanto frívolos. Como funcionamiento, es similar al de las canciones infantiles. Y su efecto emotivo es poderoso: se activan aquellas sensaciones parecidas a las que suceden cuando una pareja dice: cariño, está sonando nuestra canción”, recuerda Bencivelli.

Fórmula V – Vacaciones de verano

Toda mi vida ha cambiado
desde que te conocí,
paso las noches soñando
y espero el momento de estar junto a ti.
Atrás se queda el invierno,
la primavera es mejor,
pronto en verano estaremos,
tú y yo sentiremos los rayos del sol.

Vacaciones de verano para mí,
caminando por la arena junto a ti.
Vacaciones de verano para mí.
Hoy mi vida comienza a despertar,
hoy se ha abierto la puerta sin llamar,
hoy te tengo a mi lado y soy feliz.

Atrás se queda el invierno,
la primavera es mejor,
pronto en verano estaremos,
tú y yo sentiremos los rayos del sol.

Vacaciones de verano para mí,
caminando por la arena junto a ti.
Vacaciones de verano para mí.
Hoy mi vida comienza a despertar,
hoy se ha abierto la puerta sin llamar,
hoy te tengo a mi lado y soy feliz.

Vacaciones de verano para mí,
caminando por la arena junto a ti.
Vacaciones de verano para mí.
caminando por la arena junto a ti

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s