Por bulerías… (Homenaje a Paco de Lucía y a Camarón de la Isla)

buleríasFlamenco, una historia multicultural (Fátima Franco)

Todo buen aficionado al flamenco sabe que el flamenco es y ha sido mezcla desde sus orígenes. Basta con tener oído y honestidad para reconocer que en las raíces musicales del flamenco hay claras influencias de distintas culturas y tradiciones musicales. En cualquier caso, tan puro como se considera al arte flamenco, tan mestizo es al mismo tiempo.

El flamenco es una cultura auténtica y única que cuenta con su parte árabe, judía, gitana y andaluza. La expresividad de la melodía tunecina, puede crear un placer estético muy parecido al que provoca el cante gitano-andaluz.

Los judíos tampoco crearon el arte flamenco, pero colaboraron en su conservación. Existen claras semejanzas entre ciertos cantes de las sinagogas y las más antiguas variantes de seguiriyas. No deja de ser revelador, que algunas modalidades de oración cantada por los sefarditas conserven similitud con las tonás de donde brotaron las saetas. Otro cante cuya procedencia hebrea sería muy difícil de negar es la petenera.

Por otra parte en el baile flamenco, su lenguaje a través del gesto y de las manos, conserva una clara semejanza con las danzas sagradas hindúes. El cante flamenco guarda un gran paralelismo con otras manifestaciones musicales del norte de África, como por ejemplo la marroquí. Los ocho siglos de dominación musulmana dejaron en Andalucía una variada y manifiesta raigambre cultural. Esta influencia se puede apreciar claramente en sus armonías.

Las semejanzas entre los cantos árabes y el flamenco se manifiestan según Rossy:
“en el empleo constante y abusivo de notas de adorno, trinos, melismas, arrastres o portamentos (…) El empleo de apoyaturas ascendentes al comenzar el canto o algunos giros o frases dentro del mismo canto (…) La inclusión en el flamenco de la zambra mora y su influencia en algunos cantos murcianos y andaluces, como el tango flamenco, el taranto y la rondeña binaria”.

El fandango y sus múltiples derivaciones son otras expresiones de este influjo. Así mismo la guitarra flamenca alterna el rasgueado, característico de la guitarra castellana, con el punteado, proveniente de la guitarra morisca. Ambos estilos hacen uso de una estructura rítmica ordenada y simétrica, y usan de manera profusa el microtonalismo (intervalos sonoros inferiores al medio tono).

Esa forma musical será reinterpretada por los gitanos, tras su entrada en España en el s. XV. No puede hablarse de cante flamenco antes de llegar los gitanos a Andalucía, pero tampoco de un arte exclusivamente gitano debido a que en ningún otro lugar del mundo los gitanos cantan flamenco.

La música hispano–árabe se fraguó a la sombra y al ritmo de las “cántigas gaditanas”. Que tanto las jarchyas como las “callejeras” zamras o zambras y los pícaros zéjeles pertenecen a la música autóctona andaluza y son cantos de considerable importancia en la formación del folklore andaluz.

Más:

http://www.cordobaflamenca.com/opinion/92-flamenco/697-flamenco-historia-multicultural

Vídeo: Camarón y Paco de Lucia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s